Desde Noruega llegan Triosphere, una banda joven y con mucha fuerza y ganas de alcanzar puestos muy altos en el mundo del metal. Y para muestra un botón, este nuevo álbum es sangre fresca para los que amamos este mundo y no va a dejar indiferente a nadie.

Cuando me dijeron que tenía que hacer la review de este álbum, la verdad no me hizo mucha gracia. Era un grupo del cual lo único que sabía es que eran Noruegos y asocié directamente esa idea con el metal extremo. Pero nada más lejos de lo que pensaba, puesto que el grupo ofrece una mezcla de melodía con puro heavy, además de meter muchos matices de otros estilos. Lo hemos escuchado varias veces y este es el resultado.

Crítica de Sergio Subijana de Metal Symphony

 

La intro del álbum, “Ignition”, nos hace presagiar que va a ser un disco con muchos matices progresivos y desde luego en el momento que coge velocidad, matices de la música que se suele exportar más de las tierras del norte que es de donde vienen.

Nos encontramos de primeras “Driven” un tema que a primera vista nos da buen heavy con buenas dosis de guitarreo hasta que entra la voz de Ida Hauckland, cantante y también maestra de las cuatro cuerdas en la banda (voz que nos recordará en buena medida a la de la denominada diosa del metal Doro). Un verdadero puñetazo en la cara este primer tema por la enorme fuerza que posee.

“Human condition” Comienza más lenta que la anterior, llega a un medio tiempo que ofrece muchísimas posibilidades para jugar con la canción sobre todo a la hora del directo, un tema que a buen seguro harán corear a todos los seguidores de la banda.

En el siguiente corte me llama la atención el nombre “Death of Jane Doe”. Investigando quien era Jane Doe, descubro para mi sorpresa que es el nombre que se emplea en los hospitales para llamar a las mujeres sin identificación. Un corte claramente con muchos cambios de ritmo, que no dejarán a nadie indiferente y desde luego lleno de ternura a pesar de la velocidad que posee en algunos puntos del mismo.

“Marionette” Nos da al principio una media balada con Ida cantando con muchísimo sentimiento. Os merecerá prestar atención a la parte instrumental allá por el minuto 2:40.

Vamos con el tema que da título al álbum. Con un comienzo progresivo parece que quiere mostrarnos la auténtica cara de la banda, e Ida llegando a cantar en unos registros más suaves que en otros temas de diferente envergadura.

“The anger and the silent remor” Es uno de los dos temas más largos del álbum con casi seis minutos y medio. Un corte progresivo, y con un cambio de ritmo bastante fuerte pero que a pesar de su brusquedad entra de manera exquisita dentro de la canción, gracias a la suavidad con la que entra en el tema la voz, y que enseguida vuelve a su posición original. En opinión de un humilde servidor el mejor corte del LP. Una joya que no necesita ser pulida, y que desde luego tiene que darse a conocer.

Continuamos con “Watcher” aparentemente con un comienzo más vivo que la anterior, añade al álbum mas matices que hasta ahora no eran visibles en las intenciones de la composición. Y son los de cierto ambiente Hardrockero, incluso con un solo de guitarra digno de cualquier banda de la NWOBHM.

Tralla pura tralla tenemos en el principio de “Twenty one” , bajando el ritmo hasta un medio tiempo enseguida. Quizá un corte un poco más de relleno pero bien metido para entrar en el otro tema más largo del disco, “Worlds apart”. El cual nos ofrece la velocidad del mejor Power con dosis de Speed-metal. Ida canta aquí más inspirada que nunca, ofreciendo y añadiendo al disco un poderío que hace que aumente su categoría.

“The last heaven” es la salida del disco, un corte instrumental y también progresivo de más a menos bien acoplado a lo que ha sido el álbum.Como extra nos regalan “Echoes”, otra barbaridad instrumental acústica con chelo incluido.

El disco en general, tiene un poquito de todo. Y si queréis que os diga la verdad lo más sorprendente será si no triunfa como se merece. Porque desde luego es de lo mejor que se ha hecho en este año 2010 hasta ahora. Ojalá lleguen muy lejos estos noruegos de origen, ya que ha habido grupos que con plásticos de peor calidad han llegado a mucho, y os aseguro que este álbum atesora calidad a raudales.

Trabajo sobre todo es lo que se ve en una banda, que si tiene la buena suerte de tener un buen patrocinador y un grupo conocido que los quiera llevar consigo de gira por Europa a buen seguro serán en un futuro unas grandísimas estrellas del mundo del metal.

Temas:
1.- Ignition (Intro)
2.- Driven
3.- Human condition
4.- Death of Jane Doe
5.- Marionette
6.- The road less travelled
7.- The anger and the silent remor
8.- Watcher
9.- Twenty one
10.- Worlds apart
11.- The last haven (Outro)
12.- Echoes

Crítica de Sergio Subijana de Metal Symphony

Artículos Relacionados