Hablar de Motörhead es hablar de una de las bandas que probablemente, más han luchado por la música rock. Es un grupo realmente histórico desde su fundación allá por el año 1975, pues a día de hoy en el año 2011 y 36 años después, llevan 20 discos de estudio.

La discográfica EMI es quien ha sacado adelante este lanzamiento, un disco que no pierde nada de lo que la banda ha ofrecido en los 19 anteriores y que sin embargo puede ganar adeptos.

Crítica de Sergio Subijana de Metal Symphony

 

Comenzamos con «Born to lose». Es una canción con tintes rockeros pero mas duros con geniales dosis de las 6 cuerdas de Phil Campbell y el eterno bajo de Lemmy, un Lemmy que canta como siempre con mas garra y corazón que técnica y pureza, pero un estilo tan efectivo que le ha valido durante varias décadas para estar en la brecha.

En «I know how to die» seguimos con ritmos rockerísimos y con Mickie Dee dando todo en su batería ya eterna, pues siendo el miembro de la banda con menos tiempo en ella ya lleva 18 años en ella. Aquí Lemmy canta en algún tono mas bajo, pero sin dejar su tan peculiar sello.

El principal protagonista en «Get back in line» es Phil con unos punteos muy apropiados dentro del tema después de cada párrafo cantado. Un tema como tantos muchos de las cabezas motoras.

Es el turno de «Devils in my hand» en mi opinión el mejor corte del álbum junto con el siguiente. Este parece creado para el directo con el estribillo cantado con segundas voces y frases míticas como, No body is crazy like me, que dice mucho del espíritu que profesa el mítico vocalista. «Rock N roll music» Es el otro trallazo del que os hablaba, el título dice todo sobre él y al igual que el anterior también tiene frases reveladoras sobre su sentido como, Rock N Roll music is the true religion.

Llegamos a «Waiting for the snake», mas dura y oscura (sin tan siquiera acercarse a temas de discos como Orgasmatron) que las dos últimas quizá sea el tema que mas está de relleno hasta ahora. «Brotherhood of man» es el corte mas largo del disco, poseyendo este ese parecido a orgasmatron mencionado antes, y por supuesto la consiguiente oscuridad.

El comienzo de «Outlaw» (hasta que la voz de Lemmy hace presencia) parece de alguna banda etiquetada a otro estilo de rock, lo cual demuestra que como dice el refrán «no solo de pan vive el hombre» es decir que se atreve a probar con cualquier vertiente, además es un tema rápido para casi todos los instrumentos. Merece la pena destacar el enorme esfuerzo de Mickie Dee en su batería, tremenda durante todo el tema y todo el disco.

«I know what you need» Es una estructura clásica dentro de las composiciones de las cabezas motoras, un corte de excasos tres minutos pero realmente intensos de principio a fin.

La escogida para cerrar el plástico es «Bye bye bitch bye bye», otro tema rápido y crudo directo a los oídos de quien quiera hacer buen Headbanging con un tema que contiene todos los elementos que han hecho de Motörhead la inmortal banda que es hoy.

El álbum tiene buena presentación en digipack, un libreto interesante con todas las letras y un largo etc. Personalmente creo que es un disco mejor que Motorizer, mas elaborado y mas animado, y en calidad de producción muy cercano a Kiss of death, pero de vez en cuando se echa de menos el sonido crudo de los ochenta, y en muchas ocasiones en este The world is yours lo han conseguido.

Temas:

1.- Born to lose
2.- I know how to die
3.- Get back in Line
4.- Devils in my hand
5.- Rock N roll music
6.- Waiting for the snake
7.- Brotherhood of man
8.- Outlaw
9.- I know what you need
10.- Bye bye bitch bye bye

Crítica de Sergio Subijana de Metal Symphony

Artículos Relacionados