Siguiendo la tónica de cada dos años/dos años y medio sacar nuevo disco, «To Hell With God» devuelve a la actualidad discográfica a DEICIDE. Vuelven los títulos y textos blasfemos, satánicos y anticristianos y por supuesto, esa apisonadora musical «made in Tampa 100%» con todos los ingredientes básicos del metal extremo acuñado en Florida y que al menos a un servidor desde hace casi veinte años sigue siendo la vertiente que más le llena.

Puntuación: 7
Crítica de J. José Jiménez de RafaBasa.com

 

Hablar de DEICIDE es hablar de una leyenda viva dentro del death metal con obras maestras dentro del género, como sus insuperables dos primeros discos, siendo una referencia indiscutible para bandas posteriores. Y por supuesto, es hablar de uno de los ideólogos del metal extremo por excelencia, Glen Benton, quien con su doble voz gutural ultra grave y aguda rasgada (que en directo fielmente reproduce el guitarrista Jack Owen)  expresa toda su furia y odio hacia la vaticana jerarquía.

En computo global, «To Hell With God» es un álbum digno dentro de su carrera con temas que bien podrían estar en cualquiera de los que le anteceden. No hay momento para el respiro ni la tregua en los diez temas que lo conforman. El sonido, dominado por frecuencias ultra graves es una masa sin fisuras, con una nitidez exquisita en cuanto a producción.  La portada y trabajo artístico en general es una macabra obra de arte cortesía de los estudios GRIM TWINS. Tampoco pasan desapercibidas las fotos del libreto, sobre todo la de Benton con las manos juntas, como si estuviera rezando.

La banda está sensacional, desde el doblemente mencionado Glen Benton al bajo y voces, a Jack Owen con sus riffs y solos al alucinante trabajo rítmico que como siempre se marca Steve Asheim o el felizmente recuperado Ralph Santolla (que desconozco si sólo ha grabado el disco o si participará en la gira, en caso de haberla) que como siempre nos deleita con unos solos exquisitos.

Metiéndonos un poco en los canciones, «To Hell With God» abre el álbum sin piedad con un estribillo muy marcado, tema perfecto para comenzar en la línea de otros del pasado como «The Stench of Redemption». “Save Your» sube la intensidad con ritmos de batería a semi corcheas totalmente frenético. “Witness of Death» recupera la esencia de los primeros DEICIDE, un tema muy vieja escuela en cuanto a composición. “Empowered by Blasphemy» aúna death con thrash magistralmente, mientras que “Hang Until You’re Dead» (en clara referencia a permanecer colgado en la cruz hasta la muerte) nos trae esos ritmos de guitarra quema-púas que tanto sirvieron años después de inspiración al black metal. “Servant of the Enemy» es toda una declaración de intenciones anticristiana, plegaria retorcida incluida en la segunda de sus estrofas. “Conviction» es toda una clase magistral de cómo modificar el ritmo de batería sobre una misma base de bajo y guitarra; impresionante la forma de introducir el ritmo simple, seguir con los platos, doblar con el bombo… “Angels of Hell» e “Into the Darkness» de nuevo tiene ese estilo añejo de los primeros discos, cambios de ritmo casi imposibles incluidos. “How Can You Call Yourself A God» es definitivamente el tema de Ralph Santolla, con una estructura en la que la introducción se va repitiendo detrás del machacante y marcado estribillo, Ralph va construyendo una serie de arpegios, escalas y melodías a cada cual mejor; sin duda, cierra el disco de manera memorable.

En definitiva, unos clásicos que siguen en plena forma y vuelven con un disco que lo demuestra. Sólo falta que a Glen Benton no se le crucen demasiado los cables esta vez y podamos disfrutar de ellos en directo, y a ser posible que no le tengan que buscar un sustituto como pasó hace un par de años. Para lo bueno y para lo malo, ellos siguen siendo DEICIDE.

Lista de Temas:

  1. Save Your
  2. Empowered by Blasphemy
  3. Conviction
  4. Hang in Agony Until You’re Dead
  5. To Hell with God
  6. Servant of the Enemy
  7. Witness of Death
  8. Angels in Hell
  9. Into the Darkness You Go
  10. How Can You Call Yourself a God

Crítica de J. José Jiménez de RafaBasa.com

Artículos Relacionados