No paran de salir noticias sobre la censura que sufre una (o varias) camiseta de CRADLE OF FILTH. Y por falta de tiempo o espacio, no le hemos dedicado muchas noticias. Pero bien que se merecen unas líneas.

Comencemos por la actualidad: según publica Stuff.co.nz, la policía incautó ayer  en una tienda del sur de Invercargill, Nueva Zelanda, camisetas de CRADLE OF FILTH con imagénes ofensivas, que ya fueron prohibidas por la autoridades en 2008.

La mercancía se enviará a las dependencias policiales, y después de consultar a los altos cargos del cuerpo policial, se decidirá si los propietarios de la tienda serán acusados de algún delito.

 

El sargento Brock Davis, de Invercargill, afirma que la policía visitó la tienda a media tarde, y encontraron unas 15 sudaderas con capucha y 10 camisetas de manga larga, con frases ofensivas en ellas. Al parecer, si la policía investiga y comprueba que se han vendido camisetas y se han llegado a lucir en público, los dueños de la tienda podrán ser acusados. Si son declarados culpables, las penas a cumplir van, desde multas, hasta tres meses de prisión.

La autoridades censoras del país señalaron que se trataba de “una imagen sexualmente degradante de una monja católica tradicional, cargada con lenguaje extremadamente obsceno y blasfemo», dirigida a «la persona del Señor Jesucristo, quien es venerado, adorado, alabado y reverenciado como el centro del cristianismo» según un comunicado de prensa emitido por el CCP. «El uso de imágenes satánicas estampadas en la camiseta, incluyendo representaciones de la sangre goteando, vinculados a la banda de heavy metal Cradle Of Filth y el contenido lascivo e inflamatorios dirigidos a los cristianos, se señaló por la censura.»

Y esta sanción no es solo palabras. Como decimos se hizo decreto ley en 2008: La ley «Vestal Masturbation (Cradle of Filth)», fechado el 26 de Junio de 2008, y firmado por  la Sra. Nicola McCully,  Sub Jefe de Censura, establece lo siguiente: «La lesión al bien público que es causa probable por la disponibilidad de esta camiseta, se origina en la manera en que se asocia con Jesucristo un sentido agresivo, misógino, áspero, brutal e inaceptable en general de la palabra coño, y representa la imagen de una mujer casta participando en la actividad sexual. Una interpretación razonable de los mensajes transmitidos por esta camiseta, es que los cristianos deben ser vilipendiados por sus creencias religiosas, y que las mujeres, incluidas las mujeres castas y célibes, no pueden dejar de participar en la actividad sexual … «(OFLC N º 800513)

Pero vayamos cronológicamente hacia atrás y veremos más casos (curisos o anecdóticos, según se vea), de la controversia que ha causado estas camisetas:

Según publica el periodico australiano Herald Sun, un adolescente de Gold Coast fue arrestado por la policia en 2008, por llevar puesta la citada camiseta. El adolescente fue acusado de conducta ofensiva en virtud de la Ley de delitos de 2005. por alteración del orden público.

También en el Reino Unido, en Octubre de 2005, el periodico Metro ninformó que un adolescente fue sancionado con trabajos para la comunidad por vestir con la misma camiseta. Adam Shepherd, que tenía 19 años por aquel entonces, fue condenado bajo las leyes anti-odio que prohíben que la gente muestren signos religiosos insultantes. El adolescente fue arrestado después de que una mujer se quejara a la policía cuando vio la camiseta que muestra una imagen de una monja en una pose pornográfica. La camiseta estaba siendo usada por la novia de Shepherd, cuando un policía se le acercó. Tan pronto como el joven se dio cuenta de que había un problema, le dijo al oficial que era suya. Pero él se negó a guardarla y fue arrestado. Shepherd, que compró la camiseta en su ciudad natal, en Weymouth, Dorset, admitió la acusación. Los Magistrados de Weymouth lo sancionaron con 80 horas de servicio comunitario y le obligaron a pagar una multa de 40 libras.

Pero en el Reino Unido no fue el primer caso. Según publica MediaWatchWatch.org.uk, esta camiseta ya había dado lugar a, por lo menos, dos condenas anteriores.

Dale Wilson, de 35 años, de Norwich, fue detenido por dos agentes de policía cuando se dirigía a los quioscos de prensa el día de Halloween de 2004. Fue declarado culpable por «conducta ofensiva agravada por motivos religiosos». Tuvo que pagar una multa de 150 libras (aproximadamente 266 dólares), y el juez ordenó que la camiseta fuera destruida.

Pero años atrás hubo otro caso. En 1997, el londinense Rob Kenyon, de 29 años, fue declarado culpable de cometer el delito de «representación profana en virtud de la Ley de 1839» por la Corte de Magistrados de Bow Street. Fue multado con 150 libras.

El caso es que tamgién algunos miembros de CRADLE OF FILTH fue arrestado por relacionarse directamente con la polémica camiseta. El batería Nicholas Barker también fue detenido en Dover y acusado de «crear desorden público» por llevar la misma camiseta. No hubo otros procedimientos en su contra. Pero hay más datos que se remontan una década atrás.

En 2001, el entonces Lord Provost de Glasgow, Alex Mosson, emprendió una campaña para que se impidiera que la camiseta se pusiera a la venta Tower Records. La tienda de discos fue allanada en dos ocasiones por la policía, y, finalmente, accedió a dejar de vender esta prenda.

Y dejamos la noticia con otro dato más. La Liga Católica de América, tanto en 1998 (la divertida historia de «Victory for Sickos») como en 1999, también se quejaron de forma pública y emprendieron accionaes para evitar la venta de esta camiseta.

Artículos Relacionados