Ganas de ver a los canadienses ANNIHILATOR en la gira que les traía presentando su último disco “Feast”, con el carismático Jeff Waters liderando la maquinaria, siempre es una gran ocasión para tener una tarde/noche de buen metal. La cita en esta ocasión era la céntrica discoteca But, en Madrid, en la cual se respiraba el ambiente de los grandes eventos, aunque para la opinión del que escribe, ANNIHILATOR es una de esas bandas escondidas, plagada de riffs cortantes y velocidad vertiginosa pero que nunca están en primera línea de la escena musical.

Crónica de Nacho Criado de MetalCry.com


La primera vez que escuché a ANNIHILATOR fue hace unos 13 años, cuando alguien me recomendó “King of The Kill” (1994), no me extraña, posiblemente su trabajo más valorado por los fans, mi contacto a partir de entonces con la banda ha sido un poco intermitente, escuchando sus discos, sobre todo “Waking the Fury” (2002) encontrando auténticos trallazos como “Ultra Motion”. Realmente era la segunda vez que los veía en directo, la primera ni me acuerdo allá por el 2002 en el festival castellonense Rock Machina y por eso tenía muchas ganas de verlos con más atención.

Acompañan al cuarteto The Generals, una banda no muy conocida por estos lares. Procedentes de Suecia, formados en 2002, se autodefinen con una frase muy ilustrativa de lo que representa su música “un cigarro de death-metal con un filtro de rock’n’roll”. The Generals nos presentan “Blood for Blood” que salió a la venta en mayo de este año.

La banda salió a escena sobre las 20:00 casi clavadas y durante treinta minutos aproximadamente estuvieron descargando temas. Comenzaron con “Dig Two Graves” de su último disco yStand Up Straight de su anterior trabajo con el mismo nombre, editado en 2009. “Blood for Blood, Shotgun Serenade y “Hunger” pertenecientes a “Blood for Blood” continúan con la descarga. Como decía anteriormente, su propia etiqueta acierta bastante con el estilo de los suecos. Su música es ponente, el problema para mi es esa voz, que lleva casi al límite entre un poco forzada y lo gutural, pero en conjunto reconozco que no me desagradaba lo que escuchaba ni tampoco lo que veía.

La banda se esforzaba por agradar, los cuatro en general, pero tenía enfrente a Rickard, uno de los guitarristas que no paraba de chocas las palmas y hacer gestos de asentimiento al público, buena forma de ganarse a la gente.

Siguieron con “My Own Demise” de “BfB”, Consulting with the Sinner”, The Illusionist y “Bleeding In Disguise” de “SuS” para finalizar con Evil Transcends de “BfB”. Creo que The Generals aprovecharon muy bien el tiempo del que dispusieron, aunque la hora era temprana, la sala se iba llenando poco a poco y cuando The Generals finalizaron su actuación, el aspecto de la But era bastante aceptable sin llegar al sold out.

Tiempo para el cambio de escenario, poco más de veinte minutos necesitó la propia banda para recoger ellos mismos, con la ayuda de algún técnico, para recoger todos sus enseres y dejar vía libre para las estrellas, o estrella quizás, de la noche. Poco antes de las 21:00h se apagaban las luces y con una pequeña intro la banda salía a escena.

La noche comenzaba con uno de los grandes clasicazos de Waters y cia. “Alison In Hell y W.T.Y.D de su primer disco “Alice in Hell” (1987), eran apuestas seguras, la voz de Dave Padden sonaba fuerte, contundente. Desde el primer momento se formó una marabunta de gente, saltos y avalanchas que no pararon prácticamente durante todo el show.

Knight Jumps Queen” de “Set the World on Fire” (1993) y Never, Neverland (1990) continuaban haciendo las delicias de los amantes de los primeros trabajos de la banda, cargados de riffs rasgados y velocidad. Waters se tiene más que ganado su fama de tío majo, no para de gesticular, alentar a la gente, chocar palmas mientras toca, todo un front man, aunque en este caso no es la voz cantante de la banda.

Reduced to Ash” vuelve con “Never, Neverland” y Set the World on Fire y No Zone del álbum homónimo continuaban retumbando la sala con los primeros trabajos de ANNIHILATOR.

En este momento hay un parón en la intensidad de la banda, interpretando tres temas de “Set the World on Fire” muy tranquilos. “Phoenix Rising”, Sounds Good To Me” y “Snake In The Grass nos muestran a unos ANNIHILATOR mucho más íntimos. Waters aprovecha para gastar bromas con la banda, en especial con Al Campuzano, bajista que nos regala alguna palabra en castellano.

En este punto toca solo de batería a cargo de Mike Harshaw, ideal para que el trio restante tome aire. Cuando vuelven a escena se produce un pequeño incidente en el que un imbécil tiró un vaso a Waters. Este no se cortó un pelo y explicando la situación amenazó con retirarse si volvía a suceder. Como afortunadamente la cosa no fue a mayores, el show continuó por los cauces normales.

Turno a continuación para el siguiente disco en la trayectoria de la banda que aun no había sido tocado. “Bliss y “Second To None, ambas de “King Of The Kill” (1994), devuelven la velocidad en la batería y los punteos de vértigo.

Los acordes casi circenses de “Refresh the Demon” hace de introducción para este tema que abría el trabajo con el mismo nombre en 1996. A esas horas, no puedo confirmar si había lleno en la sala, pero de no ser así faltaría realmente poco. La gente seguía enloquecida después de la triada casi relajante del “Set the World on Fire”. Alguno que otro se animaba a ser llevado por encima del resto hasta casi el propio escenario, aunque no hubo que lamentar ningún incidente por caídas.

I Am In Command” de nuevo nos devuelve a “Never, Neverland” y “Time Bomb” el primer tema elegido de “Carnival Diablos” (2001), este tema no tan rápido como suele ser habitual en ANNIHILATOR pero con un riff mucho más contundente y seco. “No Way Out” y “Smear Campaign“ son las primeras menciones a su última obra “Feast”. Temas 100% ANNIHILATOR, rapidez a tope, demuestran que la banda está muy comoda en su estilo que los ha mantenido durante 14 años. Siguen con “Ambush” perteneciente a “Annihilator” (2010) un tema más cercano al thrash para mi, cañonazo autentico.

Llegaba ya a la recta final del show. Waters presentó el siguiente tema, “DeadLock” (Feast) como un homenaje old school a metallica ó slayer. El riff del comienzo y central es “No remorse” a tope, otro gran tema de su último disco. “Ultra Motion” uno de mis temas favoritos de la banda de “Waking the Fury” deja (casi) todo dicho, la banda se retira apenas un par de minutos para finalizar el show con “King of the Kill”, tema más emblemático y coreado por los asistentes, que después de algo más de una hora y media continúan con una energía inagotable.

Gran concierto de los canadienses, dando una lección magistral de Metal, llamalo Thrash o como quieras, para mi es mas Speed, con algún destello más duro propio del Thrash, pero gran concierto.

Durante la noche/madrugada nos enteramos del aparatoso accidente que sufrió la banda de camino a Barcelona donde debían de actuar. Afortunadamente no había que lamentar ningún daño personal pero si daños materiales que no les permitieron llevar su show a la Ciudad Condal, lástima.

Con la sensación de haber visto a una banda en general y a un guitarrista en particular muy infravalorado o quizás no tan popular como otros, Jeff Waters demostró no solo que es un gran tipo en su trato con el público, sino también uno de los grandes “constructores de riffs” en la escena del Metal, a la altura de los K. King & J. Hanneman ó D. Mustaine, por citar algunos. 14 años en la brecha y otros tantos discos de estudio editados así lo demuestran, la gente respondió y salió encantada con lo visto y oído deseando verlos de nuevo espero que más pronto que tarde.

Set List

01.- Alison Hell
02.- W.T.Y.D.
03.- Knight Jumps Queen
04.- Never, Neverland
05.- Reduced to Ash
06.- Set the World on Fire
07.- No Zone
08.- Phoenix Rising / Sounds Good to Me / Snake In the Grass
09.- Bliss
10.- Second to None
11.- Refresh the Demon
12.- I Am in Command
13.- Time Bomb
14.- No Way Out
15.- Smear Campaign
16.- Ambush
17.- Deadlock
18.- Ultra-Motion

Bises

19.- King of the Kill

Crónica de Nacho Criado de MetalCry.com