Los navarros Koma visitaban Madrid para presentarnos su reciente trabajo “La maldición Divina”, que ha tenido una gran acogida y así lo reafirmó la buena entrada de presentó la sala para verlos en esta gira que están comenzando después de los compromisos de Brigi con Txarrena.

Me pareció acertada la elección de tocar sólo ellos y no añadir banda invitada, alguna que otra vez viene bien hacerlo y así hacer un concierto de bastante más de la hora y media típica, desde luego con Koma fue un no parar el pogueo en las primeras filas, con una juventud desatada.

Crónica de Manu Cabaleiro de Metal Symphony

 

Pasadas las nueve de la noche salieron a escena Brigi Duque guitarra y voz, Rafa Redín, bajo y coros, Natxo Zabala, guitarra, y Juan Carlos Aizpún batería, mientras sonaba la “Intro (La maldición Divina)” una de las tres que contiene el cd, con un fondo de escenario iluminado por la pantalla que les quedaba de lujo y en los laterales dos pancartas con él símbolo de la portada de “La maldición Divina”.

Empezaron apostando por los nuevos temas y nos tocaron dos del tirón y sin descanso, primeramente la que abre el disco “Sin Oxigeno” que fue recibida como si de un clásico se tratara pero con menos brutalidad, con ritmo rapero, con unas guitarras potentes y pesadas, un grandísimos tema que no tardas en memorizar. Le siguió “Los Idiotas” que no fue tan celebrada como la anterior, estos riesgos tiene el apostar por los temas nuevos, puede que de nueve que tocaron alguno se quede cojo o no esté puesto en el momento idóneo, como creo que es el caso de este tema, pero se repetiría a mitad de concierto y creo que tendrían que cambiar un poco el planteamiento.

La locura y los pogos en condiciones llegaron de la mano de dos de los últimos grandes temas de Koma, primero la brutal “Imagínatelos Cagando” de su trabajo “Sinónimo de Ofender” 2004 y a la que siguió la más punkarra “Jipis” de su anterior trabajo “Sakeo” 2007 que también fue recibida a base de headbaning y pogos a gogo. La banda estaba sonando de manera perfecta, salvo algunos momentos de dos primeros temas, el resto del concierto fue sobre ruedas, con una entrega digna de elogio por parte de los cuatro, pero quería resalta a la base rítmica que forman Rafa, que estuvo soberbio con su bajo y sus voces, y Juan Carlos espectacular, una pegada como pocas, me dejó verdaderamente impresionado lo bien que le pega y el gusto que tiene.

Volvieron nuevamente a “La maldición Divina”, esta vez tres temas de una atacada, primero la potente “Blancos de los Nervios” un gran tema en el que sacaron su lado más bruto, acompañado de uno de los buenos solos de la noche a cargo de Nacho, que aunque lo tuve más lejos lo vi en muy buena forma y cumpliendo perfectamente. Pequeño  bajonazo en general con los dos siguientes temas “No te lo tomes a Mal” y “¿Quién Sobra?”, que sin ser malos, sí se notaba que eran “desconocidos” para una gran mayoría.

Con Brigi comandando el cotarro volvían nuevamente a los temas antiguos de la mano de una loca “Vaya carrera que llevas Chaval” que puso de nuevo a la juventud a repartirse de lo lindo, y no pararía con “El Pobre” mucho más punk y con un doble bombo machacante que hizo las delicias de estos pogueros profesionales que se están haciendo la juventud que nos viene. Para rematar la tripleta de temas veloces, llegaba el turno a “El Muro de Berlín” cantado en parte por Natxo con su particular voz y que remata Brigi con su chorro de voz.

Como comentaba antes, creo que tienen cosas que cambiar en el set list, si al comienzo arrancaron con dos nueva, podían haber intercalado alguna más conocida para empezar de manera más contundente. Luego vino el bloque de tres temas seguidos, con lo que digo lo mismo que el anterior, espaciarlos un poco, ya que ahora nos llegaba una sobredosis de cuatro temas del tirón de su último trabajo… que por muy bueno que sea, que lo es, no creo que sea buena idea tocar tantos temas seguidos y de manera repetida tanto, imagino que con el paso de los concierto se irán dando cuenta y seguramente empezará a desaparecer algún tema que otro de los nuevos.

Los temas en cuestión fuero “Patrón a Seguir” de lo más potente del disco, con buenos riffs y buenos cambios de ritmos, la siguiente fue uno de los mejores del disco, para mi gusto, no es otra que “Me Vacío”, que empieza como si fuera un reggae, pero que enseguida despunta con un buen ritmo, para volver a parar y desde ahí hasta el final caña burra, un temazo resultón y de los que se te queda en pocas escuchas. Continuaron con una versión del cantautor Gontzal Mendilibil, “Bagare” y remataron con otro gran tema como “El Exorcista”, con el que dejaron apartado el nuevo trabajo hasta el último tema.

Ahora llegaba el momento más esperado por la gran mayoría, especialmente en los seguidores más antiguos de la banda, entre los que no me incluyo, ya que he entrada en la rueda de Koma con este disco, con el que definitivamente han ganado un seguidor más. Empezaron esta parte final del concierto con una explosiva “Jack queen Jack ”, único tema de su trabajo “Criminal” 2000, que puso nuevamente la sala patas arriba, mucho sudor, muchos saltos, muchos empujones y muchos cánticos. Siguiente parada en su anterior trabajo “Saeko”, la agraciada “El Sonajero” tema nada heavy pero sí muy fiestero y que hizo mover el esqueleto a los más inquietos.

La fiesta no bajaba de intensidad, y Koma nos estaban dando una buena ración de garra y entrega, que siguieron demostrando en este remate de presentación, tiempo para “Protestantes”, a la que siguió la locura de “Bienvenidos a Degüelto” de su segundo trabajo “El catador de Vinagre” donde volvieron los pogos más brutos de la noche. Que se quedaron cortos con el tema que cerró, momentáneamente el concierto, que fue la cañera “Tío Sam” de su primer trabajo “Koma” 1996, mucha más punk, como fueron sus principios, ya que ahora de punk le queda más bien poquito o nada, algún ramalazo pero poco más.

Tras petición abrumadora, salieron de nuevo al escenario después de tomarse un respiro de unos minutos, que buena falta les hacía y nos hacía a los que aguantábamos sus envites. Y buena falta nos hizo el descanso visto lo que se nos vino encima, empezando por el tema que daba título a su anterior disco “Sakeo” donde nos desgañitamos cantando, pero no menos fue con lo que ellos llaman “pupurry” donde nos desgranaron partes de temas que imagino que irán introduciendo, ya que lo lógico, como decía antes, es que alguno de los nuevos se caiga, y entre alguno de estos del que nos tocaron partes “Mi Jefe”, “El Marqués de Txorrapelada”, “Aquí huele como que han Fumao” y “El Infarto”, todo un derroche de energía y brutalidad más o menos controlada por parte de la gente de las primeras filas.

Y como colofón, el single de este nuevo trabajo, la gran “La almohada Cervical”, que visto lo visto se convertirá en un imprescindible de sus concierto, con su letra cachonda y esa parte cantada al unísono por toda la sala que dice “heavy metal, heavy metal, lo nuestro siempre fue heavy metal” imaginaros como acabó aquello, fiesta total y gargantas funcionando a tope para despedir a los de pamplona, que hicieron un gran concierto y aunque tuvieron sus bajones, supieron a base de temazos y ganas levantar el vuelo del concierto y rematarlo como sólo los grandes los remata. Hasta la próxima komatosos.

Setlist:

Intro (La maldición Divina)
Sin Oxigeno
Los Idiotas
Imagínatelos Cagando
Jipis
Blancos de los Nervios
No te lo tomes a Mal
¿Quién Sobra?
Vaya carrera que llevas Chaval
El Pobre
El Muro de Berlín
Patrón a Seguir
Me Vacío
Begare
El Exorcista
Jack queen Jack
El Sonajero
Protestantes
Bienvenidos a Degüelto
Tío Sam
———
Sakeo
Pupurry
La almohada Cervical

Crónica de Manu Cabaleiro de Metal Symphony