Dicen que tras la tormenta siempre llega la calma. Quizás sea esta la mejor de muchas buenas noticias que nos ha traido una nueva edición del festival madrileño GRANITOROCK, que volvió a celebrarse con un gran éxito de público y bandas el pasado mes de Julio en la serrana localidad de Collado Villalba…

Tras un año convulso y en el que todo lo construido por este festival público y gratuito que apoya los nuevos valores pareció dar un paso atrás, llegó por fin una nueva edición donde no solo se aseguraba la continuidad de lo que ya es un clásico en el verano madrileño, sino donde se recuperó el lustre internacional con la inclusión de los siempre efectivos e históricos AXXIS. Y no solo eso, sino que en un acto de autodeterminación y demostración de resultados tomó la inteligente decisión, a mi parecer, de hacer regresar a una banda que comenzó a picar piedra, entre otros sitios, en el propio festival hace unos años. Hablo, por supuesto, de los madrileños VITA IMANA, quienes volvieron este año a Granitorock convertidos ya en la prueba fehaciente de que la fórmula del festival da su resultado.

Crónica de Dany Velasco de MetalCry.com


Con todo ello, y con la inclusión de las bandas ganadoras del certamen del festival, a saber SEXAINE, IN VAIN, MELBURN y OVERDOWN, la duodécima edición del GRANITOROCK tomó forma y cuerpo el pasado 28 de Julio de 2012 en el ya consolidado nuevo emplazamiento de La Plaza de los Belgas, y lo hizo a las 20:00 horas con un ambiente que no estaba nada mal para ser aún una temprana hora en la que el sol aún acuciaba a los asistentes al festival a refugiarse en la sombra de los laterales del recinto o a acudir a refrescarse a las barras de los bares a ambos lados del mismo.

Con la plaza ya empezando a abarrotarse les llegó el turno a la sección más heavy de todo el festival, los también madrileños IN VAIN, quienes llegaban a esta nueva edición del festival villalbino con su segundo trabajo bajo el brazo, “In death we trust”, y con una presencia cada vez mayor en los medio especializados.

Por desgracia el comienzo y el transcurso del concierto no fue todo lo bueno que IN VAIN hubiera planeado, dado que varios fueron los problemas de sonido que, sobre todo al principio, lastraron la actuación del cuarteto desluciéndola y poniendo una pequeña losa sobre los intentos de la banda de destacar y encandilar a las ya miles de personas que se encontraban en la Plaza de los Belgas.

Aún así, poco a poco, y conforme iban dirigiendo el concierto a sus inicios más power y abandonando los nuevos elementos thrash que han incluido recientemente en su propuesta, IN VAIN consiguieron posicionarse como un buen divertimento tanto para fans como para curiosos que respondieron muy positivamente ante la versión de Helloween “Ride the Sky”, más potente y aguerrida que la original, pero con la misma capacidad de convocatoria en su estribillo.

Aprovechando el tirón de la versión los madrileños sonrieron por fin tras superar toda la carrera de obstáculos que había sido su concierto y disfrutaron y nos hicieron disfrutar de su “Hero” con todas las energías del mundo, consiguiendo así dejar un mejor sabor de boca tanto en los asistentes como, seguramente, en la propia banda, que rubricó con luz una actuación que parecía abocada a las sombras en su inicio.

Daban ya las 0:00 horas y la expectación era máxima… Le llegaba el momento a  una de las actuaciones estelares de la noche, la de los germanos AXXIS, quienes comienzan a dar los últimos coletazos en lo que respecta a la presentación en directo de su último trabajo “Utopia” antes de ponerse a trabajar en lo que será su nuevo álbum y tras haber editado, entre medias, un curioso disco de versiones titulado “reDISCOver(ed)” del que no tuvimos ninguna representación en esta actuación en Villalba.

Resulta quizás un tópico aquello de decir de una banda que se mejoran a si mismos en directo o que son una banda que es mejor sobre las tablas pero, sinceramente, si de alguien tuviera que decirlo no dudéis que sería de AXXIS, y además remarcando todas y cada una de las sílabas y palabras de la frase. No era la primera vez que un servidor presenciaba el derroche y el despliegue de calidad, energía y calidez que extienden los germanos sobre un escenario, pero nuevamente me sorprendieron por su capacidad de encandilar a toda una audiencia que se encontraba entre una mitad de devotos fans y miles de oyentes expectantes ante las artes de la banda sobre el escenario. Bernhard y los suyos consiguieron meterse en los bolsillos a propios y extraños a través de un concierto repleto de calidad y simpatía a partes iguales.

La descarga comenzó de forma espectacular e impactante con unos poderosos “Angel of Death” y “Blood Angel”, cortes rápidos y contundentes que pronto dieron paso a la parte más melódica y más atractiva de la banda con el pegadizo “Little War”, característica composición de la banda con la que Bernhard aprovechó para meterse por primera vez al respetable en el bolsillo saludando y tirando de chuleta para comenzar a soltar frases y más frases en un trabado pero simpático español que se llevó un más que sonoro aplauso antes de que el quinteto continuara con cortes como la veloz “Heavy Rain” o “Lady Moon”, introducida de forma mística por un Marco Wriedt que se ha hecho con el puesto de guitarrista de la banda a golpe de actuaciones tan magistrales como la que ofreció en Granitorock 2012.

La actuación continuó con una entrega total por parte de toda la banda y con temas como el coreadísimo “Little Princess” al que le seguiría un set de solos de guitarra, batería y sección instrumental para después montar un set acústico con unas coloristas versiones de “Kingdom of the Night” y la amable “Touch the rainbow”, momento para subir a una persona del público para que les ayudara a tocar la pandereta con no mucho éxito, todo hay que decirlo…

A partir de aquí, si ya todo había sido coser y cantar para los germanos, el resto del concierto fue una auténtica fiesta en la que se sucedieron temas como “Underworld”, “Living in a World”, la famosa “Little look back” y la versión original y ya enchufada de “Kingdom of the Night” que ya en estos momentos se sabía toda la plaza al completo.

AXXIS pusieron el broche final con un par de bises llenos de potencia como “Utopia” y “Tales of Glory”, donde Bernhard continuó inamovible en su impresionante derroche físico y gesticular, para regresar una segunda vez y celebrar el fin de fiesta con la popular “Na na hey hey Kiss Him Goodbye” y despedirse como la gran banda que son, regalando sonrisas y maravillándose una y otra vez por formar parte de lo que denominaron un festival ejemplar en un emplazamiento en el que nunca se hubieran imaginado tocar, en el mismo centro urbano de la localidad villalbina.

Y si expectación había con la actuación de AXXIS con la aparición de VITA IMANA no iba a ser menos. Lejos de amilanarse ante lo que fue un espléndido concierto previo, los madrileños vinieron a Villalba no solo a reivindicarse como la reconocida apisonadora en la que se han convertido en los últimos tiempos, sino también dispuestos a demostrar que la alternativa que ofrece un festival como Granitorock es real.

Con un impecable nuevo disco bajo el brazo como es “Uluh”, y tras haber pasado la tarde firmando su trabajo en el conocido bar villalbino El Límite Rock Bar, el sexteto comandado en el escenario por la arrolladora presencia del vocalista Javier Cardoso salió a las tablas (tras hacerse esperar quizás demasiado por determinados problemas técnicos en el montaje de su set) como un auténtico “Animal”, dispuesto a rubricar una vez más todo aquello que se está diciendo de ellos tras cada concierto que ofrecen en la geografía española, y ya van unos cuantos…

La presencia escénica de VITA IMANA al completo es arrolladora y de hecho no hicieron falta más que dos temas como “Crudo Invierno” o “El Edén” para que la audiencia se volviera loca con la interpretación de un “Parásito” donde se dieron cita los primeros grandes pogos de la noche.

Tras ello fue el momento del viaje hacia mundos más tribales con la ya clásica, pero esta vez algo más acortada, batukada de la banda como ambiente introductorio de la arraigada “Gondwana” a la que siguió toda una ración de garra y contundencia a través de “Nada por ti”, “Corpus” y “Craneo”, todas ellas protagonizadas por una sección rítmica brutal y una banda enchufada al completo tanto en su misión de deleitar al respetable como en la de hacer temblar los cimientos de las viviendas que rodean la Plaza de los Belgas.

Con un repetido discurso de agradecimiento tanto a los fans como al propio festival, VITA IMANA enfiló la recta final de su show con toda una traca de explosivos para el festival. Auténticos bombazos como “Romper con Todo”, con dedicatoria especial para la clase política, “Sistema Nervioso”, destinado a volver loco a todo el mundo y la coreada “Un nuevo Sol” dejaron la mesa lista para el postre final…

Granitorock 2012 llegaba a su fin y a altas horas de la madrugada es probable que los vecinos cercanos a la celebración del festival no hayan vivido una situación tan abrumadora en mucho tiempo… VITA IMANA volvió a salir para repartir cera en los últimos bises del show que serían “Paranoia” y la cada vez más popular “Quizá no sea nadie”.

La banda y todos los asistentes celebramos el final del concierto, y por ende del festival como toda una victoria. Una victoria de VITA IMANA, por supuesto, pero también una victoria del espíritu ya cada ves más imperturbable al paso del tiempo del GRANITOROCK 2012… Quizás parezcan algo lejanos los años en los que el evento se cubría con la gloria de dos días de festival, pero al menos la esencia se mantiene en esta nueva versión de un solo día y recupera de nuevo el pulso de cara a mirar hacia el futuro con la sabiduría que da la experiencia y cierto grado de tranquilidad al recuperar su renombre y presencia internacional. Ante todo ello solo cabe decir… LARGA VIDA AL GRANITOROCK!

Crónica de Dany Velasco de MetalCry.com