Ha sido el propio cantante (al que muchos querrían haber visto fuera de la banda antes que a Mike) quien en una reciente entrevista ha dado algunos detalles sobre el proceso que están llevando a cabo para elegir al nuevo poseedor de unas baquetas tan prestigiosas.

El sucesor tendrá una muy dura papeleta por delante, y a buen seguro que todos nosotros miraremos con lupa hasta el último de sus repiques, pero a pesar de todo será una oportunidad insuperable para el batería que finalmente sea seleccionado.

Para el duro proceso han elegido ya siete músicos, con los que realizarán una serie de audiciones durante las próximas semanas para decidir definitivamente con cuál se van a quedar. Asegura LaBrie que van a estudiar a cada uno al detalle y no se van a tomar ninguna prisa en tomar la decisión, aun a pesar de que en enero tienen previsto empezar a grabar su nuevo disco, porque no es cuestión de cometer un error que podría ser capital. Sobre los candidatos, esto es lo poco que el cantante ha comentado:

“No será una audición abierta, ya hemos decicido quién vendrá. Serán siete candidatos, y uno de ellos será al final nuestro batería. Todos ellos son baterías de clase mundial. No puedo decir nada más, aunque me encantaría.”

Así pues, con el término “clase mundial” queda claro que Dream Theater no piensan fichar a un desconocido para que se haga cargo de la percusión, sino que irán a lo seguro optando por músicos que ya están consagrados en el circuito internacional. A partir de aquí sólo nos queda especular con posibles nombres como Gavin Harrison, Jason Rullo, Léo Margarit, Martin Axenrot o Thomas Haake, por pensar en unos cuantos al vuelo.

Artículos Relacionados