“…Un disco más que decente, al nivel de un fantástico según mi opinión “Land Of The Free II”, y por encima de los anteriores “Majestic” o “New World Order”; no se han rebanado los sesos, pero se han esforzado en conseguir una buena ristra de temas …” Review realizadas por: J. José Jiménez y Àlex Sánchez Cerro

 

Los de Kai Hansen no paran. Llevan una media de disco cada dos años, intercalados por giras mundiales y ronda de festivales veraniegos, en un ritmo frenético. Su paso por tierras españolas, en la gira compartida con Helloween “Hellish Tour” supuso un sin par y atractivo duelo en que muchos dieron por ganadores a GAMMA RAY, todo ello precedido por un fenomenal álbum (criticado y en ocasiones analizado injustamente por su título) como fue el regreso a la tierra de la libertad.

No son pocas las voces clamando por una renovación compositiva en la banda, no siendo yo el que niegue que, pese a mantener el tipo tanto en disco como directo, han caído en una espiral de auto complacencia. Tampoco está de más recordar los guiños u homenajes (propios y ajenos) a los que recurren en exceso a la hora de elaborar sus canciones. Sí opino que la banda está falta de frescura a la hora de crear,  pero en cuanto a coger reminiscencias de otros temas y usarlos para componer, sería justo indicar que no es algo sólo de ahora, y que incluso Hansen ya lo usó en los días de Helloween, si bien nunca había sido tan evidente como en los últimos años. Con esto, quiero también ir aclarando que en “To The Metal”, no vamos a encontrar ninguna revolución compositiva, ni en la forma ni en el fondo. Son temas marca de la casa,  con el sonido propio y característico de los estudios que regentan en Hamburgo y con los esquemas propios del estilo que Kai ayudara a gestar y establecer hace ya unos cuantos años. Ni siquiera la portada sorprende, siguiendo en la línea de las anteriores, echando sólo en falta la inclusión de los símbolos ying y yang para esta ocasión. En líneas generales, teniendo claras estas premisas, “To The Metal” se deja escuchar muy bien y es disfrutable, si bien no deja de ser “un disco más” dentro de una ya amplia discografía.

Empezando con el análisis tema a tema, hay canciones interesantes como “Rise” (que bien podría haber sido el típico tema de apertura), “Time To Live” (con un estribillo que recuerda demasiado a “I  Want Out”), “All You Need To Know”, donde vuelve a colaborar Michael Kiske en un buen tema de power metal, demostrando que en esas tesituras siguen siendo un grupo solvente.

“Deadlands” es un tema muy melódico, con un estribillo de los que engancha, de lo mejor del disco en mi opinión, al igual que “Chasing Shadows”, un corte muy clásico bien facturado con un pique de guitarras solistas y teclado bastante conseguido. Lo mejor de todo viene con “Shine Forever”, un tema a priori muy agresivo (donde el bajo de Dirk gana protagonismo aporreando las cuatro cuerdas como sólo él sabe) y un cambio de ritmo en el estribillo rompedor. Sin duda demuestra que, pese a no innovar, cuando las musas están de su lado Hansen y los suyos consiguen emocionar.

Por otro lado, hay una serie de cortes que no terminan de destacar; tal sería el caso de “Empathy” (con una melodía que no engancha, elegido además para abrir el álbum de una forma algo anodina), “Mother Angel” que pasa desapercibido o “To The Metal”, elegida como single y que únicamente sirve como de mostración de lo mucho que le gustan Judas Priest a Kai, no siendo siquiera representativa de la música incluida en el álbum.

Por último, tenemos “No Need To Cry”, la cual quizás tenga el honor de ser la peor balada en la discografía de GAMMA RAY, no llegando a la calidad de otras como “Farewell”, Heal Me” o ni mucho menos, “The Silence”. Además, la parte intermedia con acústicas y una voz chillona y desgarrada por encima no hace sino empeorarla.

En resumen, no es un mal disco, pero peca de poco inspirado, de usar (y abusar) la fórmula que les lleva funcionando desde siempre. Hay momentos en los que esa fórmula funciona (y muy bien, como en el caso de “Shine Forever”) y otros en los que sencillamente nos suena a más de lo anterior. No obstante, recomiendo no dejarse por la primera impresión, ya que el disco gana con las escuchas. Ahora sólo falta que el tiempo y los fans lo pongan en el sitio que merece.

J. José Jiménez.


GAMMA RAY – To The Metal

Puntuación: 7,7 / 10

Vuelve el Cruzado Kai con el más explicito de los títulos a intentar demostrar y rememorar aquellos años en los que GAMMA RAY era sinónimo de calidad. No nos engañemos, los tiempos de “Land Of The Free” no volverán por muchos motivos, pero también es cierto que tampoco hay que rascarse las vestiduras con los comentarios agoreros de los de siempre en los lugares de siempre. El caso es que el único que pone cada disco en su sitio, es el tiempo, un ejemplo claro es “No World Order”, donde solo leía pestes del trabajo  en su tiempo, y ahora parece recordado como un gran álbum.

Ni por asomo estoy empezando esta crónica con una auto-excusa o una defensa encarnizada de lo que GR fue y lo que es ahora, pero a veces hace gracia el ver como se rasgan las vestiduras muchos indocumentados que solo han pegado un par de escuchas antes de calificar un trabajo digno, como la más apocalíptica de las heces.

“To The Metal” es un disco directo, al grano, buscando lo que un buen fan del Heavy Metal necesita, superando incluso el sonido Power que ellos mismos encumbraron. Los ramalazos de la santísima dualidad MAIDEN – JUDAS siguen presentes (esta vez sin llegar a lo que unos llamaron plagio, y otros consideramos un guiño sin más); han creado un buen puñado de armonías y otras tantas melodías que a buen seguro serán coreadas tímidamente ahora, y con pasión de aquí a unos años.

Crear buenos temas sin más es lo que ha conseguido GR, buena prueba de ello es que no hay temas relevantemente extensos, quizás abundan un poco los estribillos demasiado felices para mi gusto, pero bueno, hay algunos realmente logrados. Producción impecable, con algunos teclados ambientales, y con una batería muy prominente, con un doble bombo más en primer plano. La voz de Kai, se nota más cascadilla, y se mueve en terrenos graves para su propia comodidad, buena señal, eso quiere decir que tiene los pies en el suelo. Lo que me queda claro, es que Kai y los suyos no se han estrujado los sesos demasiado, ni innovaciones, ni inventos, ni ostias. Han intentado crear lo que sus seguidores quieren, tanto en sonido como en composición, luego los temas van a gusto de cada cual, faltaría más.

Así, analizando cada corte, podemos decir que “Empathy” nos devuelve a los GAMMA RAY de sus primeros trabajos, podría entrar en un álbum como “Insanity And Genius”, estribillo sencillo y efectivo.

“All You Need To Know”, y su velocidad desbocada nos recordará resquicios de “Somewhere Out In Space”. Musicalmente nada del otro mundo, pero atrayente aunque solo sea por los cambios constantes. El estribillo no es el descubrimiento del Santo Grial, pero con la voz de Kiske, ya parece un estribillo de la ostia. Lo que son las cosas. Ayy si el bueno de Kiske volviera al redil, lo contentos que estaríamos algunos.

“Time To Live” tiene unos coros y estribillo ultra-clásico (dentro de su propia obra, claro está) con un aire festivo, tiene un aire prog con la melodía vocal desacompasada con el riff, un tema extraño al principio, pero agradecido con un poco de paciencia. Ojo al solo con un rollo Van Halen realmente digno. Bien por Ritcher.

“To The Metal” es un quiero y no puedo. Está claro que han intentado crear un himno con un rollo MANOWAR similar a “Warriors Of The World”, y creo que se han quedado muy a medias. Kai fuerza la voz al límite, pero es que el estribillo, sin darme vergüenza ajena por que a mi edad estoy de vuelta de todo, si me ha parecido un poco infantiloide. No se por qué, pero me temo que en directo este tema va a ser un poco aburrido.

“Rise” tiene un nombre muy apropiado, ya que solo con los teclados y la armonía inicial pone las pilas. Impecable de principio a fin; por coros, estribillo, tempo, sonoridad… recordará a “Somewhere Out…”. Buenísimo. Con un interludio muy agresivo con un rollo muy ACCEPT y un posterior solo en plan duelo Downing – Tipton que tira de culo.

“Mother Angel” es la más rockera del trabajo, con unas tesituras muy ochentenas auspiciadas por un medio tiempo camuflado en un corte con riff made in Germany (ACCEPT total, por estilo y sonido), y una parte instrumental memorable con resquicios HELLOWEEN por doquier.

“Shine Forever” es el tema JUDAS que desde “NWO” no puede faltar, al menos en la estrofa. Agudos a diestro y siniestro intentado emular los destellos de HALFORD, y estribillo marca de la casa, con un punto de comercialidad y otro punto de diversión, y lo que queda dando rienda suelta a algo de locura y desenfado perdida. Es que incluso parece que la cante Scheepers.

“Deadlands” tiene un rollo más épico y futurista con unos teclados bien disimulados entre la maraña de riffs. ¿”Somewhere Out In Space” de nuevo a la mente? A mi por lo menos me parece que si. Un tema sencillito en cuanto a estructura, como todos, pero con una buena dosis de intenciones que lo hacen interesante.

“Chasin Shadows” es uno de los momentos cumbres del trabajo. Brillante en todos los sentidos. Con el estribillo más logrado, y musicalmente el más complejo. Suena a clásico por todos lados. Veloz, histriónico, agresivo… cojonudo en una palabra. Ritcher se ha reinventado con algunos solos aplastantes, y el duelo con el teclado sin lugar a dudas nos recordará a los buenos tiempos de STRATOVARIUS. Temazo con final de órdago.

“No Need To Cry” pone final al trabajo en su edición de cd sencillo, con una copla sensiblera, con la voz de Kai desnuda acompañada de un piano, y una clara influencia a QUEEN. Sin llegar a tocar la fibra, si que consigue ser un buen colofón a un trabajo más que digno.

Un disco más que decente, al nivel de un fantástico según mi opinión “Land Of The Free II”, y por encima de los anteriores “Majestic” o “New World Order”; no se han rebanado los sesos, pero se han esforzado en conseguir una buena ristra de temas. No os dejéis influenciar por comentarios varios venidos del más siniestro anonimato, y por supuesto, ni por asomo penséis que un single tan lamentable como “To The Metal” representa un disco que aunque forzadamente bebe del pasado,  sigue mirando al futuro o vete tú a saber donde. Ala, a disfrutarlo y a comerse menos la cabeza.

Àlex Sánchez Cerro.
alex_sanchez@rafabasa.com

Lista de Temas:

  1. Rise
  2. Deadlands
  3. Mother Angel
  4. No Need To Cry
  5. Empathy
  6. To The Metal
  7. All You Need To Know
  8. Time To Live
  9. Shine Forever
  10. Breaking Away

Artículos Relacionados