Será para este otoño, cuando a Enrique Villarreal se le escapen de la mano una buena colección de escritos acompañados del aleteo libre de un nuevo disco compuesto de ocho canciones. Un trabajo conceptual que amplía el universo creativo de El Drogas y lo legitima como el poeta de la voz rasgada.
 
Será ya mismo, en octubre, y serán, tanto un cuidado y voluminoso libro-disco, como la lujosa edición ampliada del material sonoro en formato vinilo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.