La trayectoria de los suecos SOILWORK es cuanto menos curiosa, y desde mi punto de vista siempre ligada a lo comercial. Empezaron en esto de la música a mediados de los 90’s, aunque no fue hasta finales cuando editaron su debut, un “Steelbath Suicide” que a pesar de no ser su mejor trabajo ni de lejos todavía me sigue pareciendo un primer trabajo más que digno del que se puede sacar mucho bueno.

Puntuación: 8,2/10
Crítica de Jorge del Amo Mazarío de RafaBasa.com

Ya por entonces, en aquellos primeros pasos, diría que se subieron al carro del mal llamado death metal melódico demasiado tarde, y no en vano fueron uno de sus últimos valedores antes del declive de un género dentro del que llegaron a ser realmente importantes a pesar de todo, especialmente con trabajos como “A Predator’s Portrait” y sobre todo con un “Natural Born Chaos” que para mí fue el culmen de su mejor etapa, en unos años en los que no dejaron de caminar de la mano de sus colegas de IN FLAMES. A partir de ahí, de comienzos del nuevo siglo, fue cuando gran parte de las bandas que habían hecho grande otra nueva oleada de bandas en Suecia, esta vez en Goteborg, empiezan a cambiar su sonido, la mayoría americanizándose para alcanzar nuevos mercados, un movimiento del que IN FLAMES fueron uno de los pioneros y que, de nuevo, SOILWORK acataron aunque con algo de retraso. Las críticas por supuesto se sucedieron, aunque desde mi punto de vista los de Bjorn ‘Speed’ Strid han ido ganando mucha personalidad a medida que se han ido sucediendo trabajos en esta línea musical más americanizada, una tendencia que alcanzó su punto álgido con “Sworn To A Great Divide”, el que fue en 2007 para un servidor el mejor trabajo del grupo en años y el más agresivo y representativo de este sonido que cada vez tenía más de metalcore, otra “moda” que sedujo al sexteto, aunque algo mucho menos definido y personal.

 

Con este telón de fondo llegan de nuevo los de Helsinborg con nuevo disco de estudio bajo el auspicio de Nuclear Blast, y la incógnita se despeja en cuanto a la dirección musical por la que siguen SOILWORK tras unos años un tanto erráticos en este aspecto. Hay cambio.

Desde el mismísimo inicio, con “Late For The Kill, Early For The Slaughter”, la sorpresa es mayúscula, un inicio apocalíptico a base de ‘blastbeats’ que deja paso a una estrofa que en lo instrumental recuerda lo suyo a los SOILWORK más melodeath, con muy buenos arreglos en las guitarras que muestran cierta técnica también. El tema en general suena a muchísimas cosas, pero puede decirse que más que a metalcore, aquí los suecos tienen mucho de hardcore en las voces pero también en la estructura y la crudeza de las estrofas, algo así como una mezcla bastante homogenea de los primeros SOILWORK muy diluidos, con un rollo hardcore con voces limpias en el estribillo y un toque quizás demasiado comercial para ser llamado hardcore, vamos, un refrito que suena muy americano y que no para de virar y sorprender, y es que en este sentido “The Panic Broadcast” rompe un poco con la monotonía de la que podían llegar a pecar trabajos como “Stabbing The Drama” o, para algunos, su último “Sworn To A Great Divide”, algo que en ningún caso comparto.

Se puede decir que en general así suena el nuevo disco de SOILWORK, algo desconcertante al principio sobre todo si como es lógico esperas encontrarte con algo similar a su último trabajo, pero al mismo tiempo bastante revolucionario y creativo, con retazos de su predecesor pero principalmente con muchísimo de nuevo, en un estilo muy variado, accesible, pero al mismo tiempo crudo y melódico, con más presencia en líneas generales de los teclados y de los estribillos, mucho más marcados que en sus últimos trabajo.

“Two Lives Worth Of Reckoning” por ejemplo es un ejemplo muy fehaciente de esa variación estilística, que alcanza su clímax en uno de los estribillos más comerciales y adictivos que nunca han compuesto. Otros ejemplos de temas muy en esta línea son “Let This River Flow”, un corte que va más allá aún y que coquetea peligrosamente con lo alternativo, un tema realmente atípico que muestra muy a las claras la dimensión extra que han ganado con “The Panic Broadcast”, un disco que podrá gustar más o menos, pero en el que han evolucionado lo suyo, y eso es algo digno de agradecer.

Un disco en definitiva en el que casi ya ni reconocemos a los SOILWORK más primerizos y casi hasta los más recientes, pero que rebosa buen rollo y originalidad. Un CD que sorprende, que engancha, muy bien producido y que tiene absolutamente de todo, por lo que creo que hablar de que suene más o menos a ellos está de más.

Jorge del Amo Mazarío (jorge_del_amo@rafabasa.com)

Lista de temas:

  1. Late For The Kill, Early For The Slaughter
  2. Two Lives Worth Of Reckoning
  3. The Thrill
  4. Deliverance Is Mine
  5. Night Comes Clean
  6. King Of The Threshold
  7. Let This River Flow
  8. Epitome
  9. The Akuma Afterglow
  10. Enter Dog Of Pavlov

Artículos Relacionados