Dez Fafara y sus Devildriver al frente, vuelven por la puerta grande con una bestia gigante. Los hijos extremos de California han titulado a esta nueva paliza de Death Metal, Metalcore y Groove Metal con el nombre de “Beast”, una bestialidad, tal y como es. El disco suena monstruoso, inmenso. Los 12 cortes que forman este trabajo, distribuyen una dosis letal intensificada con una agresión y una dureza sin precedentes.

Puntuación: 8,6
Crítica de Francisco J. Román y Patrick Rodríguez de Trueno Metálico

 

En el período previo a su publicación, cualquier artista sigue expectante ante ese entusiasmo creado sobre su música. Finalmente y con el disco en mis manos, sólo puedo decir que bravo. Dez Fafara vocalmente ha ganado mucho, la bestia interior que lleva dentro, engulle todo a su paso, demostrando una realidad muy patente e imposible de pasar por alto. La música de Devildriver sigue arrasando, y muestra de ello, la encontraremos aquí.

“Beast” es un álbum que puede arrasar en vivo, las doce pistas que lo componen llevan un ritmo abrasador que te consume por dentro. Las canciones están llenas de capas gruesas, y son especialmente potentes y agresivas; aunque el álbum exhala agresividad por los cuatro costados, la melodía esta patente en todas partes. La producción suena trascendental y certera, para esta ocasión se ha contado con la colaboración de Mark Lewis (Trivium, Chimaira) y Andy Sneap (Machine Head, Megadeth, Exodus, Arch Enemy) quien se encargó de la mezcla de audio del álbum y le dio al cd un sonido moderno y agresivo.

Las líneas de guitarra avanzan con claridad, desfasando y arrasando todo a su paso; así comienza “Dead To Rights”, metiéndonos la tralla y la consistencia por las venas, una furia descomunal aturdidora donde no faltan los hilitos de melodía, así como la pegada brutal por parte de Fafara; mostrando el nuevo lavado de cara de Devildriver. Velocidad y constancia para retomar el camino perdido años atrás, “Bring The Fight (To The Floor)” tiene un trabajazo detrás impresionante, la labor vocal es exquisita, que acoplada a los bombos, platillos, riffs, más un estribillo desolador, raja directa al cuello.

“Hardened” se presenta de forma pálida sobrevolando el entorno, para ofrecer otro entramado soberbio de voces y guitarras; una locura total; ahora le toca el turno a la acústica sinfonía melódica de “Shitlist”, con un toque más comercial, y a su vez más pegadiza; aunque por poco tiempo, ya que las guitarras y el estruendo de su conjunto, vuelve a hacer de las suyas caminando hacia un final hermoso con unos delicados florecimientos afines.

El comienzo de “Talons Out (Teeth Sharpened)” me ha parecido distinto al resto de temas, algo que jamás había presenciado anteriormente; la capa gruesa de guitarras y los solos acontecen un séquito estruendoso y oscuro en esta nueva propuesta de los americanos. La andanza terrorífica hace aparición en los siguientes cortes; con cierto aire psicópata y desquiciante nos adentramos en el mundo de “You Make Me Sick” cruel, “The Blame Game” o “Black Soul Choir” cual alma oscura en una noche llena de oscuridad y muerte; tal ambiente resulta desconcertante, recordándome en ocasiones a los primeros álbumes de Slipknot, como una paranoia asfixiante pero menos desbocada en esta ocasión.

Volvemos para atrás y cogemos el relevo de “Coldblooded” uno de los temas clave del álbum, que te dejará con ganas de más. ¡Escuchadlo!. “Blur” juguetea con los tempos, entrecortándose a medias y recubriéndose de pasajes progresivos enlazados unos con otros. “Crowns of Creation” con un ego al death melódico y velocidad a raudales, consigue sacar esa fiera oculta. “Lend Myself To The Night” supone la despedida final, volviendo a meter el dedo en la yaga y eyaculando con unos riffs más secos, incluyendo en sus fauces algunos interludios acústicos escalofriantes.

Para ser honesto, nunca me he considerado un gran seguidor de Devildriver, pero tanto yo, como mí otro compañero, autor de la mitad de esta reseña, estamos encantados con este discazo. Es tal la calidad que recoge “Beast”, que es casi imposible no caer rendido ante sus pies. La fortaleza de este compacto nos deja muy claro, que aún hoy día, existen grandes esperanzas para el metal actual; y Devildriver no necesitan de experimentos extraños para conseguirlo. “Beast” es hasta el momento, el mejor discípulo que define el concepto de Devildriver, tanto la portada como el interior no tienen desperdicio.

Componentes:

Bradley “Dez” Fafara – Voces (Coal Chamber)
Mike Spreitzer – Guitarra
Jeff Kendrick – Guitarra
Jon Miller – Bajo, Guitarra (Plague of Sheol)
John Boecklin – Batería, Guitarra

Tracklist:

01.Dead to Rights
02.Bring the Fight (to the Floor)
03.Hardened
04.Shitlist
05.Talons Out (Teeth Sharpened)
06.You Make Me Sick
07.Coldblooded
08.Blur
09.The Blame Game
10.Black Soul Choir
11.Crowns of Creation
12.Lend Myself to the Night

MYSPACE

Artículos Relacionados