Cinco meses hemos tenido que esperar los madrileños para ver a EPICA en Madrid, tras la suspensión en el pasado mes de octubre por la faringitis de su cantante Simone. Con todas las entradas vendidas, la sala Heineken presentaba un aspecto increíble, donde, todo hay que decirlo…

Crónica de J. Jose Gimenez de RafaBasa.com

 

…no tuvimos que sufrir en líneas generales, demasiadas apreturas, al abrir las zonas de las escaleras en el lateral izquierdo, así como la planta superior; nada que ver con otros eventos como la última visita de King Diamond hace unos tres años, por poner un ejemplo.

Con la portada del último disco al fondo, teniendo la batería y los teclados sobre la plataforma de detrás, los canario-madrileños TEARS OF MARTYR descargaron su actuación, gozando de una asistencia notable de público el cual ya se encontraba dentro para disfrutar de la velada.  Contaron con el hándicap de que el público no conocía mayoritariamente sus temas, aunque cumplieron su labor de calentar el ambiente a la perfección, terminando por meterse al respetable en el bolsillo con su death sinfónico.  Destacar las voces líricas de la vocalista Berenice Musa, así como el buen hacer y simpatía escénica de Miguel Ángel Marqués. Su álbum «Entrance» es la culminación de trece años de carrera, que seguro hará las delicias de los amantes del género. Desde luego, la otra noche dejaron un buen sabor de boca y sin duda, consiguieron nuevos seguidores para próximos bolos.

Con la de la otra noche, son unas cuantas ya las veces que he visto a EPICA en directo, y algo que siempre destaco de sus shows es la entrega y profesionalidad de la banda. Es una banda que suena y toca muy bien, ya sea en un estudio o sobre un escenario. Con toda su juventud presumen de ser unos músicos altamente profesionales, y de verdad que da gusto verles interpretar los temas. Desde la seriedad y aparente sobriedad de Yves Huts, al que no se le escapa una nota al bajo, hasta las improvisaciones rítmicas de Ariën van Weesenbeek, que ha adaptado los temas clásicos a su antojo, pasando por las melodías y perfectas armonizaciones de Coen Janssen, que pese a estar enclaustrado en la tarima detrás de su teclado no para quieto un momento, animando y jugando con el público hasta la técnica en guitarras rítmicas, solistas y acústicas de Isaac Delahaye y Mark Jansen, auténtico motor de EPICA que vive cada momento del concierto al máximo, sin parar de moverse, animar al público, mojarnos con botellas de agua agujereadas, instarnos a cantar y participar, etcétera. Y por supuesto, no podemos olvidarnos de Simone, tan bella como talentosa cantante, quien también participa junto a sus compañeros (pese a abandonar el escenario varias veces) en que el concierto siga en lo más alto y el público disfrute del espectáculo.

Dieron un amplio repaso a su discografía, tocando temas de todos sus discos, donde diría que ganaron por goleada los del primero y para mi insuperable «The Phantom Agony» tanto por interpretación como por respuesta recibida,  y es que «Sensorium (genial ver la reacción con el coro de mitad de la canción), «Seif Al Din» y, sobre todo «Cry for the Moon» supusieron una ovación tras otra.

Con esto no quiero decir que otras canciones no gustaran o no provocaran entusiasmo; ahí tenemos las estupendas versiones que se marcaron de «Resign to Surrender», «Unleashed», la cañerísima «Martyr of the Free World», la emotiva «Tides of Time» (donde Simone y Coen se quedaron a solas en la parte lenta del comienzo) o los aire progresivo-sinfónicos de la compleja «Kingdom of Heaven», todas ellas pertenecientes a su último «Design your Universe», del que por cierto eché en falta el buenísimo tema título, quizás cambiada por este último.

«The Divine Conspiracy» estuvo representado por «The Obsessive Devotion» y «Sancta Terra», la cual está destinada a ser uno de los clásicos de EPICA, provocando de nuevo un gran recibimiento. Aprovecharon también para dar un repaso a su «conspiración clásica» con el revisionado de la marcha imperial que John Williams escribiera para Star Wars.

El bloque a su «Consign to Oblibion» fue mas que acertado (y es que tengo asumido que «Another Me In  Lack’Ech» no la llegaré a escuchar en directo) en la recta final con «The Last Crusade», «Quietus» y sus aires folk que inundaron toda la sala (con Jansen haciendo las partes líricas de las estrofas de forma gutural, curiosamente) y la epicidad y emotividad del tema título, con el que se despidieron magistralmente.

Una gran velada de una joven banda donde por cierto, vi un público de todas las edades muy entregado y conocedor de todos y cada uno de los temas. Como decía antes, da gusto ver tocar a estas bandas tanto por técnica, temas bien hechos y saber estar y agradar a sus seguidores. La espera mereció la pena, aunque deseamos que la próxima vez no haya inconvenientes y la gira continúe con su curso normal.

Texto: J. José Jiménez

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

Set List EPICA:

1. Samadhi
2. Resign to Surrender
3. Sensorium
4. Unleashed
5. Martyr of the Free World
6. Imperial March
7. Seif Al Din
8. Cry for the Moon
9. Tides of Time
10.  Sancta Terra
11.  Obsessive Devotion
12.  Kingdom of Heaven

BIS

1.  The Last Crusade
2.  Quietus
3.  Consign to Oblibion