La semana pasada dábamos los primeros datos sobre el nuevo proyecto de El Drogas, hoy ya tenemos mucha más información al respecto. El disco libro saldrá a la venta el 1 de octubre con los títulos de 189 escritos con una mano enferma y El largo sueño de una polilla respectivamente, habrá gira por teatros bajo el formato El Drogas Akustik Fraktion donde se suman 4 músicos y solo echamos en falta a Brigi Duke. y de la que ya se conoce la fecha doble de Iruña que será  los días 6 y 7 de octubre en el Teatro Gayarre, donde Barricada grabaron la parte acústica del Latidos y Mordiscos.

El tema que presenta en forma de videoclip se titula Dejándose la piel (nos incendian esta tierra) y Apoyarse en el aire que podéis ver al final de esta noticia.

Los/las músicos que forman el formato El Drogas Akustik Fraktion son los/las siguientes:

Txus Maraví: Guitarra acústica y slide guitar
Eugenio Aristu “Flako”: Contrabajo, coros y guitarra acústica
Germán San Martín: Teclados y acordeón
Selva Barón: Coros, harmónica y percusión
Patricia Greham: Coros y percusión
Nahia Ojeta: Percusión, guitarra acústica y coros
Enrique Villarreal “El Drogas”: Voz y guitarra acústica.

El largo sueño de una polilla supone otro paso adelante en su carrera, la de un artista en la búsqueda constante de nuevas fórmulas para transmitir y emocionar, que nunca deja de mirar hacia adelante. Incluye ocho canciones en un formato más desnudo del habitual, si bien ricas en matices y vestidas con todo lujo de detalles para mayor deleite del oyente. De este concepto artesanal nace además la idea de Enrique de presentar el disco en formato acústico, defendida en los escenarios por siete músicos bajo la denominación El Drogas Akustik Fraktion, enfocada a teatros y auditorios.

Por su parte, los 189 escritos con una mano enferma, nacidos al calor de una pequeña colección de poemas previos al tiempo de pandemia que el autor amplió considerablemente e incluso reescribió durante los meses del confinamiento, no son sino otra vuelta de tuerca en su carrera literaria. Una declaración de intenciones con la que Villarreal saca pecho y revela el potente universo propio de sus textos, su particular mirada y, ahora sí, una voz poética más que reconocible. La de un poeta de voz rasgada que gusta de estrujar las palabras hasta el límite, que no esconde sus obsesiones y que incluso juega con algunas de las fuentes de las que bebe (engastes) para adornar su universo. El camino, la muerte, la camisa, la tierra, la sangre, el tiempo o la parada, son algunas de las figuras literarias que pueblan las más de trescientas páginas de este volumen, al que acompañan fotografías del propio autor, con diseño y maquetación de Koldo Villarreal.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.