El Palacio estaba lleno hasta la bandera para vivir una gran noche. Hacía diecisiete años que DEF LEPPARD no pisaban por estos lares. En los tres/cuatro últimos años hubo bastantes posibilidades para que  tocaran, pero por varias circunstancias no ha sido hasta junio de 2013, y en cuatro ciudades españolas. Como dice el refrán, “Vas vale tarde que nunca”.

El cartel era un lujo…No solo LEPPARD eran el gancho para cautivar al público hard roquero, ya que juntar en una misma tarde/noche a los citados con EUROPE y WHITESNAKE era reclamo más que suficiente. Y así fue, porque en Madrid no cabía ni un alfiler más en el Palacio, y eso que era un miércoles, y con la crisis que nos inunda.

Crónica de Rafa Basa de RafaBasa.com


Ya sé que algunos  lo intuís, pero en esta crónica, me apetece subrayar que no es tarea fácil ser crítico musical. En mi caso, a veces, como en esta ocasión, te enfrentas con algún dilema. La responsabilidad de los periodistas es grande porque siempre debes ser lo más fiel a la realidad, a la imparcialidad, y dar una versión del concierto lo más estricta posible a lo acaecido…Es una labor siempre complicada siempre, pero en esta ocasión más.

Tengo un sabor agridulce  tras lo vivido esta noche en Madrid, y me explicaré, pero espero y deseo que me entendáis, y apartéis vuestros fanatismos a la hora de leer mi crónica. Según vayáis leyendo me imagino que descubriréis de lo que hablo, sobre todo al analizar las actuaciones de WHITESNAKE y DEF LEPPARD.

A las 19 horas en punto tocaron EUROPE, con un telón negro con su logo de fondo, un par de tarimas pequeñas, -una para la batería y otra para los teclados-, y un sonido bastante mal ecualizado, cargado de graves y falto de batería y guitarras (al menos en la grada a la altura de la mesa de sonido, aunque arriba, donde yo me encontraba) Es una pena, pero ser teloneros y más si eres la primera banda en tocar, aunque seas EUROPE, es tarea complicada a la hora de sonar como lo hace el grupo principal.  De hecho su sonido estuvo a años luz del de WHITESNAKE y sobre todo del de DEF LEPPARD. En volumen, ecualización, presencia, en todo…

Los nuevos temas “Riches to Rags” y “Firebox” de su nuevo álbum “Bag of Bones” fueron los primeros en sonar, con una banda que demostró actitud y muchas ganas, sobre todo si hablo de un Joey Tempest que cantó genial y que no paró de agradar al público, con sonrisas, poses y entrega, moviéndose en torno a su pie de micrófono blanco que contrastaba con la indumentaria negra de toda la banda, igual que la guitarra Flyng V también blanca que portaba Norum.

Cuando sonaron las primeras notas de “Superstitious” el público despertó de golpe y empezó la fiesta “de verdad”. Es claro que los fans quieren participar y cantar sus canciones preferidas, y esta es una de ellas. Genial interpretación, con un Jon Norum entusiasmado, esta vez con una Gibson Les Paul en su poder y un Tempest que se paseó por primera vez por la plataforma frontal.  Casi al final tocaron unas notas de “Here i go Again” de WHITESNAKE…Que cosas…

Antes de “Scream for Anger,” un viejo tema de “Wings of Tomorrow”, Tempest saludó, diciendo “Buenas tardes, Madrid!”. Después Norum nos deleitó con un solo muy blues, un poco largo, pero suculento, que dio paso al medio tiempo “Girl From Lebanon” de su aclamado “Prisoner of Paradise”, que pasó un poco desapercibido, hasta que llegó la balada “Carrie” que levantó suspiros, móviles en alto e hizo que el público participara activamente. Hubo un momento mágico, donde todos cantaron con Joey el estribillo…De esos para recordar!

Con los fans calientes y con ganas, llegó un momento álgido del show. Fue cuando interpretaron “Let the Good Times Rock” y el siempre agradecido “Seven Doors Hotel”, un tema que a mi particularmente me encanta.

Para rematar, “Rock The Night” terminó por encandilar al publico que a pesar del mal sonido, estaba encantado de cantar y disfrutar de la buena actitud de Tempest y todo el grupo. ¡El solo de Norum sonó espectacular!

Y para terminar los sesenta minutos exactos de su buena actuación, tocaron “Last Look at Eden” y por último el tema que hizo que todo el mundo saltara: “The Final Countdown”. Será lo que sea, pero su máximo hit levanta pasiones.

Tras el descanso de rigor, largas colas en los baños y los bares, sonó el tema de The Who “My Generation”, se apagaron las luces y salieron andando a escena WHITESNAKE al completo. Rápidamente David Coverdale con su inigualable e impecable look, cogió el pie de micrófono con su pose típica y clásica, gritó “This song is for Yaaaa”, y arrancaron con el gran “Give me all your Love” levantando pasiones y clamores.

Y desde el principio fuimos descubriendo lo que se avecinaba…David Coverdale es y será para mí, por siempre y para siempre,  uno de los mejores vocalistas de la historia del rock, un frontman de primerísima línea, con kilos y kilos de carisma, personalidad, actitud, y una voz prodigiosa , impresionante; además de tener una capacidad para componer canciones tremenda. Coverdale es uno de los más grandes, sin duda…Pero de unos años a esta parte ha perdido su más precioso y preciado don: su voz. Me duele muchísimo decirlo, pero negarlo sería mentir.  En anteriores giras, David cantó mal, y esta noche no lo hizo tan mal, pero explicaré por qué. Hasta cuando se dirigía al público lo hacía con voz ronca, muy ronca, y con esa destrozada voz capeó el temporal toda la actuación. Pero, ¿por qué parecía que cantó mejor que en anteriores tours? Explicaré algo de lo que seguramente  muchos de vosotros os percatasteis…El fue el gran frontman … ¡Y su banda fue quien cantó!

Doug Aldrich, Michael Devin,  Reb Beach y el teclista Brian Ruedy cantaron todo lo que David no puede cantar. Todas las estrofas y sobre todo los estribillos fueron cantados magistralmente por ellos, mientras Coverdale lo que hizo fue hacer lo que pudo con su voz.  No me crucifiquéis aún por decir esto, por favor… Que yo amo a David Coverdale tanto o más que vosotros…

No quiero confirmar ni afirmar que David no cante, no, porque de hecho hay fragmentos que él interpreta solo casi sin coros, pero si es cierto que las canciones, sus melodías y estribillos son cantados por sus músicos, que llevan en volandas y disimulan a la perfección las actuales carencia de “su jefe”.

Y todo lo demás lo pone el gran  Tommy Aldridge quien demostró una vez más que es uno de los mejores baterías del mundo del rock por activa y por pasiva. ¡¡Qué grande es Aldridge!

Y así fue una actuación impresionante, dejando aparte lo que ya he explicado sobre la voz de David . Lo importante, lo más importante fue disfrutar, algo que tanto David como el público hicimos hasta la saciedad, porque la verdad es que la intervención de WHITESNAKE fue divina, el set list muy acertado, y el sonido bastante bueno y potente.

Yo  se que al 99% de los fans no le importó tanto que Coverdale no fuera el de antaño, solo con verle encima del escenario, moverse con su gran clase y subir y bajar su pie de micrófono con su estilo, sonreír y disfrutar de las canciones les bastó para volver a casa diciendo: ¡¡¡Qué grande sigue siendo Coverdale, y que grandes siguen siendo mis WHITESNAKE, aunque David ya no cante tanto como antes!!! Y, la verdad, al fin y al cabo, a un concierto se va a disfrutar y si vosotros lo hicisteis, perfecto. Por eso dije que la labor de crítico es complicada y amarga a veces…

Pero hablaré del show de una vez… Tras el inicial “Give all your Love”, llegó el genuino “Ready an’ Willing”, un tema magnífico de 1980 que hizo las delicias de los más viejos roqueros. Sonó con gran feeling y sabor añejo y con un Doug Aldrich fuera de serie que compartió plataforma y protagonismo con David.

Siguió el menos conocido “Can You Hear the Wind Blow” del álbum “Good to Be Bad”, para dar paso a otro gran Don’t Break My Heart Again del disco Come an’ Get It, precedido por el sonido del Hammond y un sentimiento estratosférico, aunque Coverdale aquí no cantara casi ni una nota de su estribillo y poco más. Eso sí, animó al público sobre manera y dio la talla en todo lo demás.

Cuando llegó “Is This Love” todo el mundo cantó y dio palmas…No es para menos…Es una de las mejores y más enormes canciones del rock de todos los tiempos.  Coverdale aprobó, con la ayuda de su banda.

A continuación, más sabor añejo con “Gambler” del álbum “Slide It In”, que David dedicó emotivamente a Jon Lord y Cozy Powell, ambos fallecidos y recordados cada noche. Tras este, llega el primer solo de guitarra, protagonizado por el gigantesco Doug Aldrich, que en el centro de la plataforma después se alía con su compañero Reb, a los que se suma el bajista Michael Devin con su armónica.

Llegó Steal Your Heart Away de Forevermore tema que desemboca en el gran solo de Tommy a la batería, con su estilo único, su calidad y su magia, terminado con el clásico solo tocado con las manos.  La ovación del público fue impresionante!!!

Luego tocaron  Forevermore que fusionaron con Best Years y un Bad Boys muy flojo que casi es cantado entero por la banda, con Coverdale animando al público y cantando solo algunas estrofas y terminaciones.

El final fue la apoteosis:  Fool for Your Loving, Here I Go Again, Still of the Night…¡Mejor, Imposible! Coverdale cierra con un grito ronco y toda la banda rompiendo y victoriosa!!

Y después de una larga pausa… LA PERFECCIÓN!!! Damas y caballeros: DEF LEPPARD. Mentiría si dijera que su show fue para mí uno de los mejores de los últimos tiempos. Personalmente opino que lo fue, como fan del rock y el metal, como fiel seguidor de DEF LEPPARD, y tras verles en los 80´s en repetidas y puntuales grandes festivales y giras. El show de anoche en VistaAlegre fue de otro planeta. Es cierto que esperaba más proyecciones, más pantallas de led´s. y algunos efectos especiales más, pero en cuanto a lo musical y artístico, debo darles matrícula de honor, porque LEPPARD lo hicieron perfecto…Una noche más…

La sincronización de cada integrante es milimétrica, suenan “de cine” con extrema calidad, potencia, volumen, ecualización… Es cierto que ya no se mueven como en los 80’s porque los años pasan factura, pero siguen haciendo los mejores coros del planeta y Joe Elliott cantó muy, pero que muy bien, y con un enorme control de la escena, movimientos y actitud cargada de clase y gigantesca elegancia, una elegancia que demostraron a raudales todos y cada uno de los LEPPARD esta noche.

La perfección existe, y tiene nombre: DEF LEPPARD… Hasta aquí, perfecto. Ahora llega la “otra parte” de mi crítica.

Tanta perfección, que tocaran entero “Hysteria” en la segunda parte, tanta balada, tanto tema a medio tiempo maravilloso, resultó un poco empalagoso e incluso aburrido para algunos, o para muchos, nunca se sabe…Entiendo que hace muchos años que DEF LEPPARD no se asomaban por España por lo que fueron miles de roqueros los que compraron su entrada para disfrutar, y en ese aspecto, en el disfrute, muchos se lo pasaron mucho mejor cantando y botando con los himnos de WHITESNAKE e incluso EUROPE, que con la milimétrica ejecución de LEPPARD. Hay quien en un concierto quiere más “chicha”, más caña, y menos deleites, baladas y temas estratosféricos. No sé si me entendéis. Algunos me llamaréis sacrílego, pero bueno…No pretendo decir que hubiera gente que se aburriera con LEPPARD, pero sí que hubo parte del público que no gozó tanto como pensaba al encontrarse con un “Hysteria” completo o excesivos medios tiempos. Faltaron muchos hits más “sonados”…Yo creo que en eso estamos todos de acuerdo.

Pienso que LEPPARD estuvieron colosales, en mi opinión, pero…Creo que un crítico que lleva años como yo, debe ponerse el traje de los fans a veces y pensar como sentís vosotros…

Con esta reflexión, me meto de lleno en su show, que arrancó sorpresivamente…Sonaba por los altavoces el tema de The Who “Won’t Get Fooled Again” y a todos nos dejaron boquiabiertos porque fueron los propios DEF LEPPARD los que tocaron en directo el final de dicha canción, sonando bestiales y enlazándola con la mítica “Good Morning Freedom”, que fue cara B del single “Hello America”, un tema que ni yo mismo recordaba, si no es por mi amigo Richard.  Este fue genialmente enlazado con “¡Buenas Noches Madrid!” y  el clásico de The Sweet, “Action” que consiguió que el público se rindiera a la evidencia y disfrutara.

El montaje fue espectacular, con escaleras laterales, una plataforma central donde se erigía la batería, una plataforma a más altura sobre ella, donde casi se apoyaba la gran pantalla que se veía perfecta, y un sonido y una iluminación más propias de otra Galaxia.

Joe Elliott dijo: ¡¡Gracias amigos!! Y explicó que iban a tocar un tema del álbum “Pyromania”, por lo que nos deleitaron con una versión de “Fooling” histórica…¡¡Cómo sonó!! Diossss!!! Que éxtasis!!! Y con un “solazo” de Collen impresionante.

Sorpresivamente tocaron a reglón seguido el melódico “Promises” del álbum “Euphoria” con gran porte y una interpretación ejemplar. Joe y Collen piden a los fans que animen y den palmas, y tocan  la siguiente pieza de coleccionista: “Mirror, Mirror (Look Into My Eyes)” del gran High ‘n’ Dry. Yo disfruté especialmente de este “temazo” que no esperaba escuchar en directo en este siglo, la verdad.

Aplausos y más aplausos y suena “Bringin’ on the Heartbreak”, otro momento emocionante del show, al menos para mí.

La banda estaba dándolo todo, con pañuelos, auriculares, banderas, camisetas con su bandera británica grabada…Algo que llevan  en sus shows desde siempre…El sonido era colosal, los coros, Joe Elliott, Rick Savage, Rick Allen, Phil Collen y Vivian Campbell al que me emocionó ver, la verdad.

De pronto. Elliott dice “Ok Madrid!” y arremeten con  ”Let’s Get Rocked”, por fin. El público saltó, levantó los puños y cantó a pleno pulmón. ¡¡Que himno!!

A continuación la banda se va de la escena y vemos una proyección de imágenes del pasado, de los 80´s, con Steve Clark en el recuerdo. Justo cuando aparece, los fans le brindan una sonora ovación. Fue emocionante! Y tras la proyección, llega el turno para la interpretación de “Hysteria”.

Las más sonadas fueron, como no, las cinco primeras canciones: “Women”, el potente “Rocket”, “Animal”, la magistral y preciosa “Love Bites” y el tema donde más participó el respetable: “Pour Some Sugar on Me”, que Joe presentó con un “¿Estáis preparados”?.

A partir de ahí, yo seguí disfrutando, pero debo reconocer que el show decayó para algunos con temas como “Armageddon It”, “Gods of War”, o los geniales “Don’t Shoot Shotgun”, y “Run Riot”. No puedo olvidar otro momento emotivo, antes de estos…Se proyectaron más imágenes de Steve Clark…Que bonito gesto.

Como el que tuvo Elliott llevando de la mano a Vivian hasta el centro de la plataforma central, gritando su nombre, antes de encender la mecha de “Hysteria”, que  devolvió la confianza y el calor al público, que cantó y recordó tan genial canción. Terminaron la interpretación del disco con Excitable y Love and Affection, para mi ambas prodigiosas!!!

Y llega el bis…Sonando bestiales, perfectos, entregados, se marcaron un “Rock Of Ages” y un “Photograph” inolvidables…

HISTÓRICO, COLOSAL y PERFECTO!!!!!!

No puedo más…No he dormido, estoy terminando la crónica y se me cierran los ojos de sueño y cansancio.

Doy las gracias, como siempre, pero hoy de forma muy especial, a nuestra fotógrafa y amiga Marta Errea por estar hasta  las 6 de la madrugada retocando y preparando las fotos que incluye esta crónica

Cambio y corto…Mañana más

Crónica de Rafa Basa de RafaBasa.com