Parece que no corren buenos tiempos para Motörhead y, en especial, para Lemmy Kilmister. El grupo inglés ha tenido que cancelar su gira europea, reprogramada para febrero, debido a los problemas de salud de su líder, cantante y bajista, a quien se le diagnosticó una diabetes en el año 2000. Así pues, los veintiún conciertos que tenían previsto ofrecer en el Viejo Continente, el primero en Glasgow (Escocia) el 13 de febrero y el último en Aix-Les-Bains (Francia) el 11 de julio, dentro del Musilac Festival, definitivamente no se celebrarán.

El grupo colgó una nota de prensa en su web y en Facebook comunicando este hecho…

 

Con gran pesar Motörhead tiene que anunciar la cancelación de su gira europea, prevista para febrero de 2014. Lemmy Kilmister, miembro fundador del grupo, ha hecho todo lo imposible para superar una serie de problemas relacionados con la diabetes. Aunque ha habido un progreso indudable, Lemmy y el grupo fueron apercibidos por los médicos que todavía era demasiado pronto para hacer una gira completa y así, por un mejor futuro, la banda y Lemmy a regañadientes han aceptado cancelarla. Nadie lo está pasando peor que Lemmy, que siente la irritación y las molestias de cada ticket comprado y cada medio de transporte ya pagados con antelación por los fans antes del comienzo de la gira. Al ser un guerreo de la carretera durante más de cincuenta años seguidos es igualmente angustioso para él no poder ocupar la parte superior del autobús de la gira (su casa espiritual), pero Lemmy reconoce que su salud a largo plazo es lo prioritario. No hace falta decir que Lemmy se disculpa profundamente por los inconvenientes causados, pero quiere que todos sepan que él sigue en el camino hacia una completa recuperación y que el pronóstico a largo plazo es muy bueno.

Las alarmas sobre los problemas de salud de Lemmy, al que se le había colado un dispositivo en el pecho que controlaba su ritmo cardiaco, saltaron el verano pasado cuando Motörhead cancelaron los conciertos que tenían, salvo el del Wacken Open Air, por un supuesto hematoma, pero al final tuvieron que marcharse del escenario al sentirse indispuesto el bajista y cantante.

El futuro de Motörhead, que sacó nuevo disco el 21 de octubre, el vigésimo primero de su carrera, con el título de Aftershock, está en manos de la recuperación de Lemmy, que cumplió 68 años en diciembre. Todos deseamos su pronta recuperación y volver a escuchar su grave voz y el sonido de su distorsionado bajo a todo volumen.