Concierto digno de recordar el que nos brindaron Medina Azahara el 30 de Noviembre en la sala Caracol, con una sala llena a reventar y un público volcado.

Se trataba de un homenaje al rock andaluz con la colaboración de Rock and Gol en el que participaron dos bandas como lo son Zaguán y Medina Azahara. He de decir de los últimos que fue de los mejores conciertos que he visto últimamente de la banda en cuanto a sonido y a conexión con el público.

Crónica de Oscar Gil Escobar de Metal Zone

 

 

ZAGUÁN

A eso de las 21:30 salieron a escena los sevillanos Zaguán, y calentaron el ambiente para lo que vendría después. Arrancaron con “Solo una Niña” para dejar paso a una canción que fue de las más coreadas y celebradas, se trata de la canción en homenaje a Camarón “La Leyenda del Tiempo”. A ella le siguió “Poema”, la preciosa balada “Dulce Nombre”, con la que descubrimos el talento de Rafa Carrique a la guitarra eléctrica, el cual no usaba púa sino, que tocaba con los dedos, curioso cuanto menos por el sonido que desprendía de su instrumento.

La segunda mitad de su actuación comenzaba con ”Me Gusta Pensar” tras el que tuvimos ocasión de ver el virtuosismo a la guitarra española de Gori , con un magnifico solo, puro arte. Continuaron con “Noche Abierta” y “Un Día Más” con la que cerraban el show primeramente, aunque saldrían a tocar otro tema ya que el tiempo se les echaba encima y no ofrecieron el set que tenían previsto entero. Cerraron con un tema de su segundo disco que venía muy a cuento dada la situación de su actuación, así nos presentaba Miguel Á. Gómez, cantante y teclados, el tema “Cuando Tenga Tiempo”.

En definitiva, un concierto en el que a pesar de la calidad que derrocharon los músicos, no supieron conectar con los asistentes, ya que la sombra de Medina se encontraba presente desde el comienzo de su show.

 

MEDINA AZAHARA

Eran las 22:45, y tras poner varios temas de su último DVD en las pantallas de la sala, se abría el telón para que recibiéramos a Medina Azahara, que ofrecerían un setlist genial desde el primer al último tema. Un concierto que fue de más a más y que no tuvo casi altibajos.

Llegaron a las tablas con su “Que Te Quiero”, tema que se cantó al unísono, al igual que otro de sus clásicos como “Necesito Respirar” con un Manuel Martinez, estupendo y quien nos hazo repetir una y otra vez el estribillo hasta la saciedad, viéndose superada por los coros del público. Llegaba un momento de “descanso” con “Hay Un Lugar” y “Favorita Aún”, donde empezamos a ver la clase de Charly al bajo y de Paco a la guitarra.

Como dijo Manuel, el siguiente tema es de los que más versiones ha tenido, ya sea en pop, rock, flamenco… estamos hablando de “Abre la Puerta”. Tras ello vuelvieron a bajar un poco las revoluciones pero no la intensidad con temas como “Tierra de la Libertad”, “Se me olvidó” o la fenomenal “El Lago”, entre otras.

Un público genial llevó la actuación a su punto más álgido cuando llegábamos a la mitad del show, quien no bajaría el ritmo hasta el final del concierto. La gente coreaba todos los temas sin descanso, como en el caso de “Origen y Leyenda” o la archiconocida “Velocidad”, grandísimo tema que puso a cantar y saltar a casi toda la pista. Y tras “Palabras de Libertad”, llegaba uno de los momentos más emotivos de la noche, cuando Manuel nos hablaba de su ciudad, que daba nombre al siguiente tema “Córdoba”, canción preciosa con un sentimiento tremendo.

Para terminar, de nuevo Manuel, muy participativo con los fans de la banda , hizo que cantásemos “A capella” practicamente toda la canción, para luego arrancar verdaderamente el tema con una muestra de velocidad de Manuel Reyes a la batería. Se despedía la banda a lo que la gente contesto coreando esa famosa frase de “Eh, Medina, así no se termina” y tras escasos minutos, la banda volvió para dejarnos dos temas mas, como la balada “Siempre Estarás En Mí” o “La Mezquita”.

Para terminar volvieron a tocar “Necesito Respirar” , que subió a cantar un particular personaje de Gran Hermano, Ismael Beiró, que dejó la nota vergonzosa de la noche viéndole hacer con la mano los cuernos repetidamente. Cuando acabó el tema, se produjo la presentación de toda la banda, incluyendo a Ibañez a los teclados y al gran Manuel Escudero a los coros. Tras ello, Manuel Martinez nos da los cinco mensajes de todos los conciertos, que termina como siempre con la palabra “Libertad”.

Crónica de Oscar Gil Escobar de Metal Zone