La Sala Penélope ha sido escenario de muchos grandes conciertos de metal, ofreciendo siempre un sonido aceptable y unas dimensiones ideales para permitir una ventilación adecuada, algo esencial para evitar que las masas que asistieron a este espectáculo no acabasen siendo parte de la atmósfera o de las humedades ocultas de la sala.

Crónica de Carlos Court de MariskalRock.com

 

La participación del público parecía algo rígida, no sé si por culpa del gélido frío que reina sobre la capital o por necesidad, pues se reservaban para ANGELUS APATRIDA, cabezas de esta mini gira nacional para presentar su nuevo disco, “HIDDEN EVOLUTION”, una auténtica joya de thrash técnico y progresivo que sorprende al oyente además de garantizar una buena ración de zapatilla. Pero todavía no es el momento de meternos con los albaceteños, ya que antes se contó con la colaboración de dos apoyos muy acertados: las madrileñas LIZZIES y el power trio gallego MUTANT SQUAD.

 

Tras recorrer el largo pasillo que separa a la sala de las frías calles de Madrid, noto que la temperatura comienza a subir, además de notarse unas vibraciones claramente macarras, una malicia ochentera muy fácil de distinguir: la mezcla clásica de heavy metal tradicional con claros tintes de speed y punk. Hell End, la frontwoman de Lizzies, lucía un apretado y sugerente atuendo que recordaba a la época, además de que su actitud y el instrumental que la acompañaba aportaban un gratificante paquete de heavy de la vieja escuela, subiéndole el ánimo a un público de por sí tímido. Antes de entrar he de admitir que tenía ciertos prejuicios sobre la banda en sí, prejuicios que ahora mismo están en el fondo de las Marianas. Las grabaciones no hacen justicia a su directo; y es que entre la nueva integrante [Saray Saez, batería], el encanto macarra de su vocalista, y los alegres rostros de todas en conjunto… en fin, que se podía sentir su pasión por el metal, nada del otro mundo, sólo música heavy y mucha cerveza. Para despedirse del público, LIZZIES compartió un tema nuevo, “Viper”, marcando el punto y final a la actuación de las guerreras y pasándole el testigo a los gallegos de MUTANT SQUAD.

El primer LP de MUTANT SQUAD, “Titanomahkia”, es una auténtica joya de thrash progresivo de calidad, y es que <<Galiza é calidade>>. Partiendo con las ascuas iniciadas por las guerreras LIZZIES, Pla [guitarra + voz principal] pudo gozar de un público menos quieto, donde ya se podían ver más y más cabezas agitándose, reaccionando de forma instintiva a la velocidad de “Overdose”. El setlist recogía también su famoso y altamente demandado “Remember”, adictivo tema que cuando sonó en la sala seguramente hizo que muchos quisieran que todo hubiera acabado en un posible pit… Más tarde descubrí que el grupo debutaba con una nueva afinación (Do), cambio que hizo que su sonido se recrudeciese, permitiendo a todos explorar sonidos más extremos y a la vez progresivos, pudiendo ampliar su técnica vocal, similar al trabajo hecho por grupos como BARONESS o REVOCATION, especialmente apreciable en “The Third Eye”. Destaco el coctel molotov que lanzaron los Mutantes al escenario con “Rage of the Ohms”, seguramente el punto máximo de su actuación, con circle pit incluido. Su espectáculo debería haber llegado a unos niveles más apoteósicos, pues entre los saltos de Pla, los coros de Campi ‘Webster’ [bajo], y la excesivos golpes de la batería yo me esperaba más movimiento y cuellos rotos. A gritos de <<WE WILL RISE>>, se despedían los mutantes, y es que “Mutants Will Rise”, es una auténtica vorágine de destrucción progresiva, con break downs incluidos, muy ideales para rematar el bolo.

Mientras los mutantes recogían, la sala continuó llenándose con numerosos nuevos asistentes, un aumento de peregrinos en busca de su dosis de zapatilla albacentense, marca ANGELUS APATRIDA. Un espectáculo impecable, que gozó de buena presencia y de un excelente sonido, producto de la maestría de estos veteranos ‘ANGELUS’ con más de quince años tras sus espaldas, destacando los voraces riffs de guitarra de mano de las JACKSON de Guillermo y “Davish”, necesitando tan solamente unos pocos segundos (los riffs iniciales de “Immortal”) para activar al público: nadie se podía ya contener y la intensidad parecía no conocer fin a medida que los albaceteños repartían su set sin dar tregua alguna. Habría que felicitar a su excelente técnico de sonido, Gorka, quien aparte de contar con el beneficio del ‘volumen extra’, ejerció un papel fundamental para que esta inyección de thrash metal llegase a nuestros oídos utilizando la mejor mezcla posible, siendo por lo tanto también culpable del descontrol por parte del público, enloquecido por los poderosos ritmos provenientes de la batería de Víctor y los afilados riffs de Davish y Guillermo.

Si te ha gustado el nuevo disco, su directo te vendrá de perlas, pues le dedican una buena porción a su nuevo LP: “Immortal”, “Hidden Evolution”, “Architects”, “Endman”, “First World of Terror” y “Serpents on Parade”. No se preocupen los fans veteranos, pues también dieron un repaso a sus anteriores trabajos, reconociendo dos temas del “Clockwork” [2010]: “Blast Off” y “Legally Brainwashed”. Brutales.

Crónica de Carlos Court de MariskalRock.com

Artículos Relacionados