¿Irá a la tercera la vencida para los australianos o seguirán relegados a un nada desdeñable segundo plano en el contexto rockero mundial? Será el tiempo, y la gira de este álbum, los que contesten esa pregunta; nosotros, de momento, nos contentamos con disfrutar de la energía contagiosa de ‘Black Dog Barking’.

Puntuación: 8
Crítica de Juan Destroyer de
 MariscalRock.com

 

 

El coro inicial de “Ready to Rock” nos jalea para comenzar la juerga, pues como declaraba el cantante y guitarrista Joel O’Keeffe para La Heavy: “Tómate una birra y pásalo bien, que el disco hará su trabajo”. Sí, porque Airbourne no es una banda para la introspección, sino para darlo todo cuando sales de marcha. Cualquiera de las canciones de este disco serían buenas para un sábado a la noche, aunque siempre hay unas que te ponen más que otras, y en este caso he de señalar que con el single “Live It Up” se ha acertado de pleno, porque está destinado a convertirse en uno de esos temas que Airbourne van a arrastrar por los escenarios del mundo durante toda su existencia. Arranca contenido, con un sugestivo riff en las cuerdas agudas, el sonido de un bombardero a punto de estrellarse lo hace despegar, volando raudo desde ese momento hacia un puente que quita el hipo, tanto que hasta me sobra el estribillo.

Su sonido no ha evolucionado nada, siguen siendo los mismos idólatras de los hermanos Young en versión más ruda, y en el caso de “Firepower”, en cuanto me he despistado un poco estaba cantando “Givin The Dog A Bone”. Bandas como esta son las que congracian a los que piensan que todo lo bueno está ya inventado con los que, como yo, tenemos siempre una oreja puesta en lo clásico y otro en los que han de recoger el relevo. En el caso de Airbourne, nada nuevo bajo el sol, pero qué bueno es tostarse al son de este ‘Black Dog Barking’ cuyo tema título empieza con el sonido de un jack al enchufarse a la guitarra con los potenciómetros de instrumento y ampli subidos, eso que cualquier tiquismiquis del sonido te habrá dicho mil veces que no hagas para que no sufran los conos, y que a ellos les sirve para reafirmar la salvaje naturaleza de su música.

La versión digipak del disco contiene tres temas extra –“Jack Attack”, “You’ve Got The Skills (To Pay The Bills)”, “Party In The Penthouse”- y un segundo CD con el audio de su última actuación en Wacken.

Crítica de Juan Destroyer de MariscalRock.com

Artículos Relacionados