Músico, compositor, director de cine, caricaturista… No se puede negar que Robert Cummings (nombre real de Rob Zombie) es un polifacético artista al que no se le puede atribuir aquello de «El que mucho abarca, poco aprieta», pues las críticas generales por todo lo que hace son en general bastante positivas.

«Hellbilly Deluxe 2»   supone el reencuentro de Zombie con el mercado discográfico tras casi cuatro años dedicado al cine, donde ha dado rienda suelta a su pasión por el Slasher dirigiendo obras como las dos partes de la revisión de la saga «Halloween», ampliamente aclamada tanto por crítica como fans.  En un tiempo en el que tan de moda están las sagas o revisiones de obras pasadas, el artista ha elegido hacer una segunda parte del álbum con el que debutó en solitario tras la disolución de «White Zombie» y que tan buenos resultados obtuvo en su día.

Al igual que su predecesor, «Hellbilly Deluxe 2» es un homenaje al cine de Serie B, incluyendo retazos de trailers o diálogos de algunas películas. Un bizarro pastiche de zombies, monstruos, licántropos y ciencia ficción de la de decorados a base de cartón piedra y papel de plata, que hará las delicias de los amantes del género. Sin embargo, se separa del primer álbum en cuanto a la base musical, estando esta segunda parte inspirada en el primigenio rock y punk de los setenta, con una producción a base de sucios guitarrazos y voces distorsionadas en su mayor parte, no dando cabida a la influencia tecno y electrónica del primer «Hellbilly Deluxe».

Así por ejemplo, tenemos referencias a los primeros Black Sabbath, como «Jesus Frankenstein» (conservando en parte los ramalazos industriales de sus comienzos) o «Virgin Witch» (esta última más psicodélica), o las rockera y muy bailonas  «Sick Bubble Gun» (potencial segundo single) y «Werewolf Women of the S.S.» (del mismo título al falso trailer que Zombie dirigió para aquella gamberrada llamada «Grindhouse» ideada por Robert Rodríguez y Quentin Tarantino) donde el sólo de guitarra es calcado al de la banda sonora de «Pulp Fiction» y siendo de lo mejor del álbum.

También hay concesión para el rock sinfónico de mano de «The Man Who Laughs»,  muy melódica gracias a los samplers orquestales, sorprendiendo el sólo de batería que dura casi cinco minutos hacia la mitad. Por el contrario, temas como «What» (primer single cuyo vídeo lleva disponible varias semanas) o «Dream Factory»  bien podría ser parte del catálogo discográfico de Iggy Pop y los Stooges.

No terminan aquí las influencias musicales, ya que «Mars Needs Women» mezcla el country con el metal industrial, «Werewolf Baby» es un compendio del rock&roll y hard rock setentero (que suena a una mezcla de Aerosmith, Rolling Stones y David Bowie que tira de espaldas), «Burn» es un auto homenaje a sus primeros años con White Zombie y «Cease to Exist» (mi favorita del álbum junto a «Werewolf Women of the S.S.» y «The Man Who Laughs») con la que paga tributo a uno de sus ídolos y amigo personal, el señor Alice Cooper, no sólo en cuanto a lo musical, sino en la forma de cantarla y modular la voz (es que parece el mismo Fournier, ya veréis).

La presentación gráfica del álbum es totalmente acorde al contenido sonoro, llena de dibujos (a medias entre lo macabro y lo cómico) y fotos en decorados que bien habría querido el mismísimo Edward Wood Jr. para rodar. Sin duda, un buen producto para aquellos amantes del Slasher, la Serie B, el cine de la Hammer y, por supuesto el buen rock. Una buena recreación del cine  y rock clásicos que a nadie dejará indiferente.

J. José Jiménez.

Lista de Temas:

  1. Jesus Frankenstein
  2. Sick Bubble-Gun
  3. What?
  4. Mars Needs Women
  5. Werewolf, Baby
  6. Virgin Witch
  7. Dream Factory
  8. Burn
  9. Cease to Exist
  10. Werewolf Women of the SS
  11. The Man Who Laughs

Artículos Relacionados