Despatarrado me he quedado ante el imponente trabajo que se han sacado de la manga. Y es que aunque sus dos últimas obras eran de una factura excelente, quizás eran demasiado enrevesados, poco accesibles, y como consecuencia sufrieron un receso en cuanto a popularidad…

Puntuación: 9,1/10
Crítica de Àlex Sánchez Cerro de RafaBasa.com

Dividirías la trayectoria de RHAPSODY (elimino a partir de ya la coletilla de … OF FIRE), en tres etapas. La primera, con «Legendary Tales», y «Symphony of Enchanted Lands»: podríamos decir que fue la toma de contacto con algo que hasta ese momento no se había hecho en un estilo ascendente como el Power Metal, pese a tímidas incursiones de bandas como ANGRA. Pocos eran los que se pudieron resistir al encanto de la propuesta de los fetuchini estos, y más aún en una etapa que el  Metal estaba viviendo un momento dulce tras años de recesión.

El factor sorpresa, por supuesto se perdió, y se reinventaron con una propuesta más agresiva, ya que «SOEL», les salió, a pesar de algún tema muy directo como «Emerald Sword», demasiado complejo y recargado. «Dawn Of Victory» y «Power Of The Dragonflame» fueron dos puñetazos en la cara, con momentos de autentico paroxismo musical. Personalmente, encuentro en estas dos obras los mejores momentos de la formación.

La tercera etapa, era más barroca, más recargada, más compleja, demostrado que eran unos músicos increíbles: muestra de ello son la segunda parte de «SOEL» y «Triumph And Agony», un disco que mereció mejor suerte.

Sin duda alguna, el parón que supuso el fiasco comercial de «Triumph And Agony», les ha venido de fábula para comenzar una nueva etapa. Una nueva etapa, que recupera partes de sus inicios, cosa que a buen seguro alegrará a los fans de toda la vida.

Turilli se ha erigido como protagonista absoluto, dejándose de modestias y vuelviendo a mostrarse como una bestia parda a las seis cuerdas. Evidentemente, son punteos a todo trapo, que a muchos les sonará más de los mismo, a otros les sonará a un menda apellidado Malmsteen, pero otros más simples como yo, seguiremos alucinando.

Otro músico soberbio, es Fabio Lione, más potente y desgarrado que nunca, incluso más teatral, interpretando cada línea vocal, y consiguiendo una sutileza y elegancia que hasta ahora solo se intuía. Otro atractivo de este trabajo, es el contraste entre la labor vocal de Fabio, y la fiereza de un Turilli que parece cabreado.

Starapoli ha perdido protagonismo en las orquestaciones, no son un elemento protagonista, pero sin darnos cuenta siempre están de fondo creando ambientes. Eso si, se ha marcado un par de solos de teclado memorables, una faceta que debe explotar más en el futuro.

La base como siempre, impecable, sobretodo con un Holzwarth demostrando su valía, y es que para mí, es uno de los mejores dobles bombos del momento.

«Dark Fronzen World»: es la imponente introducción donde Mr. Lee nos da la bienvenida, y un coro se encarga de llenar el ambiente de tensión

«Sea Of Fate: entrada clásica, con tapping y virguerías varias de Turilli en una entrada apoteósica a cargo de Fabio, tan en forma como cabía esperar. Un tema evocador, casi podría decir que bonito si en mi diccionario entrara esa palabra. Unas melodías vocales muy tersas contrastan con el feroz ataque del señor Turilli, en su primer duelo fraticida contra Starapoli, que se destapa con un breve solo de teclado con sonido clásico, en la honda nórdica pero con su toque italiano, faltaría más.

«Crystal Moonlight»: en su inicio parece un tema clásico del maestro Malmsteen. Agresivo, quizás hubiera cuadrado más como tema inicial, ya que por su mala baba podría entrar en un trabajo como «Dawn Of Victory», y que por sus melodías vocales podría cuadrar en «Legendary Tales», aunque sus ritmos asincopados enlazan con su última época. Estribillo completamente brillante, y parte instrumental de locura con Turilli triplicando las armonías en una especie de canon desquiciante.

«Reign Of Terror»: increíble, alucinante y cualquier calificativo superlativo que se os pueda ocurrir, casarían a la perfección con un tema completamente imponente. Melodía sencillita de teclado, y unos coros que empiezan en susurros nos adentran en un montaña rusa de subidas y bajadas, con un Turilli otra vez increíble, haciendo lo que mejor sabe hacer. Fabio se atreve con voces guturales, en un tema oscuro y tan desgarrado que ofuscará a los menos fuertes… ¿puede que sea este tema algo parecido a aquel proyecto llamado «Rhapsody in Black» que desecharon en su momento?, puede que si. En fin, postraos ante esto, no hay más remedio.

«Danza Di Fuoco E Ghiaccio»: Mr. Lee introduce el tema medieval, como en su momento lo fue «Forest Of Unicorns» con sonidos de flautas que nos recordaran castillos, justas y toda la mandanga. Espero que si tocan esto en directo, no hagan como en la gira de «Power Of The Dragonflame», donde salía un menda con una careta haciendo que tocaba… Por supuesto  cantada en italiano auspiciado por percursiones y acústicas varias, con la flauta acompañando a Fabio en un corte que tiene una parte instrumental muy autóctona, una especie de Tarantella, sonidos con las que ya coqueteo Turilli en su carrera en solitario en  «New Century’s Tarantella» de su tercer disco.

«Ragin Starfire»: velocidad desbocada y otra vez un Turilli que vuelve por una senda muy inicial pero muy efectiva. Un tema cargado de clasicismo, donde los coros juegan un papel importante en un puente que nos adentra en un estribillo épico, con un Lione increíble. Starapoli se vuelve a emplear en un solo de teclado, una faceta que debería desarrollar más.

«Lost In Cold Dreams»: la pertinente balada. No llega a los límites de «Lamento Eroico» pero si muestra buena parte de la intensidad que esta banda es capaz de generar. Una copla con aire clásico en su estructura, y unas instrumentaciones sencillitas pero brillantes. Destacar una vez más, al señor Fabio Lione, una bestia parda oigan.

«On The Way To Ainor»: tempestad tras la calma en otro tema demoledor, que se corta de cuajo con la dramática entrada de Fabio. Constantes cambios de ritmo en un tema que podría entrar en la primera parte de «SOEL» por su pomposidad y épica, es un tema que dió nombre a aquello de «Hollywood Metal», una etiqueta que no nos convence a la mayoría. La parte instrumental, aunque parezca más de lo mismo, es una auténtica locura de velocidad y maestría a las seis cuerdas, que nos conduce a un final apoteósico. Todo un himno.

«The Frozen Tears Of Angel»: no podía faltar el tema extenso, donde los batiburrillos de ideas geniales y no tan geniales, se hermanan para formar un conjunto. Tras una introducción quizás excesivamente larga de casi tres minutos, un ahogado grito de Fabio nos introduce en un tema con una estructura compleja, y una labor instrumental que deja patente que estos mendas son unos músicos geniales. Con partes cantadas en italiano, estamos ante el tema donde las instrumentaciones cobran un mayor protagonismo, en un corte que enlaza con la propuesta de sus dos últimas obras.

Los dos bonus, la verdad es que dejan fríos, el primero es «Labyrinth Of Mandes», donde nos encontramos con diferentes melodías del trabajo, interpretadas de forma perfecta por Luca con la guitarra. El segundo es la versión orquestal de «Sea Of Fate».

Seguramente para unos será repetitivo, para otros será cansino, para otros falso Metal, y puede que incluso alguno permanezca impasible ante esta obra. Hay gente que vive en el error constante, y nada podemos hacer. El resto, los elegidos, seguiremos alucinando con una de las formaciones que en cierta medida revolucionó el concepto del Heavy Metal. Muy grandes, estos tíos son muy grandes.

Àlex Sánchez Cerro
alex_sanchez@rafabasa.com

Lista de Temas:

1. Dark Frozen World
2. Sea Of Fate
3. Crystal Moonlight
4. Reign Of Terror
5. Danza Di Fuoco E Ghiaccio
6. Raging Starfire
7. Lost In Cold Dreams
8. On The Way To Ainor
9. The Frozen Tears Of Angels
Temas Extra:
10. Labyrinth Of Madness
11. Sea Of Fate (Orchestral Version)

Artículos Relacionados