Que de momento no pasa por España, por cierto, aunque dudamos que finalice la temporada estival sin que ningún promotor se los haya traído a alguno de nuestros festivales. Así de entusiasmada se muestra Anette Olzon: “Estuvo muy bien volver a ponerse delante del micro y escuchar lo que el resto de los chicos habían estado haciendo en días anteriores. Tenemos algunas cosas muy bonitas planeadas y siempre es interesante escuchar si funcionan, y sí, lo harán.

Cantar las canciones de ‘Imaginaerum’ por primera vez en el local fue interesante, y siempre es también interesante comprobar que las que pensaba que serían sencillas en directo tienen su dificultad y que sin embargo aquellas que creía que me costarían me salen con facilidad. Pasa siempre, y algunas canciones parecen cobrar vida propia cuando empezamos a tocarlas en el local de ensayo.»

 

«El primer día ensayamos muchas horas porque lleva algo de tiempo hacerse con las canciones, al siguiente todo sonaba mejor. Empezamos a meternos más y más en cada una de ellas, dejar ese día atrás me hizo sentir recompensada y esperando ensayar ayer con nuestro querido Troy (Donockley, el encargado de la instrumentación celta) que se unió a nosotros completando el grupo. A mí personalmente Troy me da paz y positividad, todo se vuelve más entretenido, la música fluye y nos divertimos tanto durante el día”.

La banda ha terminado ya su primer tramo de ensayos y volverá a la carga en enero.

El segundo álbum con Anette como cantante, ‘Imaginaerum’, sale mañana 2 de diciembre a la venta.

 

Artículos Relacionados