Max Cavalera, líder de SOULFLY y ex SEPULTURA, se encuentra en casa bajo un tratamiento de antibióticos, recuperándose de un caso de parálisis facial periférica, según informa la web de la discográfica Roadrunner. Este caso fue diagnosticado la semana pasada, trs volver de Australia.

Max ha comentado que “Una mañana, después del viaje de Australia, me desperté y la habitación me daba vueltas. Miré a Gloria (su esposa y manager) y le dije que algo no marchaba bien. Mi rostro estaba raro, fui al espejo y comprobé que no podía mover la mitad de mi cara. […] No podia cerrar mi ojo derecho y la mitad de mi rostro estaba como si me hubiera dado un puñetazo Mike Tyson. Duele mucho, pero me voy a Brasil. El show debe continuar y esto no me va a parar los pies en mis tareas de metalhead. Gracias a los seguidores que se han estado preocupado por mi estado