Décimo ataque de Soulfly con este Archangel, segundo disco con el que Max Cavalera cuenta con su hijo Zyon a la batería en el lugar que un día ocupase su hermano Igor con Sepultura, y que aún lo hace cuando se trata de Cavalera Conspiracy. Segundo también en manos de Nuclear Blast tras el paso de Soulfly desde la clásica Roadrunner Records. La producción ha corrido a cargo de Matt Hyde, conocido por ser productor de cabecera de Monster Magnet o por trabajar con Slayer o Hatebreed por poner ejemplos más del palo. Este disco supone además la salida de Tony Campos al bajo, partiendo hacia Fear Factory.
Crítica de Manu «Osouso» Alonso de Metal4All.net
Vamos como siempre con los temas de Archangel. “We Sold Our Souls to Metal” promete con un arranque en blast beats y un buen estribillo, que acaba arruinando un poco el tema porque la línea vocal está hecha básicamente de eso, de esas 6 palabras repetidas constantemente. “Archangels” es un tema más largo y elaborado, más interesante, dentro de un disco de 10 temas y 36 minutos, lo que deja a bastantes por debajo de los 3 minutos. En estas condiciones, encontramos a unos Soulfly con la voluntad de no eternizarse con las repeticiones mecánicas de los punteos de Marc Rizzo, que se centra en comprimir sus líneas de guitarra.

“Sodomites” encaja con el tono de la portada, repitiendo unos coros apocalípticos bajo las melodías vocales, mientras que “Ishtar Rising” parece pedir un poco más de desarrollo más allá de su recortada duración. “Live Life Hard!” arranca con Max acompañado de Matt Young de King Parrot cantando en unos agresivos tonos agudos, más allá de lo que es habitual en su rango vocal, para dar con un buen tema muy orientado a directo, con un estribillo gritón a más no poder.

“Shamash” vuelve a repetir arreglos similares a temas anteriores (el rollo de coros apocalípticos), mientras que “Bethelems Blood” se adorna con guiños a las trompetas de Belén para centrarse en el conflicto Palestino. “Titans” tiene uno de los riffs más adictivos de todo Archangel (en ocasiones pelín repetitivos). “Deceiver” y “Mother of Dragons” se van con efimeridad, dejándonos una sensación agridulce.

Con Archangel, Soulfly han intentado cargar de oscuridad un disco corto, con menos sensación de repetitividad que cuando ponen en bucle esos punteos industriales marca de la casa. Aún así, y pese al esfuerzo de Max a la voz y a lo agresivo del tono general, las líneas tanto vocales como melódicas resultan algo clónicas entre temas. No hay por ejemplo un tema como Prophecy. Corto no implica mejor, y con Archangel echamos de menos incluso a los Soulfly más experimentales. Pelín pesado.

 
Tracklist:
 
1. We Sold Our Souls to Metal
2. Archangels
3. Sodomites
4. Ishtar Rising
5. Live Life Hard!
6. Shamash
7. Bethelems Blood
8. Titans
9. Deceiver
10. Mother of Dragons

Formación:
Max Cavalera – guitarras, voz
Marc Rizzo – guitarras
Tony Campos – bajo
Zyon Cavalera – batería

Crítica de Manu «Osouso» Alonso de Metal4All.net

Artículos Relacionados