El vocalista de la formación clásica de Skid Row, cuyo regreso a la banda es deseado por gran parte de sus seguidores nostálgicos con la época de mayor gloria de los de Nueva Jersey, ha abogado por enterrar el hacha de guerra con sus ex compañeros y explorar la posibilidad de regresar al grupo cuando se cumplen justo dos décadas de su marcha. Así se extrae de un tuit que ha publicado recientemente en su cuenta personal:

La única manera de que ocurriese una reunión de Skid Row es si, de algúna forma, intentásemos enterrar un hacha de guerra de 20 años. Me encantaría tener la oportunidad de hacerlo”.

Es época de reuniones al otro lado del charco, después de que Guns N’ Roses confirmase el regreso de Slash y Duff McKagan a la vera del vocalista Axl Rose. Muchos pensaron automáticamente que algo similar acontecería en el seno de Skid Row tras la marcha, pocos meses después de su incorporación, de Tony Harnell, el ex vocalista de TNT que entró al puesto tras la salida de Johnny Solinger, que estuvo al frente del combo desde 1996 hasta comienzos del pasado año.

No obstante, la cosa no pinta muy halagüeña si nos ceñimos a las declaraciones del guitarrista Dave “Snake” Sabo, quien se ha encargado ya de enfriar las esperanzas: “Afortunadamente para mí, es mi espíritu y mi alma más importante para mí que tener dólares en mi cartera. La gente no debe creer que eso estabien. Cualquiera que me conozca sabe que esa es la realidad. Pienso que no se puede poner un precio a la felicidad. Nos han bombardeado repetidamente a lo largo de los años con: “¿Por qué no hacéis una gira de reunión?”, ¿Y sabes qué? Entiendo la pregunta y la capto. Realmente lo hago, y si estuviera fuera, haría la misma pregunta; pero nadie se siente cómodo con esa idea”.

La banda ya había despejado la posibilidad de una vuelta de Sebastian Bach a sus filas en el comunicado con el que se manifestaba acerca de la marcha de Tony Harnell.