Sin duda Cradle Of Filth ha sido una de las bandas más controvertidas del metal. Atrás quedaron largos debates en los que se discutía el estilo de los británicos. Lo que nadie les puede arrebatar es el éxito que han cosechado a lo largo de su carrera, pese a haber tenido numerosos altibajos en su discografía.

Después del malogrado “Midnight in the Labyrinth” que se quedó en mera anécdota, los de Peaceville aparecen de nuevo, esta vez con un trabajo en condiciones. “The Manticore and Other Horrors” retoma el sonido rápido y violento de sus últimos discos intensificándolo en un total de trece nuevos cortes.

Crítica de Andrés Miguel de El Lado Oscuro de la Luna


Tras una terrorífica introducción, The Abhorrent aparece como un disparo, bien acompañada por una batería demoledora y una guitarra no menos machacona. Es la tónica que siguen durante todo el disco, buscando la brutalidad de que carecían algunas de sus últimas obras.

La banda no reniega de las orquestaciones y atmósferas góticas que los han acompañado durante todo este tiempo y les han dado esa seña de identidad. Muestra de ello son Illicitus o Pallid Reflection con tétricos teclados o coros siniestros. Aún así, estos se han reducido mucho, quizás intentando encontrar el equilibrio con un sonido más crudo y brutal. Aparecen puntualmente, no más de lo necesario para mantener su sello.

La inimitable voz de Dani Filth sigue impregnando las canciones con esa marca horrorífica y aún se permite de vez en cuando algún grito desgarrador de esos que estremecen. Destacan Frost On Her Pillow que ya conocíamos antes de la salida del disco o la demoledora Huge Onyx Wings Behind Despair. Seguramente estos temas funcionen bien en directo, algo que no tardaremos en comprobar en su próxima gira.

Haciendo gala de la originalidad que siempre han mostrado sus melodías y recuperando la potencia de sus antiguos plásticos, “The Manticore and Other Horrors” demuestra que la banda británica aún puede sacarse algún buen disco de la chistera. Un disco con mucha garra, canciones con fuerza y una producción excelente.

El nivel de las producciones de Cradle Of Filth había bajado sucesivamente en los últimos tiempos. Está claro que sin ser una obra maestra este disco sube notablemente ese nivel, pero volver a convencer a sus antiguos seguidores no es tarea fácil. No defraudará a sus fans más recientes, incluso puede agradar a algún nostálgico, pero eso es algo que el tiempo dirá.

Crítica de Andrés Miguel de El Lado Oscuro de la Luna

Artículos Relacionados