Raro. Tratándose de un lunes, 21:00 horas, si hay concierto en la capital la gente se suele retrasar debido a  la circulación, etc. Pues bien, a falta de treinta minutos para que diera comienzo el concierto de MASTODON , en esta ocasión ya estaba prácticamente llena La Riviera. Jóvenes en su mayoría, entre los que distinguí desde gabardinas hasta camisas de cuadros, gorras e incluso una equipación de Orlando Magic, que pudieron disfrutar del directo de los teloneros.

RED FANG, la banda de Portland que  acompaña a Mastodon en su gira europea -tal y como hicieran en la norteamericana-, convenció con la presentación de su segundo disco: “Murder the Mountains” (2011).

Crónica de Alberto C. Molina de MariscalRock.com

 

 

Ya lo creo que gustaron. Uno de los seguidores de los de Atlanta con quienes pude hablar me comentó que compraría allí mismo el citado álbum. Puntuales, cumplieron el horario previsto. Y si no sucedió lo mismo con el plato fuerte fue porque este se adelantó cinco minutos. Marcaba el reloj las 21:25 horas cuando el cuarteto compuesto por Troy Sanderr, Brent Hinds, Bill Kelliher y Brann Dailor apareció en el escenario.
Ovación cerrada para darles la bienvenida mientras sonaba esa especie de cuerno con el que arranca “Dry Bone Valley”, último single hasta la fecha de “The Hunter”. Precisamente regresaban a Madrid  seis meses después del Sonisphere de Getafe para presentarlo.  En total sonaron nueve canciones de su listado, como “Black Tongue”, la segunda que tocaron. Tal vez demasiadas d–pensará alguien- de no ser porque el setlist del concierto incluyó 23. Buen sonido, más nítido del que esperaba, aunque los micros de Sanders y Hinds parecían no andar tan finos durante estos compases iniciales.
Una tónica general lo del cambio de voz principal entre bajista y guitarrista, como las potentes secciones instrumentales y puentes, o las reacciones del gentío. Aplausos, más aplausos y gritos para recibir y despedir las canciones. Algo así como un rugido general que contrastaba con la tranquilidad que imperaba durante las propias canciones. Una  “tranquilidad” que lograron derribar entre “Capillarian Crest” y “Colony of Birchmen”, ambas pertenecientes a su “Blood Mountain” de 2006. Pareció la señal de que los preliminares habían concluido y la gente definitivamente había entrado en calor. Y así fue tal y como dejaron claro en “Sleeping Giant”, también de “Blood Mountain”, que corearon entre unos lásers que cegaban al público de las balconadas.

No había tregua, los temas se sucedían y fundían los unos con otros. Y si hay una pausa entre ellos, se trata de un instante. Las canciones “antiguas” eran recibidas especialmente bien, pero la mayor ovación y rugido hasta el momento se los llevó “Curl of the Burl”, otra de las nuevas. Durante ese tramo de concierto tan sólo pudo igualar tanto decibelio el solo que se marcó Hinds entre “Circle of Cysquatch” y “Aqua Dementia”. A esta le siguió “Crack The Skye”, del homónimo disco de 2009, también muy aplaudida y después…
Seguro que alguien pensó que acaba el concierto cuando nos saludaron, pero no. Recta final, histeria colectiva. Me refiero a que si gritaron con una “Iron Tusk” durante la cual Dailor se levantó para pedir todavía más gritos, con “Blood Thunder” aquello se vino abajo. Cuernos en alto, bote, algún conato de pogo ahí abajo. Lo dicho, “histeria colectiva”. Entonces, sobre las 23:00 horas, volvieron los chicos de Red Fang al escenario para entonar con ellos la última de la noche: “Creatures Lives”. Lanzamiento de baquetas y alguna que otra palabra de agradecimiento en español para Madrid y los asistentes y de vuelta a la rutina de la semana en la capital. Esperemos que se rompa de nuevo dentro de poco.

SETLIST

Dry Bone Valley
Black Tongue
Crystal Skull
I Am Ahab
Capillarian Crest
Colony of Birchmen
Megalodon
Thickening
Blasteroid
Sleeping Giant
Ghost of Karelia
All the Heavy Lifting
Spectrelight
Curl of the Burl
Bedazzled Fingernails
Circle of Cysquatch
Aqua Dementia
Crack the Skye
Where Strides the Behemoth
Iron Tusk
March of the Fire Ants
Blood and Thunder
Creature Lives

Crónica de Alberto C. Molina de MariscalRock.com