El pasado 7 de junio concluía en Madrid el periplo español de una de las revelaciones del Thrash Metal de nuevo cuño, los americanos HAVOK.

El cuarteto estaba acompañado por dos grupos madrileños, los noveles BEAST y RETROFAITH, una banda nueva pero con la experiencia de algunos de sus veteranos componentes ex- miembros de bandas como WOLFENCROSS, AVULSED o MATADERO.

Crónica de Antonio Cerezuela de RafaBasa.com

Tengo que decir que debido a mis obligaciones laborales, no pude llegar a presenciar la actuación de los encargados de abrir la velada, BEAST, quienes editaron el pasado mes de noviembre su primer EP “Of Beer And Blood”. Mis disculpas a la banda y a los lectores, prometo redimirme en la próxima ocasión.

Cuando llegué a la sala RETROFAITH abrían su actuación con “Rise Up”, una canción bastante llamativa dentro del estilo que practica la banda, un thrash/black muy en la onda de los primeros 80.

El quinteto repasó su recién editada maqueta “Necrometal” acompañada por algunas versiones, “Under The Guillotine” de KREATOR y “Black Magic” de SLAYER concretamente, y me quedé gratamente sorprendido al ver que el grupo había mejorado notablemente desde su debut en directo en la sala Excálibur hacía más o menos un mes. Sonaron muy contundentes y compactos, y su cantante Ares (ex- WOLFENCROSS, GREEN FLY), demostró ser un gran frontman, siempre al frente de la banda y animando al público.

RETROFAITH sonaron más cañeros en directo que en la mencionada demo, y para mí temas como “Soulless Lord”, “Crimson Altar” o “Necrometal” ganaron bastante respecto a la grabación.

Aunque el grupo tiene todavía que afianzar su recién adquirida solidez, RETROFAITH demostraron tener una propuesta muy válida para el que disfrute del thrash/black de corte más añejo.

Tras una espera un tanto larga y una prueba de sonido, salían HAVOK al escenario abriendo con el tremendo “No Amnesty” y dejando claro que no iban a dar ningún tipo de tregua.

El sonido era bastante aceptable y la banda mostraba una solvencia en sus instrumentos digna de mención. El batería Pete Webber es una auténtica bestia, y el guitarrista y cantante David Sánchez se complementa a la perfección con el otro encargado de la guitarra Reece Scruggs.

El grupo ofrece caña, mucha caña, pero también técnica, sobre todo en los solos, muchos de ellos cruzados y entrando de lleno en el shred, algo que no todos los grupo de Thrash Metal practican.

Aunque el cuarteto se centró en su segundo trabajo, el sensacional “Time Is Up”, interpretando canciones como el tema título, “D.O.A.”, el single “Covering Fire” o la tremenda “Scumbag In Disguise”, también tuvieron tiempo para recordar su debut “Burn” tocando “Morbid Symmetry” y “Afterburner”, y para presentar su nuevo EP ofreciendo la canción que lo da nombre “Point Of No Return”.

Para cerrar homenajearon a SLAYER tocando “Postmortem” y “Raining Blood”, pero ante la insistencia de la concurrencia nos obsequiaron con un último tema.

Un potente y furibundo concierto el que ofrecieron HAVOK y una absoluta demostración de como se puede hacer caña, concretamente Thrash Metal, con técnica, calidad y originalidad.

Por ponerle una pega, la misma que le pongo sino a todos, sí a la mayoría de los grupos nuevos, el escaso tiempo que pasan en el escenario alegando el cansancio acumulado de las giras.

Señores, en los 80 las bandas que ahora son grandes se tiraban hora y media en el escenario cuando también tenían solo dos discos, y hacían más fechas que ahora.

Por lo demás, tremendos.

Crónica de Antonio Cerezuela de RafaBasa.com