Un buen disco de rock clásico, ochentero, como sólo SCORPIONS saben facturar. Si será o no realmente el último sólo el tiempo lo dirá…

Crítica de J. José Jiménez: RafaBasa.com

 

 

Es duro decir adiós, tanto para una de las partes como para la otra. Supuestamente este disco supone el último disco de estudio de SCORPIONS, amen de los recopilatorios, dvds y demás que vendrán después. ¿Lo dejan en su mejor momento? Sinceramente, pienso que sí, más que por el disco en sí, que gustará más o menos según opiniones de cada uno, por el estado de forma de la banda, que están sensacionales tanto en estudio como en directo. Lo que es inevitable, es que  nos tenemos que ir acostumbrando a este tipo de noticias, pues por todos es conocidos que el relevo generacional algún día tendría que producirse, y muchas de nuestras bandas clásicas ya empiezan a entrar en ciertas edades.

En todo caso, hasta que una futura e hipotética situación lo desmienta, «Sting in the Tail» será el último aguijón («aguijón en la cola» parafraseando la traducción literal) de SCORPIONS, disco para el que han huido del sonido del anterior «Humanity Hour 1», volviendo a sus fueros rockeros marca de la casa. La lujosa producción de Mikael Nord Andersson y Martin Hansen evoca el sonido de sus grandes álbumes editados en los ochenta, manteniendo esas guitarras tan afiladas como rockeras (da gusto oír esos riffs entrecortados de Schenker una vez más) que hicieran grandes tantos himnos en el pasado.

Las letras son una declaración de intenciones tras otra, y es que, a la que se descuidan, le ponen la palabra «rock» a todos los títulos: «Raised on Rock» (SCORPIONS 100% clásico y aún así sonando fresca y actual, siendo el primer sencillo que se extraerá del álbum), «Rock Zone» (un rock&roll bailón a más no poder), «Spirit of Rock» (con esa base de riffs marcados propia de ellos y estribillo ultra melódico) y la más pesada «Let’s Rock», quizás el corte menos destacable del álbum, donde la inspiración, sobre todo en el facilón coro no está todo lo conseguida que debiera; casi parece más una cara B.

El resto de temas rockeros son toda una pasada, desde la brillantez de «Slave me» (de nuevo a base de riffs pesados y cortados y un estribillo sobresaliente), «No Limit» (con cierta reminiscencia a «Big City Nights») «Turn You On» (destinada a ser uno de los himnos para el recuerdo y que en directo puede funcionar sensacionalmente) y la vacilada de «Sting in the Tail», que logra hacer a uno mover los pies al compás sin remisión. Por cierto, ¿sólo a mi se me viene a la cabeza el «Can’t Live Without You» con la guitarra que hay entre las frases de las estrofas?

Y por supuesto, no podían faltar las baladas en un disco del grupo que, junto a Bon Jovi instauró entre los profanos aquello de «a mi no me gusta el heavy pero las baladas heavies son las mejores», frase que, por cierto, hace chirriar mi dentadura cada vez que me la sueltan, como supongo os pasará a muchos de vosotros. Tenemos el medio tiempo «The Good Die Young», adelantada ya hace algunas semanas, deliciosa en todos los sentidos con una letra preciosa a la par que trágica, perfectamente interpretada por Klaus (por el que parece que no pasen los años, y es que tanto en este disco como en el de Avantasia está pletórico). Tarja Turunen participa metiendo voces líricas de fondo, dando más grandeza si cabe a un tema grande de por sí, única reminiscencia al sonido y estilo de composición de «Humanity Hour 1».  «Lorelei» es un baladón como sólo SCORPIONS saben hacer, perfecta y hermosa de principio a fin con unos arreglos que hacen descubrir detalles nuevos a cada escucha. «Sly» es mucho más clásica, recordándome al estilo y forma de componer de temas como «When the Smoke is Going Down». «The Best is Yet to Come» es el tema de cierre, no sólo del disco, sino de su carrera en general, continuando la tradición instaurada por The Beatles en el Abbey Road del 69 de acabar el último álbum con un tema significativo (en aquel caso fue «The End»). La letra es especial y esclarecedora sobre la situación y, aunque recomiendo que la analicéis por vosotros mismos, me quedo con lo de «cómo podemos hacernos viejos cuando la banda sonora de nuestras vidas es el rock&roll». Por cierto, que da que pensar que, según ellos la decisión de finalizar su carrera fue durante las sesiones de grabación y sin embargo ya tenían escrito el tema que sería su epitafio.

En resumen, «Sting in the Tail» representa un buen disco de rock clásico, ochentero, como sólo SCORPIONS saben facturar. Si será o no realmente el último sólo el tiempo lo dirá. Las malas lenguas ya hablan de estrategia comercial para vender más entradas en la gira, algo que no creo que necesiten, todo sea dicho. En todo caso, de ser este el ocaso de la banda, les honra irse con la cabeza muy alta. Dejarán un gran recuerdo, acorde con su historia y se les echará mucho de menos.

J. José Jiménez

Lista de Temas:

  1. Raised On Rock
  2. Sting In The Tail
  3. Slave Me
  4. The Good Die Young
  5. No Limit
  6. Rock Zone
  7. Lorelei
  8. Turn You On
  9. Let’s Rock
  10. SLY
  11. Spirit Of Rock
  12. The Best Is Yet To Come

Artículos Relacionados