TERCERA JORNADA: SÁBADO 2 DE OCTUBRE

ESCENARIO 1

13.55 h – SONOTONES
15.45 h – CANTECA DE MACAO
17.40 h – QUIQUE GONZÁLEZ
19.45 h – CELTAS CORTOS
21.55 h – LA CABRA MECÁNICA
0.15 h – FITO & FITIPALDIS

ESCENARIO 2

13.15 h – HAVALINA
14.50 h – AVALANCH
16.40 h – GATILLAZO
18.45 h – ILEGALES
20.50 h – LOS SUAVES
23.00 h – SOZIEDAD ALKOHOLIKA
2.20 h – BERRI TXARRAK

ESCENARIO 3

16.45 h – DACLUBPURO CUATRO
17.35 h – XHELAZZ
18.40 h – CHACHO BRODAS
19.45 h – JUANINACKA & MAKEI
20.50 h – FALSALARMA
21.55 h – SFDK
23.15 h – TOTE KING
0.45 h – LA EXCEPCIÓN
2.15 h – CPV

ESCENARIO 4 (CARPA TRIBUTO)

3.30 h – DE ACERO (Extremoduro)
4.40 h – POWERAGES (AC/DC)
5.50 h – GANSOS ROSAS (Guns ’n’ Roses)
7.00 h – KURT COBAND (Nirvana)


Crónica de David Esquitino de RafaBasa.com

El tercer día del Getafe en Vivo no ofrecía mucha cosa interesante en lo que se refiere a lo heavy-metal, y de hecho era posiblemente el tema más ecléctico y «popular», por llamarlo de alguna manera. Seguía la tónica de mucho rock-punk, y se añadía mucha música de mestizaje (flamenco, fusión o como queráis llamarlo, que a nivel de www.rafabasa.com no tenía ningún interés) y un tercer escenario que solo ofrecía rap este último día.

Pero de todos modos nos tocaba «madrugar» porque a las 14.50 teníamos a AVALANCH¸ abriendo prácticamente el díayno quería perderme por nada a los asturianos… aunque lo cierto es que éramos muy pocos los que pensábamos así ya que el público no respondió, supongo que debido al sol, el calor y que no se trataba precisamente de un festival heavy. Eso sí, los allí presentes apoyaron al sexteto con toda su pasión y ganas de disfrutar de un gran concierto para comenzar el día. Y a su vez el público disfrutó de un concierto homogéneo, impactante y de unos AVALANCH que están creciendo exponencialmente. Bajo el sol abrasador vivimos algunos de sus himnos como «Lágrimas Negras», «Semilla del Rencor» y algún que otro tema de su más reciente lanzamiento «El Ladrón De Sueños» como «¿Dónde estoy?» y la propia «El Ladrón de Sueños». Sin duda una gran concierto el de los asturianos en el Getafe en Vivo.

Pero cómo decíamos, no era el día del metal en el festival y de hecho fue curioso la alternancia de bandas totalmente dispares durante todo el día. A media tarde era el momento de disfrutar de GATILLAZO, la banda actual del legendario Evaristo de LA POLLA RECORDS (que apareció con una peculiar cresta amarilla, genio y figura siempre el tío), que puso patas arriba la explanada principal, ya con más público de lo esperado tan pronto, con su punk de vieja escuela y su crítica social más que acertada, además de su clase, a su manera, como frontman y gran comunicador. Además, la banda no es manca y al final ofrecieron un interesante concierto de punk-rock con guiños lógicos a su ex banda, siempre bien recibidos.

Tras ellos, venían LOS ILEGALES de Jorge Martínez, ese trío de rock gamberro madrileño que para mí rivalizaban de alguna manera en su época con SINIESTRO TOTAL en estilo e incluso seguidores. Nunca fueron una banda que me apasionara en disco pero en directo sí tienen su rollo, tanto a nivel musical como por supuesto en cuanto a letras gamberras pero que dicen verdades como puños. Dieron un buen show tocando temas de toda su historia, e incluso prometieron ofrecer un último concierto en Madrid a finales de año para despedirse de todos sus seguidores, ahora que está próxima su retirada tras casi 30 años de carrera.

Después de un concierto algo soso de CELTAS CORTOS (banda que siempre me gustó pero a los que les tengo un poco perdida la pista los últimos tiempos, y que congregaron a mucha gente con ganas de corear temas tan conocidos como «La senda del tiempo», «No nos podrán parar» y su clasicazo «20 de abril») era el momento del día sin duda para los más netamente roqueros y heavies: ¡LOS SUAVES! De hecho, de verdad que me costó muchísimo relatar la cierta decepción de su concierto en Orense de hace unos días (que ya sabéis que se filmó para la edición de su próximo DVD y doble CD en directo), y es que no puedo ocultar que si soy fan irredento de una banda en España, esos son los gallegos del gato negro (junto con BARÓN, ÑU y BARRICADA, vale). Pero rectificar es de sabios (sin arrepentirme ni negar nada de lo que escribí hace pocos días, ¡ojo!), y afortunadamente las impresiones una semana antes en el Aupa Lumbreiras!! (en Albacete) ya fueron excelentes, y en Getafe le dieron la vuelta 100% a mi opinión con otro conciertazo de impresión, sonando tremendos, demostrando que tienen una calidad y una clase al alcance de muy pocos, y sobre todo con un Yosi centrado, sobrio (al que se le entendió incluso todo lo que cantó y habló, y lo hizo bastante más de lo habitual y bien, comportándose como un frontman, y no es de Perogrullo remarcarlo, os lo aseguro) y muy profesional, bastante más en forma que en el Leyendas y en Orense. De hecho, se notó una barbaridad que en su ciudad natal les pesó muchísimo la presión y en Getafe se quitaron la espinita y de qué manera.

Es más, comenzó Yosi con su antaño habitual «¡¿Hay alguien ahí?!», y a partir de ese momento tralla, tralla, clase y temazos uno tras otro, con ese repertorio que vienen haciendo en los festivales en los últimos tiempos: «Preparado para el rock», «Cuando los sueños se van», «San Francisco Express»… Por cierto, me encanta ver a Charly sonriendo feliz, y a Cereijo, cada vez más líder, muy tranquilo cuando ve que las cosas van bien. De todas formas, lo que más me gusta es ver a Yosi bien, muy bien con respecto a las lamentables ocasiones en las que hay sufrirle a veces… «Palabras para Julia» (y Yosi aún no se había quitado la chupa, ¡buena señal!), «Adiós, adiós» (qué buena pareja hacen Alberto y Fernando, ¿verdad?), «Judas», «Aquella noche me perdí» (con mucho encanto… loco es verdad, pero loco por tí), el medley con «No puedo dejar el rock / Dile siempre que no estoy / Luis y su mujer / Pobre Jugador» (y con el cantante hablando muy coherentemente entre tema y tema). «Miénteme» cada vez me gusta más en directo, y sonó con mucha clase, al igual que «Viejo», con Yosi totalmente metido en el papel…

De repente la tralla de «Maldita sea mi suerte» retumbó en todo el recinto, con la piel como escarpias y los puños en alto, para terminar de poner aquello del revés con «El afilador», que siempre será un momento supremo. Por cierto, un detalle de la presentación del tema por parte del bigotudo cantante: «un tema que habla de nuestra tierra, lugar de paragüeros y afiladores… ¿pero porqué hablo si todo lo que quiero decir lo digo con una canción?»… Se me encogió el corazón, os lo aseguro, y es que el que ama a LOS SUAVES no puede dejar de emocionarse con estas cosas… Y para rematar, el fin de fiesta obligado con «Dolores se llamaba Lola», para rematar Yosi tirando una bandera de la banda (que previamente había «honrado» con el sudor de los 5 miembros) y su camiseta, pero más como agradecimiento al público que por la locura y descontrol de otras veces.

Muy, muy bien LOS SUAVES, y de verdad que me como las palabras que tuve que esculpir con dolor hace unos días sobre el concierto de Orense. ¿Fin de ciclo?, ¿replantearse la situación? No, sólo tener a Yosi más controlado y seguir tan bien como hasta ahora. Gracias y grandes, muy, muy grandes.

Después de la magia y el rock de los gallegos, venía LA CABRA MECÁNICA, pero los roqueros teníamos ganas de más tralla, y ver a SOZIEDAD ALKOHOLICA en Madrid es un lujo (y más después de las dificultades por las que siempre pasan para tocar en nuestra querida capital… territorio pepero por antonomasia). Diatribas políticas aparte, personalmente tenía muchas ganas de ver a los de Vitoria, que lo cierto es que hacía varios años ya de la última vez que los disfruté… Y eso que nunca fui demasiado seguidor de la banda, ya sabéis que nunca he sido demasiado de tralla burra, pero lo cierto es que en Getafe dieron un conciertazo de esos que se escuchan con las tripas, pura trituradora sónica y recorriendo con rabia casi toda su discografía. Sólo me sobró el sólo de batería de Rober, muy bueno en su estilo (metiendo cera a piñón y «jugando» con el doble bombo a toda velocidad), pero técnico, técnico no es que sea… Del resto, molinillos y «moshpits» por doquier al ritmo de «Perra vida», «Polvo en los ojos», «Ratas», «Shaktale», «Pauso bat» (en vasco… desobedienzia), «Criminalización», «Pelota», «Padre Black and Decker» (buen recadito para los curas pederastas), «Peces mutantes», «Piedra con tijera» (presentada acertadamente por Juan contra el fascismo, contra la censura, como una piedra…) «Buenos momentos» (más «melódica» y pegadiza), «Cuando nada vale nada» (más heavy) o el final con las más conocidas «Motxalo!» y por supuesto el cierre con «Nos vimos en Berlín», que fue una bomba atómica (incluso con guiño divertido al final a Rafaela Carra, jeje). A los viejos fans nos hubiera encantado un «Feliz falsedad», «Ariel ultra» o «Cienzia asesina», ahora que han regrabado su mítica primera maqueta, pero lo cierto es que nos ofrecieron un gran show demostrando que a día de hoy son una formación aún con mucho por decir.

Muy buena banda, buen sonido, muy chulo el telón de fondo con la guapa portada de su último disco «Mala sangre», (del que cayeron dos o tres temas mucho más cañeros y menos modernos comparados con sus dos o tres anteriores trabajos), y una buena ración de tralla para despedir el festival, al menos a nivel de rock duro y metal (con el permiso de BERRI TXARRAK, que tocaban después de FITO y a los que ya no vimos).

Y antes de tirar para casa después de tres días de música, cachondeo y festival en general, era el momento del cabeza de cartel del evento, si se puede llamar así en este caso, aunque está claro que FITO (Y FITIPALDIS) ejercía como tal. De hecho, tocó dos horas casi completas, y llevaba su escenario, equipo y demás completo. Dicho esto, a día de hoy, es indudable que está en la primera línea del rock, y que es sin duda el artista nacional más importante y vendedor. Lo que hace lo hace muy bien, gustos aparte (que os aseguro que los míos están alejadísimos), y en directo no se le puede reprochar nada más que los tiempos de PLATERO Y TU quedaron totalmente atrás. Eso sí, producción de lujo, escenario impresionante y banda de relumbrón (con saxo, teclados y demás «ornamentos» de las «big band») que sonaba como un metrónomo, perfectos… y por supuesto destacar entre ellos la clase de un Carlos Raya que, aunque a muchos nos cuenta aceptarlo fagocitado por el «mainstream» y no peleando porque SANGRE AZUL esté en el nivel que se merece, lo cierto es que el tío mantiene una clase y sonido de quitarse el sombrero.

La explanada estaba hasta los topes, con todo el mundo viendo el concierto, y ante la evidencia hay que rendirse… y si a la gente le gusta tanto, por algo será, algo tendrá, aunque yo no voy a engañar a nadie y tras 5 temas de rigor, más por ver a Carlos Raya que otra cosa, me marché a mejores menesteres. Me hubiera encantado escuchar algún tema de PLATERO, por supuesto, incluso algún corte de sus dos primeros discos que sí me gustan como «Rojitas las orejas», «Mirando al cielo» o su versión de «Mientras tanto» de LEÑO, que no sé si sonaron porque me marché antes, pero lo cierto es que «Soldadito marinero», «La casa por el tejado» (que sí tiene su punto, las cosas como son), «Por la boca vive el pez» y demás reminiscencias de su estilo actual (muestras de su pasión por Mark Knopfler, que se acentúa incluso más en directo) fueron demasiado para un viejo fan de PLATERO como yo. Bien por Fito, enhorabuena de corazón por su éxito siendo coherente con lo que le gusta y con su estilo, pero que con su pan se lo coma.

Y nada, se acababan tres días de festival más que variado en el que pudimos ver cosas muy interesantes, «recuperar» a bandas que al menos yo hacía mucho tiempo que no veía, y disfrutar de muy buenos conciertos en un festival con visos de futuro… aunque obviamente a los roqueros y heavies nos gustaría que en futuras ocasiones la mezcolanza no fuera tan dispar (o al menos que, al igual que hubo un escenario todo de hip-hop, «nos» dejen un escenario para el rock duro). Aún así, siempre hay que aplaudir las iniciativas de nuevos festivales grandes en nuestro país, y si encima se sigue mejorando el recinto para futuros Sonisphere, Getafe en Vivo y demás, mejor que mejor. Pero hay que chapar así que, como dicen LOS SUAVES, «la noche ya se marchó, regresaron las estrellas, y se ve el camino del cielo mucho más que el de la tierra». ¡Hasta el año que viene!

1 2 3 4 5

Artículos Relacionados