El fallecido y añorado frontman de Motörhead tenía en ese bar su segunda casa y el templo donde pasaba las horas sentado frente a la misma tragaperras que le llevaron a su casa en sus últimos días, con su eterno Jack Daniels a su vera. Desde el pasado 24 de agosto, el Rainbow Bar & Grill, ubicado en el Sunset Boulevard de West Hollywood, es también el emplazamiento de una formidable estatua a tamaño real de Lemmy Kilmister esculpida por el artista angelino Travis Moore.

La escultura realista está hecha en cobre y erguida en el patio frente al local dentro de una especie de santuario especial que de ahora en adelante, será lugar de peregrinaje obligado para todos los acérrimos a Motörhead que se dejen caer por Los Ángeles y alrededores. Mide aproximadamente 1,82 metros y fue financiada mediante una campaña puesta en marcha por Kanton De Pena, vocalista de la banda de thrash metal Hirax, que recaudó 23.000 dólares. En la obra se exhibe una imagen de Lemmy en buen estado de forma con sombrero y chupa, basada en las fotografías que el fotógrafo Robert John le tomó coincidiendo con su aparición en los Premios Grammy de hace algunos años.

lemmy_kilmister_estatua_rainbow_bar