TERCERA JORDANA: SÁBADO 29

  • Apertura de puertas: 18.30h

ESCENARIO 1

  • 19.00-19.40 THE REBELS
  • 20.05-21.15 EL DROGAS
  • 22.15-0.45 EXTREMODURO
  • 1.40-2.40 BERRI TXARRAK

ESCENARIO 2

  • 19.30-20.10 LEO JIMÉNEZ
  • 21.05-22.05 OJOS DE BRUJO
  • 0.50-1.50 OBUS
  • 2.30-3.25 DEF CON DOS
  • 3.45-4.35 BENITO KAMELAS

ESPACIO HIP-HOP

  • 19.55-20.40 DREMEN
  • 20.55-21.45 SHOTTA
  • 22.00-22.55 LA EXCEPCIÓN
  • 23.15-0.25 SFDK
  • 0.50-2.20 VIOLADORES DEL VERSO
  • 2.35-3.35 RAPSUSKLEI & THE FLOW FANATICS
  • 3.50-4.45 ALBERTO GAMBINO & KUNG FUMETAS

CARPA

  • 19.00-19.50 KON 1 PAR
  • 4.40-5.40 PORCO BRAVO
  • 6.00-7.00 GUERRILLA (banda tributo a Rage Against The Machine)

 

LEO JIMENEZ

Empezaba la jornada para nosotros el sábado, ya sin lluvia y de hecho, “casi” soleado, con la actuación de LEO JIMÉNEZ, en el que era el último concierto de esta primera presentación inicial antes de meterse de lleno en grabar su próximo disco, en este caso en solitario. Costó también llegar (y entrar) el sábado al festival, que de hecho estaba “hasta arriba” desde el principio, que el tirón de EXTREMODURO es grandísimo, visto lo visto, y encima el final de la actuación de Leo coincidía con el concierto de EL DROGAS (ex bajista y cantante de BARRICADA, por si alguien está despistado) en el escenario principal.

Leo volvió a demostrar que siempre es un torbellino encima del escenario, además de un cantante extraordinario y un buen frontman, todo sea dicho.

Salió con su nueva banda a darlo todo desde el principio, tocando especialmente temas de su anterior banda y presentando alguno de los que formarán parte del nuevo álbum, como el single “Tu destino”, bastante bien recibido por el respetable. Con vozarrón y una poderosa imagen y magnetismo encima del escenario, daba las gracias a los presentes por desafiar al tiempo y estar allí, además de animarles a saltar y que siguieran con él los temas como “Condenado”, “Bebe de él”, “En tu habitación” (que es un cañonazo en directo) o “Volar”, más metalera.

Mostrando mucha complicidad con el guitarrista Antonio Pino (ex ANKHARA), una interesante formación “en solitario” de la que seguro volveremos a hablar cosas positivas muy pronto…

EL DROGAS

Uno de los conciertos grandes del día y es que había mucha expectación y muchas ganas de ver a Enrique Villarreal, “El Drogas”, en el inicio de su nueva etapa ya dejando atrás el nombre de TXARRENA, aunque la excelente banda es la misma, y utilizando el suyo propio con la intención de poder abarcar en sus conciertos todas las etapas de su carrera… lo que básicamente significa tocar temas de BARRICADA en los conciertos, vaya. Dicho esto, lo puedo resumir diciendo que el carisma y el rollo del Drogas es mucho, que es increíble cómo un tipo tan pequeño, poco agraciado, sin su característica melena ochentera (sustituida desde hace años por una calva, pañuelo y ahora incluso por dos largas rastas/trenzas traseras que siguen reivindicando personalidad y actitud a sus cincuenta y pocos), y cambiando bajo por bastón, puede tener esa magia y encanto encima de un escenario. Y vale que no es BARRICADA, ni suena igual, y que nunca lo será sin sus (ex) compañeros al lado, pero tengo que decir que fue un gran placer volver a escuchar tanto clásico de nuevo con su voz (por mucho que yo siempre me haya calificado como un fan irredento del Boni, las cosas como son), sus chascarrillos y chispa habitual entre tema y tema, además de a una banda realmente compenetrada y solvente. Y la gente 100% con él, por cierto…

Mezclando por tanto canciones de TXARRENA con repertorio habitual de BARRICADA (que fue la mayor parte del show, aunque tocando los temas que canta él, claro), y con algún guiño puntual a LA VENGANZA DE LA ABUELA, lo cierto es que EL DROGAS se lo llevó de calle desde el principio poniendo una exitosa primera pica en Rivas de cara a la anunciada gira de conciertos de tres horas que comenzará en breve. Salió el protagonista elegantemente vestido con levita, corbata y sombrero de la mano de “En la silla eléctrica”, anunciando intenciones desde el principio, y pronto fueron cayendo también versiones algo crudas y embrutecidas de superclásicos como “No sé qué hacer contigo”, “Contra la pared” (dónde sí me faltó una guitarra extra y el rollo 100% barriquero), además de algún corte 100%  (marca de la casa) Drogas como “Sofokao” o “Víctima”, ya con el Drogas totalmente descamisado y mostrando algún kilo de más de lo que nos tiene acostumbrados… aunque en buena forma de cualquier manera (que no le vamos a pedir ahora que tenga el cuerpo de su batería Brigi, ¿no?).

Momentos álgidos sin duda “Animal caliente” y “Todos mirando”, dos de los superclásicos más especiales de BARRI, además de esa versión de “Frío” (ALARMA) que desde los primeros tiempos de TXARRENA a principios de los 90 ya había hecho suya. De TXARRENA también pudimos escuchar por ejemplo un par de sus temas más rotundos como son “Todos los gatos” y sobre todo ese “Empujo p´aki” que fue realmente coreada, aunque nada que ver con “En blanco y negro”, tal vez el clásico más popular de BARRICADA, que fue fiesta total, para cerrar ya definitivamente con la fantástica “Azulejo frío”, como solían hacer en su etapa como TXARRENA. Excelente concierto y ya digo que perfecto punto de partida de cara a la nueva gira de EL DROGAS, que no me pienso perder.

EXTREMODURO

Sin duda era el máxima atractivo del festival y la razón de que hubiera más de 50.000 personas el sábado viéndoles (con el auditorio hasta la bandera literalmente y con uno de los públicos más variados y heterogéneos que recuerdo en un concierto de rock español). Anunciaban show de tres horas (aunque con dos excesivos, y para mí innecesarios, parones de 20 minutos entre medias… aunque entiendo que actualmente tienen más que ver con razones del show y de descansar que por motivos tóxicos, como ocurría antaño y que Robe nunca ocultó).

Y el concierto hay dos maneras muy claras de verlo: La primera es que a día de hoy son una excelente banda de rock, con mucha más calidad musical e instrumental que hace años, pero totalmente mainstream, aunque que dieron un show de muchos quilates, con un sonido y escenografía a la altura de un grupo muy grande. Por otro lado, es inevitable que los viejos fans de la banda, los que les vimos muchas veces en Canciller y similares en conciertos infinitamente más pequeños hace años, saliéramos bastante decepcionados y nos aburriéramos en muchos momentos del show, especialmente los referentes a los dos últimos discos, que nada tienen que ver con los EXTREMODURO de “Deltoya”, “Donde están mis amigos” y demás… pero es que la banda que nos gustaría ver al respecto ya no existe ni volverá a existir. Incluso diría más, y es que en muchos momentos me costaba pensar que siguen siendo “de los nuestros”, al igual que me pasa con Rulo (ex cantante de LA FUGA) y sobre todo con Fito, por mucho que respete infinitamente a Iñaki Antón “Uoho”, que me sigue pareciendo un guitarrista excepcional y un grandísimo animal de escenario… cuando las canciones lo permiten.

Dicho esto, fue un buen show, con la gente totalmente enloquecida, aunque el bajón en los momentos que tocaron completo “La ley innata” fue significativo, y cantando todos los temas como si les fuera la vida en ello. De la banda me quedo sin duda con “Uoho”, como digo, “capitán general”, con el permiso de Robe, al que le ví en bastante buena forma, por cierto, y con muchas ganas, lo que no siempre ha sido habitual. Y me quito el sombrero ante el batería, Cantera, excelente, rotundo y sin florituras, y también me gustó el teclista, roquero y clásico… aunque no me convenzan los arreglos de teclados en los temas de una banda como EXTREMO. En cuanto a temas, la mayor pega es que clásicos anteriores a “Canciones prohibidas” cayeron cinco contados con los dedos de una mano: “Ama y ensancha el alma”, “Bri, bri, bli, bli”, “No me calientes que me hundo”, “Sucede” y “Cabezabajo” (que sonaron realmente rotundos), estos dos últimos ya de “Agila” de hecho. Y todos nos quedamos pensando en dónde estaban “Deltoya”, “La hoguera”, “Decidí”, “De acero”, “Posado en un nenúfar”, “Donde están mis amigos”, “Necesito droga y amor” y tantos y tantos otros, que es que ni siquiera tocaron “Jesucristo García” y “So payaso” dos de las canciones a priori imprescindibles de su repertorio. Así, el grueso de la actuación lo llevaron canciones de “Agila” para adelante, destacando eso sí, temas que ya son puntos álgidos del cancionero popular del rock español de los últimos años como “Puta”, “A fuego” (impresionante, con unas guitarras brutales y unas proyecciones alucinantes), “Stand by” (moñas hasta decir basta) o las muy conocidas “La vereda de la puerta de atrás” y “Salir”, con la que cerraron antes de la breve jam instrumental y netamente guitarrera con la que la banda, ya sin Robe, se despedían.

En definitiva, ¿buen show?, sí, ¿buena banda? sin duda, ¿concierto de rock? supongo que sí… pero los que hemos crecido escuchando a los viejos EXTREMODURO seguiremos recelando de los tiempos actuales del grupo porque, le pese a quien le pese, esto es otra cosa.

OBÚS

Y tras EXTREMODURO, comenzaban OBÚS en el escenario dos. Ya he dicho antes que éste no es un festival heavy, y es normal que los grupos heavies aquí tuvieran menos público que en otros festivales o actuaciones, pero está claro que los clásicos son los clásicos, ya lo he dicho antes, y además OBÚS en directo ofrecieron un conciertazo. En este caso tiraron de repertorio 100% clásico, empezando de hecho de manera poco habitual con “Juego sucio” (tras la intro vaquera), y con su escenario de balas en primera línea, e incluso algún detalle puntual de pirotecnia. Fue una hora de show en la que pudimos escuchar cortes imprescindibles como “Necesito más”, “La raya” (una de las letras más interesantes de nuestro heavy metal, por si alguien se queda en la primera y más fácil interpretación… como varios comentarios que escuché alrededor), “El que más” (¡uff, que caña!), “Autopista”…

Fortu salió esta vez vestido de cuero y mallas, muy macarra, y estoy seguro que eligiendo vestuario reivindicativo a propósito, y siendo el gran frontman vacilón habitua. Seguíamos en las mejores tesituras dando caña con “Qué te jodan”, “Sólo lo hago en mi moto” o “Va a estallar el Obús”, con Paco impartiendo cátedra con uno de sus riffs más reconocibles. Gran detalle de Fortu de citar y agradecer al ayuntamiento de Rivas las facilidades para acoger el festival, “uno de los pocos ayuntamientos de izquierdas de España, como debe ser”, para rematar tras una presentación de la banda más corta de lo habitual con “Vamos muy bien”, tema festivo (y festivalero) donde los haya, con tres chicas sobre el escenario haciendo coros y acabando el grupo los 4 en los alto de su estructura con toda la chulería del mundo, ¡cómo tiene que ser!

Gran edición de En Vivo 2012, y espero que mantengan emplazamiento y buena organización para años venideros. Y si encima nos hacen algún guiño extra en el cartel a los roqueros (duros) y heavies, ¡mejor que mejor!

 

Crónica de David Esquitino de RafaBasa.com

 

 

1 2 3 4 5

Artículos Relacionados