La canción cuenta la historia de la fortaleza de Osowiec y una batalla durante la Primera Guerra Mundial en la que las fuerzas de la Alemania imperial usaron gas cloro contra los defensores rusos que no tenían protección contra el gas y tuvieron que envolver la ropa mojada alrededor de sus rostros con desesperación.

No se esperaba que sobrevivieran y es por eso que su contraataque fue tan sorprendente y exitoso. Envueltos en una tela ensangrentada y tosiendo sangre, cargaron y nació la leyenda del ataque de los muertos.