Cuatro largos años de espera para, por fin, tener en nuestras manos lo nuevo del gran Zakk Wylde y sus Black Label Society. Cuatro largos años en los que las cosas han cambiado radicalmente para él, tanto personal como musicalmente. Recordemos que tras su salida de la banda de Ozzy Osbourne, primer cambio significativo de estos años, el bueno de Zakk ha pasado por graves problemas de salud debidos a coágulos sanguíneos.

A esto hay que sumarle que se le ha prohibido probar el alcohol, y, según sus palabras, está totalmente limpio. Desconozco en que medida han afectado todos estos cambios a su música, si es que lo han hecho, pero la realidad es que ha firmado, para mi, uno de los mejores discos de su carrera. Quizá el mejor.

Crítica de Alberto López de Metal Symphony

 

 

“Order Of The Black” es un álbum donde encontraremos lo mejor y mas potente de Black Label Society, acercándose como nunca a tempos y sonoridades Stoner. Trece temas muy muy pesados y con un Zakk en plena forma, cantando con una fuerza y una rabia impresionante. El único pero que podemos poner es que a lo mejor si que se echa en falta algún tema un poco mas rápido, pero es una pega que, tras escuchar el disco de principio a fin, tiende a quedar en el olvido.

Pelotazo rotundo para empezar bajo el titulo de “Crazy Horse”. Todo marca de la casa: guitarrazos con flanger que dan paso a un riff que invita a cabecear sin parar en una estrofa en la que el señor Wylde a la voz nos recuerda a temas como “Stillborn” y, como no podía ser de otra manera, un estribillo que se te quedara grabado a fuego.

“Overlord” puede que sea de lo mejor y mas completo de toda su carrera. Seis minutos en los que prima un ritmo pesado y machacón en las guitarras y un gran juego de voces. Hacia el final el tema se acelera para llegar a la parte del solo, donde, como siempre, Zakk se luce y nos demuestra todo su gran abanico de técnicas.

El siguiente tema es el elegido como single de adelanto del disco, “Parade Of The Dead”. Recuerdo que cuando lo escuché no cabía en mi. Impresionante. De los cortes mas rápidos y afilados del disco donde el rubio guitarrista saca a relucir todo su repertorio de armónicos, ese recurso que tanto le gusta y que tanto domina.

En esta onda mas rápida y afilada, no tenemos demasiado, como ya comente antes, y solo “Black Sunday”, recordándonos inevitablemente a Ozzy, y en menor medida “Godspeed Hellboud” se acercan. Esta ultima es de mis favoritas del disco sin duda alguna, recordándome, en riff y estructura, al maravilloso “Funeral Bell” del “The Blessed Hellride” y conteniendo uno de los mejores solos de este “Order Of The Black”.

Para grandes solos el de “Southern Dissolution”, otra gran canción, siguiendo la senda de temas pesados, duros, crudos y terriblemente machacones, al igual que otros cortes de este álbum como “War Of Heaven” o “Riders Of The Damned”.

Y para terminar no podemos dejar pasar el otro ingrediente indispensable de los discos de BLS: las baladas. Esas baladas que tan bien sabe hacer Zakk Wylde, que tanto nos tocan la fibra sensible, poniéndonos los pelos de punta, cuando se sienta al piano y saca el aire sureño, y que tanto nos hacen disfrutar. Si tuviese que elegir una de ellas me quedaba sin duda alguna con “Time Waits For No One”. Increíble.

Poco mas que decir, definitivamente estamos ante uno de los mejores discos de Black Label Society, donde Zakk despliega toda su técnica (incluso en “Chupacabra” demuestra su buen hacer con el flamenco), su garra y su feeling, y, acompañado de una gran banda, nos ofrece un serio aspirante a disco del año. Ese único pero comentado antes evita que le de un 10.

Temas:

01 – Crazy Horse
02 – Overlord
03 – Parade Of The Dead
04 – Darkest Days
05 – Black Sunday
06 – Southern Dissolution
07 – Time Waits For No One
08 – Godspeed Hellbound
09 – War Of Heaven
10 – Shallow Grave
11 – Chupacabra
12 – Riders Of The Damned
13 – January

Crítica de Alberto López de Metal Symphony

Artículos Relacionados