Cada vez estoy más asombrado con Tobias Sammet. No hay trabajo que publique, ya sea con su banda madre Edguy o con los citados Avantasia, que no esté exento de calidad, ambición, melodía y puro y duro entretenimiento. No en vano Avantasia nació como un proyecto musical el cual pretendía describir un mundo más allá de la imaginación humana. No es por casualidad que se bautizara con el nombre de Avantasia, ya que esta palabra es la mezcla de dos conceptos; Avalón (la mítica isla celta en la cual habita la reina hada Morgana) y Fantasía (la capacidad que tiene el ánimo de representar ideales o idealizar lo real).

Puntuación: 9
Crítica de Oscar Aguirre de
 Metal 4 All

Con estos conceptos como premisa y con 35 años cumplidos el Sr. Sammet se ha convertido en todo un referente del hard rock y el power metal. Hecho que demuestra que después de 12 años de iniciar el proyecto Avantasia y con 6 discos publicados, aun este siga fresco como el primer día gracias a composiciones de gran nivel y a unas colaboraciones de lujo en cada nuevo lanzamiento. Tres años han pasado ya desde los aclamados “The Wicked Symphony” y “Angel of Babylon” doble propuesta musical de Avantasia y editadas al mismo tiempo. Ahora de nuevo nos regala su calidad con “The Mystery of Time”, un trabajo que no baja el nivel compositivo de las anteriores entregas, una ópera rock que vuelve a estar a la altura de las circunstancias y de las expectativas que suscita el teutón con cada obra

Siendo honesto y sin quitar merito a la maestría y genio compositivo de Tobias Sammet, se ha de decir que también es difícil defraudar cuando uno recibe el apoyo y es capaz de rodearse de músicos de primerísimo nivel como los que colaboran en este fantástico “The Mystery of Time”. Una alineación  espectacular, como viene siendo habitual, que junto a las joyas musicales que atesora en su interior  hacen que este trabajo sea más que atractivo.

La formación principal queda compuesta por el propio Tobias Sammet a las voces y bajo, el productor Sascha Paeth a las guitarras, Michael “Miro” Rodenberg de los Kamelot a los teclados y Rusell Gilbrook de los Huria Heep a la batería. Pero es que la lista de artistas invitados es de infarto!!!…Bruce Kulick (Kiss), Oliver Hartmann (Hartmann, At Vance), Arjen Anthony Lucassen (Ayreon), Ferdy Doernberg (Rough Silk),Bob Catley  (Magnum),Joe Lynn Turner (Deep Purple, Rainbow…),Eric Martin (Mr. Big),Ronnie Atkins (Pretty Maids),Biff Byford (Saxon),Michael Kiske (Helloween, Place Vendome), y las féminas Cloudy Yang y Amanda Somerville que colabora en los coros… Ante estos veteranos de guerra desplegando todo su talento es imposible no caer rendido…

El primer corte del disco es “Spectres”. Majestuosa, sinfónica, épica, espectacular…cualquier adjetivo es válido. La voz de Sammet se complementa a la perfección con la de Joe Lynn Turner y los omnipresentes teclados. La primera en la frente.

“The Watchmaker’s Dream” es la segunda canción. Seguimos con el dueto Joe Lynn Turner/Sammet. Aunque aquí toma más protagonismo el norteamericano. Buen tema en el que el bajo y la batería cabalgan incansables de principio a fin en una muy solida base rítmica. Y ese piano Hammod de fondo es de diez.

De la velocidad de “The Watchmaker’s Dream” pasamos a la grandilocuencia de “Black Orchid”. Un tema más pesado pero con mucha calidez que el gran Bill Byford interpreta a la perfección, poniendo toda la carne en el asador a sus 62 primaveras y dando guerra a un Tobias Sammet que tiene la mitad de años. Mención especial merece Bruce Kulick a la guitarra…Madre mia, si es que esto es el Dream Team y solo llevamos tres temas!!!

Y pasamos al power metal puro y duro del cuarto track, “Where Clock Hands Freeze”. Otro tema con una base rítmica de infarto y la voz siempre inmensa de Michael Kiske. Cada vez que escucho a este hombre no puedo evitar sonreír pensando en todos esos que dicen que el heavy son solo tíos gritando… Pues benditos gritos!!! Que voz tiene este hombre, por Dios!!! Elegancia, potencia, melodía, sentimiento…es como cristal liquido….

Nos damos un respiro con la balada “Sleepwalking”. Tema correcto y casi pop, cantado a dúo por Sammet y la bella Cloudy Yang…No aporta mucho al disco, excepto un momento de relax perfecto para volver a coger impulso y lanzarnos de nuevo a la aventura con el tema estrella del disco, “Savior in the Clockwork”. Con más de 10 minutos de duración, esta composición contiene la esencia de Avantasia. Fuerza, melodía, épica, cambios de ritmo y una perfecta armonía en el duelo a cuatro voces entre Joe Lynn Turner, Michael Kiske, Bill Byford y de nuevo Tobias Sammet. Momento sublime de inspiración…

“Invoke the Machine” coge con dignidad el relevo. Afiladísima guitarra de Oliver Hartmann con un solo de infarto que junto a la rugiente voz de Ronnie Atkins dotan a este tema de una fiereza demoledora haciéndolo quizá el tema más contundente del disco…para volarte la cabeza.

Eric Martin sabe que su voz enamora y sabe sacarle el máximo partido. “”What´s Left On Me” es un medio tiempo melancólico a piano con reminiscencias ochenteras que va directamente a tocar la fibra sensible del oyente gracias a las cualidades vocales del Mr. Big Eric Martin. Y como ocurrió con la anterior balada de este redondo, esta pausa es engañosa, ya que solo pretende hacernos bajar la guardia para así volvernos a coger por el cuello y levantarnos del suelo con otro trallazo power metalero marca de la casa, “Dweller in a Dream”. De nuevo otro duelo vocal entre los germanos Michael Kiske/Tobias Sammet en un tema veloz, majestuoso, y ejecutado a las mil maravillas que te hace mantener la tensión necesaria para enfilar la recta final de esta maravilla musical llamada “The Mystery of Time”.

“The Great Mystery” es el ultimo corte del álbum. De nuevo un tema de 10 minutos de duración que junto con “Savior in the Clockwork” son las dos puntas de lanza de este disco. Épico, colosal, con una orquesta de infarto “The Great Mystery” es un tema impresionante que por momentos me recuerda a Meat Loaf. Bob Catley lleva el peso interpretativo acompañado por Joe Lynn Turner, Bill Byford y Sammet. Simplemente sublime. Esta pieza con su sentimentalismo es perfecta para poner el broche de oro a este fenomenal redondo.

“The Mystery of Time” es un disco espectacular. Una ópera rock que representa un viaje musical fascinante. Si eres capaz de zambullirte en el universo Avantasia y te dejas llevar por su melodía, vivirás una aventura magica en la cual tema tras tema no tendrás un momento de pausa, y si hay alguna será simplemente que para que puedas coger impulso para volver a saltar al vacío sin miedo, ya que el Maestro Tobias Sammet no te dejara caer y te recompensara ante tal prueba de fe haciéndote viajar al lugar donde residen tus sueños. Es de agradecer en los tiempos que corren, en los cuales parece que poco margen para la ilusión nos queda ya, que haya artistas que sean capaces de crear obras como la que tengo entre mis manos, y que con ellas no solo sean capaces de hacernos disfrutar con la calidad de grandes composiciones musicales sino de conseguir que la gente sea capaz de evadirse durante unos minutos de sus problemas y que al finalizar este breve pero placentero momento de ensoñación uno se sorprenda a sí mismo con una sonrisa de felicidad surcando sus labios. Para mí eso es Avantasia, para mí eso es “The Mystery of Time”.

Tracklsit:

1.Spectres
2.The Watchmaker’s Dream
3.Black Orchid
4.Where Clock Hands Freeze
5.Sleepwalking
6.Savior in the Clockwork
7.Invoke the Machine
8.What’s Left of Me
9.Dweller in a Dream
10.The Great Mystery

Formación:

– Tobias Sammet: Voces, Bajo
– Sascha Paeth – Guitarras
– Russell Gilbrook – Batería
– Michael «Miro» Rodenberg – Teclados y orquestaciones

Crítica de Oscar Aguirre de Metal 4 All

Artículos Relacionados