El viernes 26 Hamlet conmemoró sus tres discos de oro con un concierto especial. El grupo madrileño recibió en la Sala Live de Carabanchel sus tres discos de oro “Revolución 12.111″, “Insomnio” y “El Inferno.

El cartel de entradas agotadas desde hacía días, hacía prever una noche muy especial. Tras agradecer a todos sus fans su fidelidad, comenzó un concierto lleno de intensidad y sorpresas.

Crónica de Cristina Jimeno de MariscalRock.com

 

 

Comenzaron su descarga con “Vivir es una ilusión “del disco Inferno. Canción potente y dura sobre lo que supone tocar fondo y encontrarse ante el desengaño absoluto. Tema en el que Molly modula magistralmente su voz mezclando melodía con gritos desgarradores. Susurrantes guitarras acompañan a la perfección a Molly.

A continuación el culmen de la desesperación “Denuncio a Dios” del mismo disco. Desgarrador ese grito en el que Molly pregunta ” Existe Dios o existo Yo “. ”Denuncio a Dios por no cumplir con lo predicó“. Impotencia ante aquello por lo que no se puede luchar acompañada de demoledoras guitarras.

Otro tema más de Inferno que cae “Mi nombre es Yo“ la desgarradora voz de Molly lanzando una entra vez YO, acompañada de las rugientes guitarras, son de tal intensidad, que duelen. La batería de Paco Sánchez funciona como una apisonadora para terminar el tema con los desgañitados gritos de Molly.

Toca cambiar de disco y de tema con ”Tortura Visión“ del magistral  Insomnio (álbum considerado por muchos “tratado patrio“ del metal nacional).

Seguimos con el mismo disco con la demoledora “Odio“ y su regusto a ese grupazo llamado Deftones. Con este tema el público enloqueció, poniéndose a botar como locos y a cantar el pegadizo estribillo del tema en cuestión.

Volvemos al disco “Inferno” con “Buena suerte “, uno de los temas “duros” sonoramente hablando. Sus demoledores riffs envolvieron y vapulearon a los allí presentes  dejándonos exhaustos y  calmados cual corderillos.

Pero la calma no duró mucho. Llega la denuncia a la violencia machista con “Muérdesela“ perteneciente nuevamente a esa obra maestra que es Insomnio. En este tema la sala estalló en un grito conjunto de rabia y crítica ante los maltratadores.

Por fin el disco ”Revolución 12.111” y el sonido de Pantera, hacen su aparición con “El color  de los pañuelos” encarnizada crítica al racismo.

Vuelta a “Inferno” y al  individuo con “No soy igual“ las melodías de guitarras envuelven la melancólica e hiriente voz de Molly. Seguimos con “Inferno“ con ”¿Por qué?” y esa fúnebre “Perdóname“. Enlazando con “No me arrepiento“ del mismo disco.

Regresamos a “Insomnio” con el sonido numetalero de  “Antes y después“.

Seguimos con ”Insomnio“ con “Tu medicina” haciéndonos sentir identificados ante esa impotencia general  al sentirnos en manos de cualquier desaprensivo.

De nuevo se desata la locura con “Habitación 106” de “Revolución 12.111” con preponderancia de la demoledora batería de Paco Sanchéz y los guitarreos de Kike y Alberto (que se ha adaptado maravillosamente al grupo y ha hecho que éste enriquezca su sonido aun más si cabe).

Recobramos  la denuncia social más dura ,“Insomnio” con “Dementes cobardes“, fuerte alegato contra la ideología nazi.

Llegamos a la recta final con “El mejor amigo” de Inferno y la arrolladora “Egoísmo”de” Revolución 12.111”, nuevamente baterías atronadoras y  penetrantes guitarreos que acompañan al grito desgarrador de Molly de “nacidos para morir, nacidos para sufrir“. ”Hemos puesto al limité a toda la tierra, espero que esta letra sirva como protesta”.

Destacar que para las últimas canciones invitaron  a Augusto Hernández (antiguo bajista  del grupo), Mart (vocalista de Estirpe) y Rown (vocalista de Infernoise, grupo al más crudo y puro estilo Pantera). Con este concierto demostraron que este grupo que comenzó su andadura en 1987, sigue y seguirá, buscando la canción perfecta.

Crónica de Cristina Jimeno de MariscalRock.com