Colores en la oscuridad; Así se titula el tercer trabajo de estudio de Tarja Turunen. Parece que fue ayer cuando vivíamos con cierto estupor su salida de NIGHTIWSH, pero hace ya la friolera de ocho años desde que emprendió su camino en solitario.

Tras un disco en directo ACT 1 (2012) donde repasaba su breve discografía, la cantante finlandesa lanza una nueva obra, en mi opinión, mucho más directa, enfocada y acertada que sus predecesores. No es que con My Winter Storm (2007) o What Lies Beneath (2010) me quedara descontento, simplemente creo que eran demasiado enrevesados y con excesivo material, lo que hacía que  terminaran diluyéndose o haciéndose un tanto pesados.

 

Puntuación: 7
Crítica de Jose Manuel Taboada de
 El Lado Oscuro de la Luna

 

 

 

En esta ocasión ha compuesto nueve cortes llenos de detalles, con estribillos muy potentes y efectivos. A pesar de que hay pistas de larga duración, todas parecen tener un porqué a dicha extensión, albergando un motivo más allá de la pomposidad. Colours in the dark tiene una atmósfera e intensidad sostenida durante sesenta minutos, momentos de mucha potencia, pasajes melódicos, otros más sinfónicos y hasta guiños al metal mas alternativo. Esta vez el cocktel le ha salido redondo.  No será el punto álgido en su carrera tal vez, pero si es un compacto muy ameno y que apetece oír de manera repetida.

La propia vocalista se ha encargada de la producción, dotando a cada parte del CD del sonido que ella misma desea y anhela. El resultado es francamente bueno. Para la grabación de los instrumentos ha vuelto a contar con los mismos músicos que para What Lies Beneath, destacando  el nombre de Mike Terrana entre todos ellos, si bien pasa absolutamente desapercibido, lejos de su registro como batería de combos más metaleros. No interpreto esto como algo negativo, no siempre tiene porque destacar ya que cumple su papel a la perfección.

Arranca el disco con Victim of ritual, una melodía  inspirada en el Bolero de Rabel sirve de introducción a la voz de Tarja. El corte alterna las partes sinfónicas y orquestales, lentas y casi procesionales, con el metal más contundente en un estribillo repleto de fuerza y garra, las líneas vocales juegan al escondite con el oyente, mientras que las guitarras tienen un peso muy amplio. Es una gran forma de meterte en el universo de los colores de la soprano finesa. 500 Leters habla de la forma en la que algunos fans sobrepasan la simple admiración, llegando a extremos ciertamente peliagudos. Su letra se rebela como un desahogo por los malos ratos que le ha tocado vivir. Musicalmente es un single de libro, comercial, pegadizo, moderno y fresco, presume de un buen solo y un aire ligeramente alternativo. Será muy aclamado en su inminente gira.

Con Lucid Dreamer nos sumergimos en una pista de más de siete minutos, lenta y densa, con una intensidad soberbia. Unos buenos riffs acompañan a la garganta de la cantante en el impetuoso estribillo, donde ya ofrece todo su talento, difícilmente superable en la escena femenina del metal. Un parte central muy paranoica aporta al trabajo otro prisma diferente. Never Enough y Neverlight son cortes con una misma raíz. Ambos nacen con unos fraseos de guitarra muy poderosos, con una influencia evidente del metal más americano y una producción eminentemente “sucia”. Son dos cañones que en directo funcionarán de maravilla y a la vez se convierten en los momentos más duros del álbum.

Por otro lado, Mystic voyage nos retorna a su cara más sinfónica, pausada e íntima. La formación clásica de Tarja es la base de Colours in the dark, pero como podemos ver en este caso, no renuncia a la variedad hasta en elementos Folk muy sutiles. Otra vez el acierto en la composición y la inspiración mantienen el CD en una línea elevada. Deliverance me parece de lo más brillante del compacto, muy épico y evocativo, recordando posiblemente a su etapa en NIGHTWISH. Aunque suene reiterativo no puedo pasar por alto la calidad de su voz, tan sensible y dulce, como enérgica y apabullante. En esta canción pone el listón en lo más alto.

Until silence es una balada muy personal, sencilla y simple, con un piano y unos sintetizadores como único acompañamiento, hasta desembocar en una estructura típica de estas piezas. Medusa cierra la obra, en ella ha contado con la participación de Justin Furstenfeldy, y está en la misma onda que sus creaciones más sinfónicas, no obstante tiene marcadas diferencias. Bajo mi punto de vista no es el mejor broche, no termino de asimilarla del todo.

Por el camino he obviado deliberadamente Darkness, versión de Peter Gabriel, que rompe con la tradición de Tarja de hacer versiones de conjuntos de rock, tal vez en un esfuerzo por demostrar, como si fuera necesario, su gusto por esta música. Nunca vi muy claro esas revisiones, la finlandesa tiene carisma, clase y nombre suficiente para tener su lugar en el panorama internacional. La reinterpretación del tema del Ex – GENESIS es correcta, pero no veo que aporte nada realmente trascendente.

Cuando uno termina con la primera escucha le quedan muchas dudas. Con el paso de éstas, empiezas a descifrar los elementos que esconde este tercer LP. Quizás el factor de terminar con una balada y un tema algo regular, deje un poco un tanto confuso, siendo la primera parte de él más directa y rotunda. Otro paso más en su carrera en solitario, firme y con escasas fisuras, dejando cada vez más lejos su pasado al frente de NIGHTWISH. Yo me alegro de ello, su torrente vocal no se puede perder para los aficionados al Rock duro. Pronto la tendremos de visita en nuestro país, allí estaremos.

Tracklist:

  1. Victim Of Ritual
  2. 500 Letters
  3. Lucid Dreamer
  4. Never Enough
  5. Mystique Voyage
  6. Darkness (Versión de Peter Gabriel)
  7. Deliverance
  8. Neverlight
  9. Until Silence
  10. Medusa (Con Justin Furstenfeld)

Crítica de Jose Manuel Taboada de El Lado Oscuro de la Luna