Que salga un nuevo disco de RAGE ya es casi como volver a casa por Navidad. Los que gustamos de la banda germana sentimos una simpatía particular por sus discos, su historia y su manera de hacer las cosas. Porque RAGE son algo así como unos RUNNING WILD pero sin los disfraces; muchos discos, la inmensa mayoría muy buenos y siempre rodeados de un aura especial.

Crítica de MetalCry.com

 

 

Es como uno de esos grupos que te guardas para ti, que los llevas dentro, que piensas que «no podrían no gustarle a nadie». Además, Peter «Peavy» Wagner y su voz se han ganado un huequecito en el corazón de muchos de nosotros, que en el fondo lo vemos como un héroe cuando repasamos su obra y asentimos ante la idea de que siempre ha estado ahí dándolo todo y más, aunque el mundo haya seguido girando sin prestarle mucha atención, o al menos toda la que se merecía.

«Carved In Stone», la última entrega de los alemanes de la ira, dejó a unos más contentos que a otros gracias a unos temas que seguían una línea correctamente trazada entre los mejores tiempos de la banda (principios/mediados de los 90) y los «segundos» mejores tiempos de la banda (los discos Wagner/Smolski/Terrana). ¿Será «Strings To A Web» el comienzo de los «terceros» mejores tiempos de la banda?

A parte de la gran edición que nos han regalado estos germanos, con un bonito digibook de tapa dura que incluye un jugoso DVD en directo sobre las tablas del W.O.A. 2009, en el que cuentan con colaboradores de lujo como Hansi de BLIND GUARDIAN o Schmier de DESTRUCTION, lo primero que destaca en este nuevo trabajo de RAGE es la gran evolución del batería André Hilgers. Su trabajo a los parches ha mejorado cualitativamente respecto a «Carved In Stone», demostrando estar totalmente integrado en la banda y dispuesto a hacer olvidar al maestro Terrana.

En segundo lugar, algo que ya viene siendo habitual, destaca el peso compositivo que vuelve a recaer principalmente sobre el guitarrista de la banda, Victor Smolski. Virtuoso, supervirtuoso o la hostia en vinagre; da igual como lo llamemos, pero es una obviedad que este músico tiene un talento privilegiado. Lo que hace este bielorruso con una guitarra eléctrica está a la altura de los nombres más conocidos y respetados dentro del mundo de las seis cuerdas. Ahora, ¿hasta que punto está beneficiando a RAGE que Victor Smolski esté prácticamente al mando…?

Para los amantes del genial guitarrista, este «Strings To A Web» será una perita en dulce. Algunas composiciones alcanzan unos niveles de complejidad elevadísimos, mientras que otras como el potente «The Edge Of Darkness», que abre el redondo, la siguiente «Hunter And Pray» o la onceava «Hellgirl» satisfarán a quienes añoran los RAGE más directos, esos de los «segundos» tiempos que comentábamos, por su contundencia y pegadizos estribillos.

En esta nueva entrega, a pesar de la influencia evidente de Smolski, también hay pinceladas de los mejores tiempos de la banda, solo es cuestión de afinar bien el oído y dejarse llevar. La tercera, «Into the Light» es algo así como fusionar «Higher Than The Sky» con «Great Old Ones», tiene un áura, sobretodo en los riffs de guitarra, que recuerda a aquellos años 80 y a la vez bebe de los RAGE más actuales. Lo mismo sucede con «The Beggar’s Last Dime», sobretodo en sus compases finales.

Como no podía ser menos, «Strings To A Web» también posee sección clásica a cargo de la Lingua Mortis Orchestra, llamada «Empty Hollow» que cuenta con cinco cortes en su haber. Parece ser que en esta ocasión se ha optado más por la melodía, la majestuosidad, la atmósfera que pueda crear la orquesta, que por la contundencia. Por lo que esta suite se aleja un tanto de la «Suite Lingua Mortis» de «Speak Of The Dead» que nos ponía la piel de gallina con trallazos como «Innocent» o «No Regrets». Es en «Strings To A Web», segundo corte de «Empty Hollow», donde hay algo más de agresividad y se pone de manifiesto el talento de Smolski. Un tema sin partes líricas que en ocasiones destella rasgos del también instrumental «Unity», del famoso disco con el mismo nombre.

En definitiva, nos encontramos ante otro disco más de RAGE que principalmente resalta todo lo que ha caracterizado al grupo durante esta última década. Si conociste a RAGE durante esta última etapa o simplemente te gusta la evolución que han seguido, «Strings To A Web» te encantará. Ahora, es cierto que ya empieza a echarse de menos el lado más salvaje y thrasher de los primeros RAGE. Tras un par de escuchas rememorativas a los viejos discos de la banda, se nota que existe un abismo entre aquellos y este último. Y una cosa es verdad: RAGE significa ira, sinónimo de furia y rabia. Y, seamos sinceros, furia aquí ya hay bien poca. Muy lejos quedan «Trapped!», «Black In Mind», «The Missing Link» o «End Of All Days», por no hablar de «Reign Of Fear» o «Execution Guaranteed». En «Soundchaser» o «Unity» sí se encontraba algo de esta esencia, e incluso en el anterior «Carved In Stone» había algún resquicio, pero hoy en día RAGE se están transformando básicamente en un grupo de Heavy Metal que cada vez se apróxima más al Power Europeo.

Discos pasados, estilos, traducciones y significados a parte, hay otro hecho que a algunos les puede pesar aun más: por muy buenos que sean los solos, los riffs y las mil maravillas instrumentales que podamos encontrar en el disco, RAGE siempre han sido sinónimo de un nombre: Peter «Peavy» Wagner. Ahora Smolski lleva las riendas y aunque sus temas derrochen calidad y buen hacer por doquier, los melancólicos y los viejos fans del grupo echarán de menos el carisma del frontman alemán, que en este cd se ve ciertamente devorado por las virtudes de Victor Smolski, tanto en la teoría como en la práctica.

Se podría decir que a nivel musical «Strings To A Web» se merece un buen sobresaliente, pero el caso es que como disco de RAGE, dentro de la carrera de la banda y sus circunstancias actuales, puede resultar algo repetitivo con respecto a los últimos lanzamientos. Quizás vaya siendo hora de que el señor Wagner gire la cabeza y se de cuenta de que hubo un tiempo en el que no se necesitaban virtuosismos para hacer buenas canciones…

Puntuación: 7,8

Discográfica: Nuclear Blast

Artículos Relacionados