Siendo precavidos, llegamos a Hospitalet una hora antes de la apertura de puertas. Siendo Sábado Santo, intuíamos que no se acercaría demasiada gente al evento. Pero nos equivocamos totalmente. Cuando llegamos a la puerta del local la cola humana casi daba la vuelta a la manzana. Sorprendidos y ansiosos, esperamos hasta que la Sala abriera sus puertas para dar comienzo al gran show.

Crónica de Rebeca Jabonero de Metal Synphony

 

La apertura de puertas se llevó a cabo de forma puntual. Pero la organización de la cola y las medidas de seguridad de la sala respecto al control de menores, ralentizó  mucho la entrada al concierto.
Y pasamos 40 minutos en la cola, hasta que por fin, pudimos entrar al local, al bullicioso recinto. Al entrar, nos dimos cuenta que Adagio ya estaban en el escenario ofreciendo su repertorio. De hecho casi habían empezado a tocar en cuanto abrieron puertas. Así pues, nos perdimos, aproximadamente, 40 minutos del concierto de Adagio. Esto significa que solo pudimos disfrutar de los dos o tres últimos temas de su repertorio.

 

Aunque fue muy poco lo que pudimos disfrutar del primer grupo de la noche, está claro que ofrecieron una buena exhibición de su potencial musical. Tras prescindir de su anterior vocalista y confiar en la poderosa voz de Mats Levén (Therion, At Vance), demostraron que no hay nada que les pueda parar. Fueron el entrante perfecto para una noche que cumplió todas las expectativas de los asistentes.

Tras una ahora aproximadamente de actuación Adagio deja paso al segundo grupo de la noche: Leaves Eyes. El grupo nórdico era uno de los grandes esperados de la noche; al frente de la banda la fabulosa Liv Kristine hizo las delicias de sus fans.

En cuanto la banda se situó en el escenario, el público mostró su actitud eufórica para deleitar a sus miembros con sus aplausos. Liv, fue la última en salir; vestida con un elegante vestido rojo y negro que resaltaba aún más si cabe, sus rubios cabellos, nos deslumbró a todos con su belleza y acto seguido, con su calidad vocal. Su marido, Alexander Krull, con su apariencia imponente, se situó a su lado y fue la pieza clave para avivar el ambiente.

Realmente, Alexander y Liv, forman una pareja excepcional no solo fuera de los escenarios. Ambos se complementan, musicalmente a la perfección. Y donde Liv entona la dulzura de las melodías, Alexander aporta ese vigor y esa fuerza  que agiliza el ritmo de las canciones. Liv representa la belleza y la parsimonia. Alexander la energía en estado puro. La voz gutural de Alexander da una dinámica esencial a las suaves melodías de Leaves Eyes. Realmente ofrecieron un show muy vivaz, y pudimos disfrutar de  clásicos ya de la banda, como “My Destiny”(una de las mejores canciones del grupo), y a la vez de grandes temas del nuevo disco como “Njord” que da título al nuevo álbum.

Por supuesto, cabe destacar la excelencia musical del resto de la banda, que consiguen dar un toque único a cada canción que entonan en directo. Realmente Leaves Eyes es un grupo, que me sorprendió con creces, puesto que tienen un directo muy potente y una actitud frente a su público, intachable. Os dejamos el set list de la banda:

1-Njord
2- My Destiny
3. Emeral Island
4-Take The Devil With Me
5-Ragnarok
6-Elegy
7-Froya’s Theme

Y después de esta magistral actuación de estos segundos teloneros llegaba el anhelado momento. Se hizo el correspondiente cambio de instrumentos y aproximadamente unos 15 o 20 minutos después de finalizar la actuación de Leaves Eyes, la sala se quedó en completo silencio. Y las primeras notas del tema “Ghost Opera” anunciaban la salida a escena de los componentes del grupo estrella de la noche.
Generando expectativa, Roy Khan, vocalista de la banda, fue el último en pisar el escenario. De negro solemne y con la barba que últimamente le caracteriza, con su presencia, Roy hizo que el público estallase de euforia.

Tras el acertadísimo “Ghost Opera” para iniciar el repertorio, decidieron apaciguar un poco al público con la canción “Eden Echo”, también incluida en el LP “Ghost Opera”. En la sala, repleta hasta arriba, podía olerse la calidad musical de la banda desde cualquier ubicación. A modo de himno de cualquier hazaña bélica, Khan, más que cantar, nos narraba las canciones, haciendo de su voz un instrumento único e incomparable. Nosotros tuvimos relativa suerte, al situarnos en un lateral del escenario, y poder contemplar, de más o menos cerca, a casi todos los componentes de la banda. Solo Oliver Palotai (teclado) escapaba de nuestro ángulo de visión.

Y tras la calma, viene la tempestad. “Pandemonium”, extraído del último LP de la banda, volvía a hacer las delicias de los asistentes al concierto. Para proseguir con su recital particular, eligieron dos temas ya clásicos de la banda, como son “Human Stain” y “Center Of The Universe”. La dinámica envolvente de las melodías hizo que nuestro baile se tornase totalmente frenético. Y tras deleitarnos con temas como “Pendulous Fall” o “When The Lights Are Down”, llegó el momento del solo de teclado de manos del virtuoso Oliver Palotai. La atmósfera se volvió más lírica, clásica…y dio paso a uno de los temas esperados de la noche “ The Haunting”.

Lógicamente, no tuvimos la suerte de gozar del dueto Kahn-Simmons en directo, pero la joven que subió al escenario para interpretar la parte femenina del tema, demostró una gran categoría con sus cuerdas vocales. Además supo desenvolverse perfectamente sobre las tablas, y hizo, junto con Roy, que ese momento se convirtiera en uno de los más entrañables del show. Thomas Youngblood nos extasió con sus aptitudes musicales teniendo en las manos una guitarra. Sean Tibbets marcaba perfectamente los ritmos con su bajo en cada canción. Casey Grillo, en un segundo plano, aporreaba la batería con sutileza y maestría. Y Oliver daba vida a su teclado en cada nota que tocaba.

Y Roy, exultante y diabólico, sentía cada letra, cada estrofa y eso se reflejaba en su rostro y en su potente timbre de voz. De hecho, me pareció que Khan estaba mucho más comunicativo con el público, y eso ilusionó a todos los fans e hizo del show un concierto mucho más próximo. Kamelot jamás decepciona en sus conciertos, y de hecho creo que cada año que pasa, mejoran y crecen como artistas y como personas. Tras “The Haunting” prosiguieron temas como “Rule The World” o el magnífico “Forever”.

Y cuando parecía que todo acababa…que la banda de power metal sinfónico que tanto llevábamos esperando, iba a finalizar su show, aún fueron capaces de sorprendernos con un Bis de 4 fantásticas canciones. Entre ellas, la emotiva e increíble “ Seasons End” o la majestuosa y exótica “Karma”. Durante la ejecución de este último tema mencionado, una joven vestida con atuendos árabes, se hizo la dueña del escenario para embobarnos con su danza del vientre. Este fue otro de los grandes momentos de la noche. De aquellos que no se olvidan. Y para poner fin a tan descomunal espectáculo, que mejor que “March Of Mephisto”, con su severa intro y sus riffs suntuosos. Después de enloquecer con este tema en un enfurecido “Headbanging”, las fuerzas de los asistentes y fans habían quedado tan colapsadas como la mismísima sala.

Os dejamos el set list de la banda:

  • Ghost Opera
  • Edenecho
  • The Great Pandemonium
  • Human Stain
  • Center of the Universe
  • Saylorman’s Hymn
  • Instrumental
  • Pendulous Fall
  • When the lights are down
  • Key solo
  • The Haunting
  • Hunters Seasons
  • Rule the world
  • Forever
  • Black Halo
  • Seasons End
  • Karma
  • March Of Mephisto
  • Si tuviera que definir este concierto con una sola palabra, la elegida sería “Imponente”