Se nos quedan cortos todos los adjetivos para describir lo que tuvimos la suerte de vivir en las dos noches consecutivas en las que la banda madrileña quiso darse el gusto, y dárnoslo a nosotros, de rendir tributo a su discografía, a su público, a la carrera siempre arriesgada que han llevado y que desembocó en dos actuaciones plagadas de energía, sudor, saltos, golpes… de canciones y sobre todo de actitud, una actitud sobre el escenario que llenó por dos veces una sala que acabó inundada de sudor y alucinada con una banda a la que algunos han tratado de ningunear y cuya respuesta sobre las tablas es simplemente asesina.

Crónica de Jorge Bobadilla de RocK 2.0

Tenemos que ir por partes ya que los dos actos de esta demencial representación fueron bastante distintos aunque desde ya he de decir que la planificación de los repertorios, aunque siempre eches algo de menos, me pareció excelente.

En el primer acto teníamos también la grabación en DVD de lo que está siendo la gira de ‘Insomnio’, y si pudiera yo ya lo tendría reservado en la tienda porque con una chispa que hubiera saltado en la sala todo habría salido volando por los aires. Es evidente que los dos discos a los que se iba a rendir especial tributo en las dos jornadas tienen caracteres diferentes, y para la primera tocaba la locura del ‘Insomnio’ que se desató de principio a fin, empezando por “Torturavisión” y terminando con “Odio”, dejando a su paso un reguero de saltos, criminales walls of Death en los que Molly y Luis parecían Moises dividiendo el Mar Rojo con un simple gesto, tal fue el caso en “Muérdesela” primero y más tarde con “Lacabra”, este incluyendo al vocalista entre las tropas, y una fuerza y entrega por parte de los dos guitarristas de forma constante que contagiaron desde el primer acorde a la abarrotada sala.

Espectaculares en sí fueron “Quién Cree Que Raquel Se Suicidó” y “Antes y Después”, que fueron creando la intensidad necesaria para que cada vez que los protagonistas se lanzaron sin pensarlo dos veces al público navegaran sobre nuestras cabezas sin perder el compás de su ejecución en una locura irrefrenable.

Las luces se portaron, el sonido simplemente perfecto, el escenario bien vestido para la ocasión con sendos carteles del álbum en cuestión y en el centro y primer plano de la escena un pequeño podio que más bien parecía un trampolín desde el que sobre todo Molly y Luís no se cansaron de propulsarse para deleitarnos con sus vuelos por el escenario, aunque cual Harrier no es que necesiten demasiado espacio para despegar.

Cerrado el tiempo de ‘Insomnio’ la banda se retira del escenario aclamada por su público para dar paso a la intro del otro disco que nos anunciaron que entraría por derecho propio (en las votaciones que realizaron con los fans) en la gira, ni más ni menos que ‘El Inferno’.

El estallido de “El Mejor Amigo de Nadie” prolongaba la intensa descarga y el calor que estábamos sufriendo, subrayado por el vocalista en alguna de sus intervenciones para agradecer la asistencia y la entrega del público.

Detalles que se sumaron en la actuación, además de alucinar con la capacidad de registro de Molly que fue palpable al pasar de un disco a otro, por ejemplo fueron el cambio que dio este al estribillo de “Lárgate Despacio” acabándolo en un “os quiero” al que alabo la intención, pero quedó un poco… digamos light, y ya en lo realmente destructivo (que es lo que nos gusta) teníamos la tremenda “Denuncio a Dios” en la que toda la sala se agachó para sentir aun más el inferno y reventar propulsados desde el suelo y que justo después con “Vivir Es Una Ilusión” Luis se lanzara a surfear al público una vez más mientras Molly atacaba recorriendo los laterales de la sala en unas de sus inagotables carreras. El sudor amigos, protagonista también de la noche, caía exprimido de la camiseta del vocalista…pero todavía quedaba más. Y qué final. No nos íbamos a ir sin tener algo de actualidad de la banda y la elegida fue “Un Mundo En Pausa” tema que por inesperado quizá debido al repertorio anterior cayó como bola de demolición en casa de barro. Pero Molly quería “darse una vuelta por Madrid” y le descubrimos al fondo de la sala, por un lateral lanzándose al público para llegar al escenario sobre nuestras cabezas y que “Irracional” terminara de reventar aquello definitivamente y como en las mejores ocasiones… si es que hubo una mejor, porque yo no recordaba un concierto así desde hacía mucho tiempo.

Empapados y seguramente magullados emprendemos el camino a casa para recuperar fuerzas de cara al segundo acto. Lo dicho, ese DVD que me lo vayan guardando.

SETLIST ‘INSOMNIO’

Torturavisión
Tu Medicina
Dementes Cobardes
Quien Cree Que Raquel Se Suicidó
1998
Antes y Después
Muérdesela
Dónde Duermo Hoy
Mal
Tan Simple Como Decir No
La Cabra
Odio
El Mejor Amigo de Nadie
Buena Suerte
Mi Nombre Es Yo
Lárgate Despacio
Miserable
Denuncio a Dios
Vivir Es Una Ilusión
Un Mundo En Pausa
Irracional

Crónica de Jorge Bobadilla de RocK 2.0