Después de la pequeña gira que los brasileños SEPULTURA daban por territorio nacional el año pasado y que excluía algunas ciudades importantes como la propia capital, el cuarteto volvía a la península enmarcado dentro de una gira realmente interesante que ellos mismos encabezaban con motivo del 25 aniversario ya del grupo…

Crónica de Jorge del Amo Mazarío de RafaBasa.com

…una pasada de años los que llevan ya esta gente dando guerra, y que les han granjeado la etiqueta de banda de culto, sobre todo por la importancia que tuvieron en su momento y los galones y status de los que gozan ahora y que, dicho sea de paso, seguramente no se correspondan con la calidad de sus últimos trabajos. Por suerte, y a pesar de ello, SEPULTURA siguen siendo SEPULTURA, lo que equivale a un conciertazo seguro, que fue el que nos dieron en la Heineken el pasado Martes, aunque antes habían pasado tres bandas de auténtico lujo para calentar la noche, y vaya que si lo hicieron, colocando el listón altísimo en todos los sentidos…

En primer lugar, tirón de orejas para quien corresponda, pues a pesar de que la apertura de puertas estaba anunciada para las 18 de la tarde y el inicio de la actuación de la primera banda para las 18,30, no fue hasta las 19,10/ 19,15 cuando se abrió la sala para que, con la gente todavía entrando, comenzasen a tocar unos ARMED FOR APOCALYPSE de los que jamás había oído hablar, y que a partir de ahora no sólo no olvidaré sino que tendré muy en cuenta para el futuro.

Espectacular el show que montaron los californianos en media hora de concierto, que resultó ser todo lo que uno espera de una banda telonera que además actúa en primer lugar de cuatro en total, bueno, lo que uno espera y mucho más, porque lo cierto es que al poco de comenzar con su descarga el ambiente en una Heineken con unas 100/ 150 personas era ya de asombro, eso el que no se estaba ya partiendo el cuello con una banda por cierto muy propicia para ello. Sonaron atronadores, casi perfectos diría, con unas bases que te oprimían el intestino grueso y unas guitarras oxidadas y crudas como pocas veces he escuchado, un sonido muy, muy apto para su sludge nada típico, lleno de cambios, pasajes opuestos, tempos acelerados y hasta partes más death que otra cosa, aunque si tengo que destaca algo por encima de todo lo demás eso sería sin duda los cojones, con perdón, que se dejaron los chavales encima del escenario, dándolo todo como si de su último concierto se tratase. Gratísima sorpresa la de estos ARMED FOR APOCALYPSE, a los que, reitero, habrá que seguir muy de cerca, pues al menos en su faceta de directo resultaron ser una auténtica máquina de matar.

Eran las 20,05 de la tarde cuando, tras un rato largo de cambio que hacía presagiar un gran retraso acumulado, HAMLET asaltaban el escenario de la Heineken con menos expectación por parte del público de la que yo me esperaba, sobre todo teniendo en cuenta que jugaban en casa y que presentaban, una vez más, eso sí, «La Puta Y El Diablo», por lo que diría que poquita gente de la que llenó la Joy hacía unos meses repitió en esta ocasión. Ante todo, tengo que reconocer que nunca fui un gran seguidor de este grupo, y que a pesar de ello me merecían un respeto que es mayor aún tras haberles visto por primera vez, pues la verdad es que se marcaron un auténtico conciertazo tan bueno como breve y que para el poco tiempo de que dispusieron lo supieron aprovechar realmente bien. El sonido fue, nuevamente, toda una delicia, y el grupo se mostró como la máquina de matar que es, con Molly llevando el peso de la actuación como el monstruo de escenario que es, uno de esos frontman vistosos, activos y que parecen querer comerse el mundo, como tiene que ser, y principal culpable de ese carácter de HAMLET sobre las tablas.

La pega es que me da que fueron ellos los que más pagaron el pato del retraso, y al final de su concierto lo más repetido y comentado fue la brevedad de un concierto que como digo fue realmente intenso y agresivo, una gran presentación. Por cierto, no entendí demasiado que durante su actuación, entre canción y canción, Molly dejase caer de vez en cuando alguna palabra en inglés, lo vi inapropiado y fuera de lugar.

Setlist HAMLET:

 

  • Egoismo
  • El Hábil Reino Del Desconcierto
  • La Tentación
  • El Traje Del Muerto
  • Creerse Dios
  • Siete Historias Diferentes

 

La sala comenzaba ya a mostrar un aspecto más que decente, y pocas de las 450/ 500 personas que al final poblarían la Heineken quedaban por pasar. Así, daban por mi móvil las 21 de la noche más o menos cuando en medio de un halo de sencillez CROWBAR se preparaban sobre el escenario para comenzar con la siguiente de sus primeras fechas en España en más de 20 años que tiene ya el grupo, lo que no me pareció que incitase a demasiada gente para verlos a ellos, o al menos creí que habría más ambiente entorno al primer concierto de los maestros del sludge de New Orleans en tantísimo tiempo, y lo cierto es que no fue así del todo.

CROWBAR abrieron con «All I Have (I Gave)», algo dubitativos, como decía, en medio de la sobriedad que les caracteriza, teniéndose que mirar los unos a los otros varias veces para comenzar el tema, un tema que por cierto, como el resto, sonó espectacular, con un sonido excelente durante toda su actuación que hizo que pudiésemos disfrutar de una de las grandes atracciones de la noche en toda su plenitud, pues a pesar de que por momentos se intuía algo de falta de ensayo, en general el cuarteto dio un muy buen concierto en el que sobre todo destacaría un grandísimo setlist (el de su DVD «Live: With Full Force» casi en el mismo orden + «Conquering») que hizo las delicias de quienes conocíamos sus temas y sirvió de muy buena toma de contacto para quienes no. Al final, la lección magistral de sludge duró algo más que el resto de teloneros, lo justo para que la sala terminase de poblarse para lo que venía después.

Setlist CROWBAR:

  • All I Have (I Gave)
  • I Am Forever
  • The Lasting Dose
  • New Dawn
  • Burn Your World
  • High Rate Extinction
  • Conquering
  • Planets Collide
  • Self – Inflicted

Finalmente pasaban cinco minutos de las 22 de la noche cuando se apagaba el alumbrado por última vez y empezaba a sonar la primera de las dos intros preparadas, por supuesto de su último «A-Lex», durante las que el grupo fue saliendo sin demasiada historia y que daban paso al frenético inicio con «Moloko Mesto», cuando cambió la película de la noche por completo. De repente, una sala que había permanecido estática tres horas se vino abajo, y no fue para menos, pues desde luego se trata de un tema pefecto para arrancar y el mejor para mi gusto de su último trabajo, todo con un sonido que como en el resto de la noche fue, sencillamente, perfecto, alto en su justa medida y nítido como pocos, distinguiéndose absolutamente todo. La cosa no quedó ahí, y lo que vino después, primero con «Arise», y después con «Refuse/ Resist» y «Dead Embryonic Cells» fue la auténtica locura, unos tres primeros temas con los que Derrick, Andreas y compañía se metieron al personal en el bolsillo para toda la actuación, un concierto muy, muy caliente de principio a fin donde no se paró de hacer moshpit y sobre todo ‘wall of death’, al que por lo visto la gente y el propio grupo terminó por cogerle gustillo…

Por cierto, me llamó mucho la atención (o quizás no tanto…) que el respetable acogiese igual de bien los temas más o menos clásicos y los más actuales, aunque lo cierto es que la sala presentaba un aspecto muy diferente al que suele presentar en bolos de thrash y death metal… Daba lo mismo que sonasen tres cortes seguidos de «A-Lex» como «Filthy Rot», «What I Do» y «Convicted In Life» (sólo en esta última me vine un poco más arriba), que sonase el «Attitude», con Derrick dándolo todo también a la percusión, como viene haciendo desde hace tiempo y como hizo en multitud de ocasones durante el concierto.

La parte que vino después resultó ser realmente especial para quienes echamos un poco «de menos» aquellos primerizos y revolucionaros SEPULTURA que hacía un death metal tan diferente en aquel primer «Morbid Visions», y fue nuevamente «Troops Of Doom» el tema en caer (no estaría mal rescatar algún que otro tema de ese disco para variar, véase «Crucifixion», «Show Me Your Wrath»…). Después la cosa siguió yendo de clásicos, y fue entonces turno para rescatar dos temas a modo de popurrí de su segundo «Schizofrenia», que sorprendentemente sonaron bastante a clásico, menos thrásicos que en su version original, como es lógico, pero bastante bien, con un público igualmente volcado que estaba disfrutando de lo lindo con el espectacular directo de esta gente, comandado como siempre pero Derrick y por Kisser, y es que desde luego Paulo no hizo demasiado por ello (le sigo viendo muy mayor…).

Con «Sepulnation» y «Slave New World» hubo un pequeño receso en lo que a intensidad se refiere, perfecto para que la gente terminase de volverse loca con el gran final que supuso el «Inner Self» y el «Territory» antes de los bises. Por cierto, aprovecho para comentar que eché de menos algo más del «Beneath The Remains», del que igual que como comentaba del «Morbid Visions», podrían rescatar algún que otro tema. Luego se apagaron las luces y al final no se hicieron de rogar, regresando para unos bises que para mí se resumieron en el «Roots Bloody Roots», que vió a la Heineken botar de lo lindo para despedir a unos SEPULTURA que me confirmaron una vez más que, te guste la época que te guste, rara vez defraudan en directo…

Setlist SEPULTURA:

 

  • Intro A-Lex IV
  • A-Lex I/ Moloko Mesto
  • Arise
  • Refuse/ Resist
  • Dead Embryonic Cells
  • Filthy Rot
  • What I Do!
  • Convicted In Life
  • Attitude
  • A-Lex II/ The Treatment
  • Troops Of Doom
  • Septic Schizo/ Escape To The Void
  • Sepulnation
  • Slave New World
  • Territory
  • Inner Self
  • Conform (bis)
  • Roots Bloody Roots (bis)

 

Jorge del Amo Mazarío