17 años consecutivos para un festival gratuito como el GRANITO ROCK son dignos de alabar y celebrar. El festival de Collado Villalba ha sufrido en estos años adversidades a las que ha sabido rehacerse sin perder en ningún momento la vocación con la que nació. Ser un festival que apoya con su certamen a bandas emergentes, sin perder esa ambición de contar con el atractivo de bandas nacionales y/o internacionales de relumbrón. Y siempre resulta un lujo poder acercarse a la localidad madrileña en estas fechas para disfrutar de estas actuaciones, con una respuesta de público que avala el trabajo de los organizadores, a los que tanto por parte de bandas como de público solo cabe agradecer una iniciativa tan especial dentro del panorama festivalero.

Este año los cabezas de cartel eran TURISAS. Un poco de viking metal de aire nórdico para rebajar el calor de estas fechas era algo más que ideal. Junto a ellos se anunció a THIRD DIM3NSION como banda invitada, que no deja de ser un apoyo más a un joven grupo recién reformado tras un pequeño periodo de crisis y con cuyo power metal terminaríamos la noche.

Y los ganadores del certamen eran de lo más variados en cuanto a estilo, todos ellos madrileños, haciéndoseme especialmente atractivos GRAPESHOT, que presentarían su segunda obra “About To The End” en este festival inmejorable para exponer propuestas tan interesantes como la suya. Por otro lado tendríamos el rock urbano de POR INSTINTO abriendo la tarde, con el sol dándoles de cara en el escenario, mientras que los locales GHOST AND ME pondrían una nota de metal más contemporáneo, al igual que los jovencísimos WALKING WITH WOLVES.

POR INSTINTO desprendieron energía en su entregada actuación, ante un público un tanto más metalero, con bastantes fans pintados al estilo de los vikingos fineses. Pero en ese ambiente, con una plaza aún lejos del ambiente que recogería poco más tarde, consiguieron animar muchísimo al personal. Ayudó el largo medley de versiones de unas cuantas bandas que no llegué a contabilizar. Pero sí guardo en la memoria retazos de Los Suaves, Marea, Boikot… en definitiva, un tributo prácticamente a todas las influencias que podamos encontrar en su música.

Claro que también apostaron por temas de sus dos trabajos editados hasta la fecha, con la imagen de la portada de su segunda “La Sed Animal” aún en el escenario, aunque anunciaron tercer disco en muy breve periodo de tiempo. Temas como “Alíate Con Tu Enemigo” o “Despertad” tienen nervio y mensaje contestatario como para que con la actitud necesaria por parte de la banda, siempre con la doble intención de despertar alguna inquietud en nuestro interior y a la vez hacernos disfrutar, den juego en directo.

Como banda de Collado Villalba actuaron GHOSTS AND ME, que repetían en el festival. Una joven banda que cada vez se muestra más asentada y con un estilo de metal moderno de derivaciones progresivas que tal vez se vaya un poco más lejos de la propia etiqueta de post hardcore que he podido leer en su biografía.

Además tienen un directo fantástico, aunque tuvieron que lidiar con una serie de problemas de sonido que les hizo alguna que otra pifia. Independientemente de ello pudimos disfrutar de la mezcla de agresividad y melodía en base a una mentalidad creativa muy abierta a estilos. Son atmosféricos y a la vez cargados de detalles a nivel instrumental y vocal, donde cada músico muestra una flexibilidad excelente.

Por desgracia tampoco puedo deciros mucho de su set list puesto que no he seguido demasiado a la banda, pero temas que pude apuntar como “To The Wolves” parecen estar muy aceptados entre su parroquia, que se entregó y apoyó a la banda con una presencia frente al escenario bastante destacable teniendo en cuenta las horas y lo que quedaba aun para llegar al cabeza de cartel. Es lo que tiene jugar de local.

Además tuvieron el detalle de marcarse un homenaje a Chester Bennington y Chris Cornell con la versión de “Crawling” de LINKIN PARK, el cual habían contado juntos en directo estos dos buenos amigos que nos han dejado de forma tan consecutiva, siendo la fecha del suicidio de Chester Bennington el mismo día de cumpleaños de Chris Cornell. Pues estos chicos le dedicaron a ambos este tema con una emoción muy especial. Y no solo por ello, sino por sus propios temas y la calidad que desprenden a nivel de composición, ejecución y sentimiento son un grupo que deberíamos tener muy en cuenta.

Para mí completamente desconocidos eran WALKING WITH WOLVES, otra banda madrileña, como todas las del cartel con excepción de TURISAS. Muchas cosas tuvieron en común con los anteriores, banda joven que practica un metal moderno, aunque en este caso menos elaborado, con canciones más directas, pero con una mezcla de caña y melodía muy bien lograda.

Además tampoco fueron ajenos a problemas técnicos y de la misma manera nos brindaron una versión de lo más curiosa. En este caso el “Thriller” de Michael Jackson, que llevan a su terreno de espectacular manera.

Resulta evidente que son una banda con aspectos que pulir. Y es que tienen una juventud que les deja trecho para asentarse, pero verles encarar la actuación con ese desparpajo resultó de lo más agradable.

Supieron conectar con el personal muy bien, provocando movimiento y respuesta en no pocos momentos de su descarga, con especial mención a “Shine & Rise” donde el vocalista se bajaría del escenario para que se implicara al público de las primeras filas.

Que falte un poco mas de rodaje y que todo aún no estuviera, al menos en esta ocasión, en su sitio, no significa que la banda no tenga grandes condiciones y un futuro inmenso por delante. Por algo fueron seleccionados para un festival donde cada año se pasa una gran criba y donde acostumbramos a ver bandas de un nivel muy alto por las que generalmente no se apuesta en otros sitios.

Y mira que grupos como WALKING WITH WOLVES se lo merecen. Realizando una actuación que supieron disfrutar ellos en primer lugar, contagiando a todos los presentes, con una propuesta muy interesante que ganará muchos enteros a nada que la formación se asiente y tenga un poco de constancia.

Los ganadores del certamen como banda veterana eran GRAPESHOT Los madrileños acaban de editar hace unos meses un segundo disco que constata todas las buenas expectativas levantadas con su debut “The Scene”. Y sí, como bien nos dijo su vocalista Esteban, ellos eran más gordos, más viejos y más feos que los anteriores, pero repartieron de lo lindo e hicieron un conciertazo previo a la salida de TURISAS del que bien pudieron tomar nota todos los que ya comenzaban a abarrotar la Plaza de Los Belgas.

Se decantaron por dar prioridad a ese segundo “All Abut To The End”  aunque el momento de mayor movimiento entre los presentes vendría de la mano de “Riots”, de su debut. Retó Esteban al público a hacer el mayor wall of death de la historia del GRANITO ROCK. Y no sé si lo conseguiría, pero lo cierto es que a poco más se formó hasta una pequeña montonera, que se deshizo rápidamente para seguir con un pogo multitudinario.

Previamente a ello la banda ya había demostrado cómo se las gasta, aunque tampoco se libraron de algunos problemas. Lo de menos sería que se jodiera el invento del vocalista, que se había fabricado artesanalmente un pie de micro con latas de cerveza asentadas en un barril. La verdad que apenas le duro un tema, intentando cambiarlo por un pie de micro con forma de arma de fuego donde tampoco encajo el micrófono. Pero es que ellos no necesitan nada más que su música para disparar su devastadora munición.

Tras el homónimo de su nueva obra Marcos rompería el pedal de la batería, con consiguiente parón, aunque ello no reduciría en absoluto el impacto de su portentosa actuación. Con momentos como “Naked Emperor” sonando como un cañón o, casi al final, un puntazo con “Johnny”, donde aparecería en escena un dinosaurio dando botes que quedó que ni pintado.

No se si le invitaron ellos, ni si es tan solo una de las mascotas de las fiestas de Collado Villalba, ni qué pintaba allí, pero les ayudó a crear la fiesta que ya en la recta final del concierto le faltaba a su descarga, que finiquitaron con “All In”, consiguiendo la colaboración del público en los coros. Y es que aparte de ser una banda que en estudio son capaces de salirse de etiquetas y hacer lo que les viene en gana, son excelentes músicos y un portento de macarrería y calidad a partes iguales en directo. Aun suenan los ecos de esta descarga del GRANITO ROCK 2017.

Dejaron bien caldeado el ambiente para que TURISAS convirtieran su metal épico de reminiscencias folk en una auténtica fiesta. Una banda más que acertada si lo que quieres es vivir una descarga de elaborado y ampuloso metal, pero con unos temas coreables que se convierten en auténticos himnos en directo, de los que invitan a levantar el puño por un lado y una jarra de cerveza por otro. Por cierto, que anécdota íbamos a tener con la cerveza esta noche.

La banda comenzó con apenas unos 5 minutos de retraso sobre las 00:30. Algo que hay que valorar, puesto que en este tipo de eventos se suele acumular. La organización del Granito, sin embargo siempre ha respetado bastante la hora de los cabezas de cartel. Otro tema sería lo que quedaba tras la actuación de los fineses, puesto que Third Dime3nsion saldrían bastante más tarde de lo previsto. Y es que TURISAS nos brindaron algo más de hora y media de concierto que no defraudó a nadie, interpretando por su décimo aniversario íntegramente los temas de “The Varangian Way”.

Tras el inicio con un sonido que parecía incomodar a los propios músicos en escena todo se iría arreglando, y la banda acabaría por conseguir la conquista de Collado Villalba sin mayor oposición, cada vez más cómodos en su camino hacia la victoria.

“To Te Homeland And Veyond” fue coreado por todos los seguidores de las primeras filas, ansiosos por tener delante a una de las bandas pioneras y más emblemáticas de esto del viking, battle, epic, folk o pongámosle la etiqueta que prefiramos. Con su habitual pintura de guerreros salieron a escena para satisfacer a todos sus seguidores, a lo que el siguiente “A Portage To The Unknown”  contribuyó introduciéndonos un poco más en el fragor de la batalla.

“Cursed Be Iron” y “Fields Of Gold” irían poniendo poco a poco el terreno favorable para los guerreros nórdicos, que se curraron una buena juerga en escena con el loco “In The Court Of Jarisleif”. Todo lo contrario a un elaborado y progresivo “Five Hundred And One” con una intro de violín fabulosa para crear un pequeño interludio en esta parte central de la descarga.

Con “The Dnieper Rapids” y “Miklagard Overture” se despedían tras los ocho temas de rigor de “The Varangian Way”, pero los cinco bises que se marcaron darían muchísimo juego. Hay que tener en cuenta que estamos ante unos temas extensos en algunos casos, con lo que las 13 canciones que finalmente nos interpretarían darían para cumplir la media habitual de un concierto de metal en estos tiempos. Aunque siempre habrá quien con razón pida algo más.

El caso es que los momentos de mayor estallido de euforia entre el personal llegarían tras el regreso de la banda a escena con “Stand Up And Fight”, con miles de brazos alzados al cielo de la estrellada noche granitera. Cambiarían violín por mandolina en “Hunting Piretes”. Antes de “We Will Rise Together” el vocalista Mathias “Warlord” Nygard, ya había comenzado a bromear con la curiosidad de beber Estrella Galicia en Madrid, pero tras ese himno llegaría el momento cómico de la noche, cuando el vocalista comenzó a hacernos comprender lo confuso que es para ellos viniendo de tan lejos saber si están en Madrid, Galicia o Valencia, más si encima le ponen una cerveza que lleva la denominación de otro lugar. Al final propuso una lucha entre esa marca de cerveza y la Mahou, que fue la otra que le pasaron. Con cada una que levantara el público debería gritar si era su favorita llegando a la conclusión de que las dos eran la misma cosa y bebiendo a la vez de ambas latas de cerveza. También estuvo atento el cantante al nombrar a todas las bandas participantes en el festival, leyéndolo en una de las camisetas del festival portada por uno de los miembros de la organización.

Era el momento especial de la noche, que culminó con el cambio de batería. Y es que su pipa era el batería original de la banda Tuomas “Tude” Lethonen, que dio descanso a Jaakko Jakku durante la interpretación de “Battle Metal”, con la coincidencia de que al estar ya en domingo, era su cumpleaños.

Ya solo quedaba el solicitado por el personal “Rasputin” que provocó la fiesta  podéis imaginaros, de nuevo con el actual batería de la banda en su puesto. Un tema que se presta para ello como pocos y con el que los finlandeses remataron la victoria en esta nueva batalla. Respondieron a las expectativas de un público con muchas ganas de verles y de un festival cuya organización desveló llevar tiempo tras ellos. Otro nombre de una gran banda internacional que se apunta el GRANITO ROCK.

5 minutos quedaban para la hora de inicio anunciada de la actuación THIRD DIM3NSION cuando TURISAS se marchaban del escenario, con lo que entre cambios en el escenario y prepararlo todo los madrileños, que actuaron años atrás en el certamen y hoy volvían al festival como banda invitada, tuvieron que sufrir un retraso de más de media hora. Eso conllevó que mucho público se marchara, tal vez más del que igualmente hubiera abandonado el lugar tras la actuación de los cabezas de cartel. Porque hay que ser realistas.

Sin embargo, los madrileños, recién rehechos con nueva formación tras un periodo de parón indefinido que no ha sido, por fortuna, más que de unos pocos meses; dejaron el pabellón de su power metal bien alto. Para ello cuentan con temas tan ideales para el directo como “Insane” o ese homónimo de su segunda obra “Conspiracy Theory”.

La conexión con su parroquia fue total, con Miguel como vocalista dominando muy bien la función de frontman y unos componentes que entienden que salir a un escenario requiere de una química entre ellos que con constantes guiños y acercamientos dejaron bien claro que existe. Y si hablamos del vocalista quiero destacar las segundas voces de David en el bajo, que si bien quedará siempre tapado por la voz principal, creo que el chico se lució.

“Nexus 6” sirvió para que Elena saliera de su teclado estático y se diera alguna vuelta por el escenario con el portátil, haciendo crecer el buen ambiente que se respiraba arriba y abajo del escenario A ello también contribuyó la versión de “Hunting High And Low” de Stratovarius, sin duda una influencia para la banda aunque están más cerca de unos Helloween, para los que tuvieron un guiño con un retazo de “March Of Time·” en “From Ashes”.

Personalmente me sobró el duelo de guitarras de Manolo y Jorge antes de adelantarnos “Destiny” lo que será el single de su tercer disco. Tendrían tiempo para otra versión, esta vez del “Heaven Can Wait” de Gamma Ray. Y es que no esconden por dónde van sus influencias, aunque tienen buenos temas en sus dos discos editados hasta la fecha como para poder tirar de ellos si así lo desearan. En cualquier caso, todos sabemos lo que animan este tipo de versiones de grandes canciones al personal.

Hicieron un amago de despedirse que a la hora que era y con el público cansado pudo ser contraproducente. No sé por qué de manera voluntaria las bandas se empeñan en hacer este paripé que algunos músicos de talla internacional parecen tener que hacer por contrato. De hecho, no darían ni tiempo a que se solicitara otra y, por si acaso, regresaron rápido para acabar la descarga con “Ray Of Light”, rondando las 4 de la madrugada.

Otro Granito que deja una satisfacción absoluta entre el público que abarrota en estas fechas la Plaza de los Belgas. Es de agradecer el esfuerzo de la organización y la implicación institucional para que esta sea una de las citas más consolidadas del verano, cumpliendo una labor en apoyo a nuevas bandas, con la posibilidad de ver grandes cabezas de cartel de forma gratuita, que lo convierten en un evento diferente en estas fechas.

Crónica de Antonio Refoyo de RafaBasa.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.