Los suecos Sabaton tienen disco nuevo. Se espera mucho de una banda original de una tierra donde sobre todo predomina el metal extremo, y se aleja de lo comercial de allí.

En 1999 se formaron, y desde entonces con pausas en el tiempo han ido trabajando hasta que en 2005 encontraron una estabilidad, y despues de varios álbumes de estudio han editado Coat of arms y este es el resultado.

Puntación: 7/10
Crítica de Sergio Subijana de
 Metal Symphony

Empezamos con el tema que da título al álbum. A quien no conozca el grupo enseguida va a notar influencias de varias bandas como es el ejemplo de Running wild. Una batería rápida con un ritmo difícil de seguir aunque un poco monótona nos vamos a encontrar en este primer tema, comandando la velocidad del mismo. Llevando el mando de la majestuosidad el teclado hará las delicias de los amantes del buen Power, y desde luego a la voz un Joakim que en algunos pequeños aspectos nos recordará a Mr. Boltendahl.

«Midway» Comienza muy poderosa y con muchísima fuerza con un bajo que cada vez que entra en la canción le da muchísima energía al tema, y desde luego una buena guitarra que en ningún momento se queda atrás.

Es un dato realmente curioso que el corte más largo del LP sea este «Uprising» con no llega a 5 minutos. Y sin embargo es un corte mas lento que los anteriores, bajando la velocidad del disco a un medio tiempo, dando la sensación de ser el tema que sonaría en una película de guerreros antiguos en la escena en que se están concentrando para una nueva batalla.

Para «Screaming eagles» deciden empezar con unos enormes coros de protagonistas. Hasta que entra para el papel principal la velocidad, de nuevo comandada por rapidez de un doble bombo que va a presidir todo el tiempo el corte, incluso en una pequeña rebaja (descanso) allá hacia el minuto 2:15.

El otro tema cercano a los 5 minutos es «The final solution», siendo de nuevo notable el hecho de que otra vez baja la velocidad del disco notablemente a un medio tiempo. Pone toda la melodía del corte un teclado que solo se deje oír como protagonista cuando la voz de Joakim está apagada. Un gran tema completamente épico y alejado del power clásico, siendo en momentos bastante notable la influencia de los ochenta.

En «Aces in exile» regresamos al power, pero un poco más lento de lo que estamos acostumbrados. Este tema es posible que nos recuerde a trabajos de Axxis pero por supuesto con el sello tan personal de Sabaton.

Atención a «Saboteurs», pues nos ofrece un comienzo muy interesante a estas alturas de plástico. Es posible que sea el tema en el que la guitarra se hace mas presente y un buen preludio a «Wehrmacht». Otro corte que sorprende desde el comienzo pues a base de hachazos combinados con el teclado, nos acabará trasladando (en el aspecto melódico) al Egipto antiguo.

Heavy, puro heavy nos da «White death» a su comienzo, y aunque durante su desarrollo el tema nos lleve al verdadero género que mueve a la banda, es lo que necesitaba el disco para reavivarse. Pues peca de monotonía, aunque en mi opinión de manera totalmente involuntaria.

Un pequeño homenaje a Judas es «Metal ripper», ya que las primeras notas del tema son las primeras notas de la estupenda «The ripper» de los sacerdotes.

El disco es completo y compensado, pero peca sobre todo de dos cosas, una de ellas es que se llega a hacer monótono y casi se adivina de antemano lo que va a hacer cada instrumento sobre todo en el aspecto de la batería, y la otra es que se llega a hacer corto debido a la poca duración en general de sus temas.

Por lo demás, está muy bien montado y desde luego no es una banda que se merezca quedarse en el tintero. Sabaton para los entendidos en el género no es una banda más, como prueba ahí están los diez años que llevan tocando, aunque su primer disco oficial como tal date del 2005.

Temas:

1.- Coat of arms
2.- Midway
3.- Uprising
4.- Screaming eagles
5.- The final solution
6.- Aces in exile
7.- Saboteurs
8.- Wehrmacht
9.- White death
10.- Metal ripper

Crítica de Sergio Subijana de Metal Symphony

Artículos Relacionados