Ahora mismo están inmersos en esta gira europea que ha pasado por nuestro país y vemos a los albaceteños Angelus Apatrida en su momento más dulce en todos los aspectos, comenzando por unos shows pletóricos y llenos de fuerza, codeándose de tú a tú con bandas de fuera de nuestras fronteras, sin complejos y desbordando tanta o más calidad que ellos desde mi humilde punto de vista, claro está.

Aparte de Angelus Apatrida pudimos disfrutar de otras dos grandes bandas que se lo pusieron muy difícil, dejando el listón muy alto, pero los manchegos no se dejaron amilanar, algo que contaremos más tarde. Ahora hay que hablar de las dos agrupaciones que salieron al escenario antes que ellos.

Crónica de Charly Rock And Roll de MariscalRock.com


De entrada los encargados de abrir fuego eran los británicos Savage Messiah, que para mí eran unos desconocidos y que me dejaron un sabor de boca muy pero que muy dulce. Su sonido es de los que más me gustan, ya que se manejan en terrenos de thrash metal a la antigua usanza, aunque incluyendo pinceladas de heavy clásico que en determinados momentos me podían recordar a unos primigenios Iron Maiden. Absolutamente frescos, contundentes y veloces, esta banda formada en el 2007 que nos presentaban su tercer trabajo ‘Plague of Conscience’ nos hizo mover la cabeza frenéticamente, se dejaron la piel sobre el escenario y composiciones como “Architects of Fears”, “The Accuser” o la que da título a este disco son una absoluta brutalidad que disfrutamos al máximo. Busca el disco ahora mismo, te aseguro que te van a gustar muchísimo como a mí.

Con Havok la cosa se tornó todavía más salvaje y enloquecida. Este grupo norteamericano formado en el año 2004 tiene como influencias muy claras bandas como Metallica en sus inicios, Overkill , Coroner o los mismísimos Slayer. Endiabladamente veloces, nos dejaron con el cuello hecho polvo, y es que sus shows atesoran una intensidad poco común para el que os escribe estas líneas. Venían presentándonos su último trabajo ‘Unnatural Selection’, un disco que atesora un puñado de canciones enormemente técnicas, con muchísima crudeza y tralla, de las que nos regalaron una buena cantidad para que devoráramos en directo; entre ellas un bestial “Give Liberty… or Give me Death”, aceleradísima, que cortaba como un cuchillo, en la escuela de los clásicos de Accept, además de otros temas que volvieron locos a todos los asistentes como la contundente “Covering Fire” o “Scumbag In Disguise”. Dejaron el listón muy alto, y es que su actuación fue perfecta en todos los aspectos.

Angelus Apatrida salieron a muerte, facturando un set list donde no nos dieron tregua ni un segundo, perfectamente equilibrado y regalándonos algunas joyitas que no aparecían en directo desde hace mucho tiempo, como obsequio a sus seguidores más fieles que han estado desde el principio. Así que composiciones como “Energy” en la primera parte de su descarga salvaje o “Gone Away”, que forman parte de sus dos primeros discos -por suerte reeditados de manera oficial para todos aquellos que no los tengáis- fueron momentos deliciosos en su show.

No podemos dejar mencionar que abrieron fuego con “Violent Dawn” y “Killer Instinct”, dos temazos pertenecientes a su último trabajo, ‘The Call’, que nos dejaron sin respiración desde el inicio y que nos hacían a la idea del infierno sonoro que se abría ante nuestras caras. La sonrisa en las caras de los miembros de la banda era muy significativa, estaban felices, toda la sala respondiendo de manera entregada y cantando cada tema que iba cayendo, con clásicos indiscutibles como “Vomitive” o “Give’em War” hacia el ecuador de la noche, donde se produjo un “wall of death” para soltar la agresividad y adrenalina que todo el mundo tenía contenida. Pura diversión del que uno no puede dejar de formar parte. “You Are Next”, de su último trabajo, fue otro momento absolutamente acelerado.

Iban anunciándonos para nuestro  disgusto que el final de la noche se acercaba, pero uno no se puede quejar, ya que su actuación fue impecable en todos los aspectos. Son muy grandes, y el final con “Blast Off” y el demencial “Thrash Attack” así lo demuestra.

Crónica de Charly Rock And Roll de MariscalRock.com