SEGUNDA JORNADA: VIERNES 28

  • Apertura de puertas: 18.30h

ESCENARIO 1

  • 19.00-19.45 LENACAY
  • 20.10-21.10 KIKO VENENO
  • 21.50-22.50 ROSENDO
  • 23.30-0.50 BAD RELIGION
  • 1.40-2.40 MACACO

ESCENARIO 2

  • 19.30-20.20 SÔBER
  • 20.55-21.55 CELTAS CORTOS
  • 22.35-23.35 CHAMBAO
  • 0.50-1.50 BOIKOT
  • 2.40-3.40 EL PUCHERO DEL HORTELANO
  • 4.00-4.50 SKUNK DF

ESPACIO HIP-HOP

  • 19.55-20.40 RAPVIVOROS
  • 21.00-21.50 COOKIN’ BANANAS (MUCHO MUCHACHO + COOKIN’ SOUL + MBAKA)
  • 22.05-22.55 CHACHO BRODAS
  • 23.10-0.00 FALSALARMA
  • 0.15-1.25 NACH
  • 1.45-2.45 CPV
  • 3.05-4.05 IVÁN NIETO

CARPA

  • 19.00-19.50 ROCKET
  • 4.55-5.50 THE BUZZ LOVERS (Tributo a Nirvana)
  • 6.05-7.00 D.A.0

 

El día se presentaba cargadito, pero el caso es que desde por la mañana estuvo diluviando en Madrid, así que no nos quedó más remedio que ponernos ropa de abrigo, botas impermeables, chubasquero (debajo de la chupa de cuero, eso sí, que no se pierda la actitud), y tirar para el festival con ánimo “de batalla”, sabiendo que iba ser una jornada pasada por agua y con frío. De hecho, fue una pena porque obviamente esto estropea un día grande de festival, aunque al menos hubo muchos lugares donde cobijarse en los momentos de mayor chaparrón, y los conciertos no sufrieron alteración alguna ni en cuanto a horario, desarrollo ni nada parecido (aunque obviamente la mayoría de los artistas hicieron referencia en sus comentarios a la lluvia y agradecieron mucho a los presentes el estar allí con la que estuvo cayendo durante todo el día y noche).

 

CELTAS CORTOS

Dicho esto, está claro que el viernes se acrecentaron los atascos y los problemas para llegar al recinto con lo que, tras tardar más de hora y media desde Vallecas (a 20 km del festival) hasta el En Vivo, pude entrar por fin aunque perdiéndome a SÔBER por completo (que varios amigos de medios nos confirmaban más tarde que habían dado un conciertazo sin paliativos) y a su vez el comienzo de CELTAS CORTOS en el escenario 2. Pero al menos pudimos disfrutar de la mayor parte de la actuación de los vallisoletanos, todo un clásico de la juventud de muchos de los presentes (al menos de los veteranos) y a los que siempre es hasta entrañable poder recordar en directo en este tipo de festivales, aunque no sean netamente una de “nuestras bandas”.

Liderados de nuevo desde hace años por Jesús Cifuentes, lo cierto es que hubo muchísima gente desafiando a la lluvia y disfrutando con el folk/pop/rock de los CELTAS y de canciones tan legendarias de nuestro cancionero popular como con la festiva “Cuéntame un cuento”, “El emigrante”, una más movida y vacilona “Tranquilo majete” y sobre todo la siempre nostálgica y especial “20 de abril” (curioso mirar las caras de la gente cantando y esa emoción melancólica de los recuerdos comunes en todas las miradas) y el momento emotivo de “La senda del tiempo”, una de las canciones más bonitas e intensas (aunque sea triste) que se han escrito en nuestro país.

Buen concierto, buen sonido, set list muy clásico y buena fiesta para irnos momentos antes de terminar la actuación corriendo para el escenario 1 en el que era ROSENDO el que estaba a punto de comenzar.

ROSENDO

A eso de las 22:00 comenzaba uno de los conciertos más esperados del día, y a la postre uno de los más numerosos y celebrados del festival. Y es que al final Rosendo ha conseguido con los años ese aura y reconocimiento de clásico de todos los estamentos (y públicos) de nuestro país, y en un festival como En Vivo está claro que era uno de los momentos álgidos de todo el fin de semana. Personalmente he tenido mis más y mis menos con Rosendo (o más bien con su carrera, sobre todo en la última década), y eso que le he visto literalmente decenas de veces en directo, pero me encanta comprobar la buena forma actual no sólo del músico de Carabanchel sino de la banda en sí (juntos y en formato de trío, Rafa, Rosendo y Mariano, desde tiempos inmemoriales). Y ya digo que aquello estaba hasta la bandera para ver al grupo, con público totalmente variado (como pasaría con EXTREMODURO al día siguiente), y sin importarnos que el diluvio que estaba cayendo empezaba a tomar tintes épicos. Y ROSENDO se desmarcó con un conciertazo de los mejores que le recuerdo en años, tirando de repertorio variado y clásico, y olvidándose de la, para mí muy equivocada, tónica de los últimos años, con tres cuartos de show compuesto de temas de sus últimos trabajos y sus “cuatro” clásicos imprescindibles al final.

De hecho, fue casi hora y veinte de show y comenzó directamente con cortes antiguos como “Dale calor”, el blues “Mala vida”, “Salud y buenos alimentos” o “Fuera de lugar” (que no la recuerdo de sus repertorios habituales desde hace mucho tiempo). Incluso no se cortó en recuperar cortes geniales de los trabajos intermedios de su carrera en solitario como esa maravillosa y vacilona “Majete”, que me recargó las pilas para todo lo que quedaba de noche”, y también se acordó de regalarnos a los más veteranos una maravillosa versión de “Entre las cejas” de LEÑO, que él mismo la recordó y nos la dedicó “a los que ya somos mayores” con todo el cariño del mundo. Sin olvidarse tampoco de algún corte más actual pero de los más interesantes como “A veces cuesta llegar al estribillo” o ese último clásico de su carrera que es “Masculino singular” (muy, muy coreada y con su guitarra sonando como un cañón, por cierto), pero lo cierto es que el final ya fue de traca desde la insuperable “Flojos de pantalón”, la caña de “Pan de higo” (lo que había que dispararle a muchos en estos tiempos con toda nuestra rabia e inquina del mundo, especialmente para los que somos “el enemigo”, como dice la canción) y rematar con su más sincera agradecimiento (por aguantar todo el concierto bajo la lluvia) con “Agradecido”.

Pese a que siempre se echan de menos algunos temas, y por supuesto algún guiño extra a LEÑO, un lujazo poder ver de nuevo a Rosendo&Co en tan buena forma y ofreciendo conciertos tan buenos como el que vimos en el En Vivo el viernes. ¡Muy grande!

BAD RELIGION

Nunca he sido fan de este estilo, ese punk/rock angelino melódico y “facilón” del que luego han salido nombres tan famosos como OFFSPRING o GREEN DAY, pero al final los clásicos lo son en cualquier género por algo. De hecho BAD RELIGION o PENNYWISE (por decir otro nombre “similar”) son algunos de los padres del estilo y además nunca los había visto en directo, así que, ¿qué mejor oportunidad que el En Vivo para echarles un vistazo?… Y aunque reconozco que no ví su concierto entero (que estaba diluviando y entre concierto y concierto no estaba de más resguardarse y secarse un poco), lo cierto es que me gustaron bastante de la mano de su punk primigenio, aunque muy melódico y “sencillo” pero pegadizo y con chispa. Flanqueados por un enorme telón con el clásico logo con la cruz tachada de la banda en el fondo, los liderados desde siempre por el vocalista Gregg Graffin (“Gregorio” para los amigos, como le calificaban sus compañeros entre bromas chapurreando español entre tema y tema en el festival) se lo pasaron bien e hicieron disfrutar desde el principio.

Recuperando a gran parte de la formación original y sin ser una banda que se mueva demasiado en el escenario ni aporten mucho visualmente hablando, lo cierto es que saben cómo conectar con la audiencia y tienen buenos temas.  Además muestran tantos años después una actitud y rollo que me gustó sobre el escenario, pese a que tal vez paraban mucho para bromear entre tema y tema. Sonaron bastante bien, aunque algo suaves para mi gusto para ser una banda de este tipo, con mucha gente viéndoles bajo la lluvia, y ofrecieron hora y media de repaso de su ya larga trayectoria en un concierto en el que no faltaron temas tan conocidos como “Los Angeles is burning”, “American Jesus”, “Punk rock song” o la cañera “New dark eyes”, incluso recuperando algún tema no tan habitual de sus repertorios como “Along the way”; para cerrar con su clásico y melancólico “Wrong way kids”. Sin ser ni mucho menos un grupo que me apasione o que escuche en casa, me gustó disfrutarlos en directo, aunque fuera un rato (largo). Y es que sigo defendiendo mi teoría de que a los clásicos de cualquier estilo, y a los grupos grandes en general, hay que verlos al menos una vez en la vida… Y yo ya puedo tachar a BAD RELIGION de mi lista.

BOIKOT

La verdad es que suelo esquivar a BOIKOT en los festivales en los que asisto que tocan, y no por nada en sí, sino porque de ese estilo nunca fue de mis grupos preferidos y además sus últimos trabajos me han dejado mucho más indiferente que aquellos ya lejanos “Con perdón de los payasos”, “Cría cuervos” y demás (discos de los que además es muy raro que rescaten canciones en sus actuales directos). De todos modos, es innegable que es una de las bandas grandes dentro del punk rock nacional y que sus conciertos siempre son de los más numerosos en festivales tipo Viña Rock, Aupa Lumbreiras y similares, por algo será… Lo que es indudable es que son un grupo 100% de directo y que conectan de maravilla con la gente, además de ser uno de los pocos grupos que se han mantenido fieles a un estilo tanto a nivel musical (con matizaciones) como ideológico/letrístico, lo que merece todo el respeto, pese a que yo no comulgue 100% con sus letras y mensajes.

Grass, Costa, Alberto y Juankar se mantienen a la cabeza de la formación desde casi el principio, a finales de los 80, y siguen siendo una formación muy solvente en directo, que  junto al Chiquitín (trompetista de SKA-P y habitualmente con BOIKOT desde hace tiempo ya, dándoles un punto más ska a algunos temas… aunque personalmente se me hace muy pesado, y no es un chiste fácil), forman un combo muy festivo y combativo a la vez que son una garantía en directo, gustos concretos de cada uno aparte. En este caso contaron con bastantes invitados en su concierto, destacando la colaboración de Mohammed (violinista) de MÄGO DE OZ en uno de los temas. Además, comenzaron muy reivindicativos con “De espaldas al mundo” casi al principio (que sonó muy cañera, acompañados además de gente de Amnistía Internacional). Personalmente me suenan algo trasnochados a estas alturas y sobre todo demasiado fiesteros temas como “Hasta siempre”, “Tekila” o “Korsakov”, aunque sí disfruté bastante más de su vena más netamente punkroquera de “Bajo el suelo” (con coro femenino final formado por las parejas y amigas de los músicos en un canto contra la violencia de género), su más reciente “Lágrimas de rabia” o el clásico de PIPERRAK, “Cualquier día”, un temazo que han hecho suyo y que siempre es uno de los momentos álgidos del concierto.

De todos modos, entre que ya mi cuerpo no podía chupar más agua, que me empezó a cansar tanto invitado y tanto punto festivo y que en el fondo “mis” BOIKOT datan de muchos años atrás, preferí enfilar el camino de salida que terminar de ver el concierto, que al día siguiente aún nos quedaban muchas horas de festival y el viernes pasado por agua se había hecho cuesta arriba.

Crónica de David Esquitino de RafaBasa.com

 

1 2 3 4 5

Artículos Relacionados