Dos años y medio después de «Twilight Of The Thundergod» todo parece seguir igual en el seno de AMON AMARTH, y ya va siendo una costumbre… Y es que estos suecos nos tienen muy bien acostumbrados, y como si de los MOTÖRHEAD del metal extremo se tratase, nunca fallan a la cita con su propio sonido y con lo que sus fans esperan de ellos, habiéndose convertido, para bien, en una apuesta segura y en un ejemplo de continuidad, y quizás sea esa la clave de su éxito, el ser únicos como banda a nivel musical y estético/ temático y, sobre todo, mantenerse fieles pase lo que pase a su marcada identidad…

Puntación: 9
Crítica de Jorge del Amo Mazarío de
RafaBasa.com

 

algo que llevan haciendo ininterrumpidamente desde que dejaron de llamarse SCUM y que desde luego no han dejado de hacer ahora con su octavo disco de estudio, un trabajo que, como los anteriores, ni defrauda ni desentona (al contrario), lo que teniendo en cuenta el nivel en el que se mantienen desde sus primeros discos ya es una barbaridad…

«Surtur Rising» es un tributo al gran Surtur, líder de los gigantes de fuego del Muspelheim y el ser más antiguo de los nueve mundos según la mitología nórdica, como queda bien reflejado en la alucinante portada con la que AMON AMARTH nos vuelven a dejar con la boca abierta, obra de Tom Thiel, quien ya diseñó la no menos espectacular portada de su anterior trabajo. Para algunos puede que esto se supletorio, pero personalmente estoy convencido de que la conjunción de discos tan excelsos como los anteriores y portadas que reflejan tan bien el concepto de la banda son clave para que estos cinco bárbaros lleven arrasando el viejo continente ya desde hace años… En cuanto a la producción tampoco cambia nada con respecto a trabajos pasados, por lo que el grupo ha vuelto a confiar en Jens Bogren y en sus Fascination Street Studios tanto para la grabación como para la mezcla como para el master, con un resultado de escándalo, quizás el sonido más equilibrado entre contundencia de bases y melodía que AMON AMARTH han logrado hasta ahora, y es que si algo de verdad funciona, ¿por qué cambiarlo?

Ese debe haber sido el lema de los de Estocolmo de nuevo a juzgar por la artillería musical que nos han preparado en «Surtur Rising», un trabajo que no podría sonar más a AMON AMARTH, algo que creo que ya lo define bastante bien por sí sólo. De hecho, recuerdo que «Twilight Of The Thundergod» me dejó un regusto un tanto diferente en su primera escucha, como si estuviese ante un trabajo ligeramente distinto quizás en cuanto al tratamiento de la voz y las guitarras, más crudo, y en este caso con su octavo trabajo para nada ha sido así, sino que desde que uno lo escucha por vez queda claro que no estamos ante nada nuevo, nada raro, nada ajeno, sino ante un trabajo de una calidad superlativa que suena a lo que tiene que sonar y que tranquilamente podría ser la continuación de «The Avenger», «The Crusher», «Fate Of Norns», «With Oden…» o cualquier otro trabajo anterior; de hecho, probablemente sea su predecesor el trabajo con el que «menos» tiene que ver, ya que a diferencia de este, aquí no hay colaboraciones de músicos invitados, sino que AMON AMARTH recuperan su formato más clásico con espacio para elementos nuevos, por supuesto.

El disco arranca de manera brillante con «War Of The Gods», uno de los mejores inicios que AMON AMARTH han editado y que también es uno de los mejores cortes del disco. Lo abarca todo, las voces más guturales y un equilibrio perfecto entre ritmos tan crudos como pegadizos y melodías un poco más remarcadas que en «Twilight…», más limpias, por así decirlo. Buen solo y una épica demencial hacen de este un soberano himno que nos hartaremos de oír en sus conciertos. Le sigue «Töck’s Taunt» un tema más heavy, más a medio tiempo, muy centrado en las estrofas y en un riff principal muy bien construído que lleva a un estribillo donde, otra vez, Olavi y Johan a las guitarras vuelven a poner los pelos de punta con sus melodías, que se funden en uno sólo con el chorro de voz de un Johan Hegg pletórico. Muy buenos cambios también en el sólo y en la parte anterior, más ambiental, donde AMON AMARTH nos muestran que verdaderamente están en su mejor momento compositivo, una delicia…

Otra que seguro veremos mucho en directo es «Destroyer Of The Universe», probablemente el corte más agresivo y rápido de todo el disco, que responde a una estructura muy similar a la de «Asator», un tema bastante similar que no hace prisioneros… El estribillo es, sencillamente, de lo más salvaje que AMON AMARTH han escrito jamás… «Slaves Of Fear» marca un nuevo punto de inflexión y nos da un respiro. Un tema algo más melódico, más pausado, con unos cambios de melodía previos al estribillo sencillamente espectaculares. Definitivamente, Olavi Mikkonen y Johan Söderberg han cuajado una de sus mejores actuaciones de los últimos años, hipnotismo y fuego a las seis cuerdas se mire por donde se mire, algo que de nuevo refleja perfectamente «Live Without Regrets», donde el doble bombo de Fredrik Andersson trabaja a destajo mientras AMON AMARTH demuestran ser la banda de death metal melódico/ épico por excelencia, un corte que se ajusta a las mil maravillas a esa etiqueta… «The Last Stand Of Frej» es junto con «Doom Over Dead Man» el tema más novedoso del disco. Aquí los de Estocolmo dibujan un paisaje desolador a base de ritmos lentos y melodías tristes, desesperadas, que casi por momentos lo convierten en un corte doom/ ambiental, incluso con la aparición esporádica de algún instrumento de cuerda como en la parte final de «Live For The Kill», algo que quizás sea lo más parecido a una balada de AMON AMARTH y que a mí desde luego se me hace una auténtica maravilla.

Encarando la parte final, «For Victory Or Death» es un tema que desconcerta bastante con esos riffs tan agudos, en el que probablemente sea el tema más facilón, ‘light’ y pegadizo del disco con esos retoques de sampleado de fondo que reconozco que no me convencen para nada, mientras que «Wrath Of The Norsemen» vuelve a traernos a los mejores AMON AMARTH, en otro de esos temas de corte heavy pesado donde el riff principal y la melodía de los estribillos se van relevando y repartiendo a lo largo de una estructura típica de los suecos. De nuevo se nota la revalorización de las guitarras, alcanzando una grandilocuencia y variedad hasta ahora nunca vistas en sus discos. Antes de terminar, con «A Beast Am I» AMON AMARTH nos muestran, ahora sí, su cara más despiadada, rápida y cruel, con un tema que hará las delicias de tumultos y avalanchas en los mejores festivales europeos este verano… Al final, «Doom Over Dead Man» es un tema en parte parecido a «Embrace Of The Endless Ocean» por su manera sosegada de cerrar el disco, pero que en general me convence bastante menos que aquel, sobre todo por esos arreglos orquestales que siguen sin decirme gran cosa y también por algunos riffs quizás demasiado relamidos. Aun así hay partes brillantes donde AMON AMARTH sí consiguen llegar al clímax a base de difuminadas melodías y voces desgarradas y desgarradoras marca de la casa.

La buena impresión en general luego no va sino en aumento, que es lo que suele ocurrir con un material tan sobrado de personalidad y sobre todo de fuerza, con temas que llegan, te meten en sus letras, y que te atrapan tanto si eres aficionado a la cultura nórdica como si no. Un trabajo donde de nuevo nos muestran su mejor nivel en todos los aspectos, donde música y concepto se funden en uno sólo y cuyos temas gustarán más o gustarán menos, pero que es imposible que defrauden a nadie…

Lista de temas:

  1. War of the Gods
  2. Töck’s Taunt – Loke’s Treachery Part II
  3. Destroyer of the Universe
  4. Slaves of Fear
  5. Live Without Regrets
  6. The Last Stand of Frej
  7. For Victory or Death
  8. Wrath of the Norsemen
  9. A Beast Am I
  10. Doom Over Dead Man

Crítica de Jorge del Amo Mazarío de RafaBasa.com

Artículos Relacionados