Madrid acogió la pasada noche del 17 de Marzo uno de los eventos más esperados de este primer trimestre musical, donde KORN encabezaban un cartel que completaban con maestría HEAVEN SHALL BURN y HELLYEAH, en el Wizink Center de Madrid, antiguo Palacio de los Deportes, en su formato “The Ring”.

Desde primera hora de la tarde, los fans del  Numetal noventero se agolpaban en la entrada del recinto, ansiosos por una fecha marcada en rojo en sus calendarios. Era un día agradable, con lo que la espera no resultó tan dura para los fieles que esperaban con ansias la apertura de puertas. Aquí es donde se empezó a torcer la noche, pues atrasándose la apertura de puertas, los tres conciertos resultaron afectados en su horario. Abriendo pasadas las 19 horas, poco a poco la sala se fue llenando.

Cuando por fin se apagaron las luces, la explosión de júbilo inundó a los asistentes, pues era la hora de Vinnie Paul y los suyos sobre el escenario. HELLYEAH son ya conocidos en el panorama musical metalero, una banda que con fuerza suele ser garantía de grandes conciertos. Pero como he escrito al principio, mucho ruido y pocas nueces. No por el grupo, sino por el sonido. Un arranque titubeante, donde la voz de Chad Gray no se oía apenas y donde las cajas de la batería eran las protagonistas, lastró una actuación que, por lo general, suele ser un estruendo.

Con poco tiempo sobre las tablas y arrancando con una floja “!”, tema principal de su más reciente álbum, “Unden!able”, los americanos supieron superar el mal sonido con una buena dosis de buen rollo y un contundente Groove Metal marca de la casa. Una pena que los decibelios estuvieran muy por debajo de lo esperado, pues a pesar de la potencia de temas como “Demons in the Dirt” o “Moth”, se oían por momentos más las conversaciones del público que a la propia banda. Aún así, su actuación tuvo momentos destacados como “Sangre por Sangre (Blood for Blood)”, canción que el respetable supo acompañar con alegría. La gente asumía que el sonido no iba a mejorar mucho más y decidieron pasarlo bien.

Contagiados por la respuesta tan positiva del público, Chad y compañía se vinieron arriba para afrontar los compases finales de su actuación, recordando la gran familia que es el Heavy Metal e interpretando con contundencia “Human” y “Startariot”, esta vez con un sonido algo más acorde con su estilo musical, pero lejos de ese torbellino que le he visto en anteriores ocasiones.  Se despidieron de la audiencia con mucha simpatía, dejando un sabor agridulce y una preocupación: el sonido estaba capado.

El setlist de HELLYEAH:

  • !
  • X
  • Demons in the Dirt
  • Sangre por Sangre (Blood for Blood)
  • Moth
  • Human
  • Startariot

Cuando HEAVEN SHALL BURN saltaron a escena, los peores augurios se hacían realidad: el sonido no iba a estar a la altura de la banda. Aunque mejoró considerablemente, no llegaba al punto que necesita una banda como la de los alemanes, famosos por unos conciertos bestiales ahí por donde pasan. Aún así, siempre es un placer ver a los germanos, que arrancaron su actuación con “Hunters Will Be Hunted”, donde la guitarra solista tomaba el control muy por encima de la voz. A pesar de los contratiempos, el concierto estuvo bien, respondido por el público, repleto de seguidores de la banda.

Continuaron con “Downshifter”,  tema bandera del disco que la formación publicó el pasado año, “Wanderer”, arrasando sin piedad y demostrando que son una de las bandas de Death Metal Melódico más en forma de la actualidad. En sala lo cierto es que fueron mucho más comedidos que en festivales, al igual que el público, que aunque protagonizó un más que aceptable Wall of Death, estuvo bastante frío con la actuación de HSB.  Contaban con menos de cuarenta minutos, y se notó en las prisas que había entre tema y tema,  encadenando con premura “Voice of the Voiceless” y “Land of Upright Ones”, calentando a la audiencia, que poco a poco era más numerosa.

Sin apenas darnos tiempo a degustar  el fiero inicio de su actuación, “Combat” y “Counterweight” llegaron anunciando el final de una actuación bastante descafeinada para lo que nos tiene acostumbrada la banda.

Con “Passage of the Crane” llegaba un breve parón para afrontar el tema fetiche y final del grupo, la potente “Endzeit”, la resistencia final de un grupo al que siempre es un placer disfrutar en directo. Para despedirse, el vocalista, Marcus Bischoff, se lanzó al público para hacer crowsurfing.

El setlist de HEAVEN SHALL BURN:

  • Hunters Will Be Hunted
  • Downshifter
  • Voice of the Voiceless
  • Land of the Upright Ones
  • Combat
  • Counterweight
  • Passage of the Crane
  • Endzeit

Rápido cambio de escenario y la hora de las estrellas de la noche, KORN, había llegado. Sombras y sonidos psicodélicos anunciaban que, tras el telón oscuro, el momento había llegado.  Caía la tela y se desvelaba un escenario  repleto de luces y varias alturas. Los californianos contaban con un mejor sonido, y eso hizo que su actuación fuera todo lo contundente que se esperaba de ellos. Venían presentando su más reciente trabajo, “The Serenity of Suffering”, presente en toda su actuación.

Empezaron fuertes, con “Rigt Now” y “Here to Stay”, para dar paso al protagonismo del disco dueño de la gira, cambiando el fondo y con la portada del mismo como escudera de “Rotting in Vain”.  La gente ya estaba entregada, y tanto fans del grupo desde sus inicios como las nuevas generaciones de seguidores dieron todo de sí, creando pequeños pogos y saltando al son de clásicos y nuevos temas por igual. “Word Up!”, la versión que KORN hace de CAMEO, fue una auténtica fiesta de saltos y de coros al unísono, coros que Jonathan Davis dejaba que fueran los protagonistas, perro viejo sobre el escenario y excelente jefe de ceremonias.

Tras “Coming Undone”, aderezada con un conato de “We Will Rock You” de Queen, volvía a tomar protagonismo el nuevo trabajo de estudio, con la agresiva “Insane”, interpretada con una velocidad que hizo que el tema sonase mucho más contundente que en el disco, algo que hizo ganar enteros a la composición. La furia tomaba el Palacio, y tema a tema, el público se venía arriba, coreando, cantando, saltando y disfrutando de una actuación muy esperada por muchos. “Make Me Bad” era una prueba del excelente directo que tienen los americanos, que les ha llevado a encabezar los principales festivales de todo el globo.

“Shoots and Ladders” nos transportaba a la época más añeja de la banda, volviendo loca a la audiencia y preparando el terreno para el técnico sólo de batería con los riffs iniciales de “One” (METALLICA) como colofón final de la canción. Tras el sólo de batería de Ray Luzier, uno de los mejores bateras de NuMetal del mundo, llegó el tercio final del concierto, guardándose para estos momentos temazos como “Blind”, “Twist” o “Good God”, tras los cuales la banda se retiro a tomar un respiro.

Se sabía de antemano que el concierto sería más corto de lo esperado, pero a más de uno le sorprendió que después de apenas una hora de concierto, llegaran los primeros bises, con la esperanza de que fuera el primero de muchos. Pero no fue así, pues apenas dos temas y una rápida despedida era todo lo que quedaba de actuación. “Falling Away From Me” y “Freak on a Leash” pusieron punto y final a un concierto de menos de hora y media, dejando a más de un fan confuso, esperando una nueva salida a escena de los artistas, pero quedándose con la miel en los labios al comprobar que, en efecto, 75 minutos de show era todo lo que KORN iba a ofrecer.

Sensaciones encontradas  tras tres conciertos muy esperados, pues aunque buenos, no pasaron con nota las expectativas creadas.

El setlist de KORN:

  • Right Now
  • Here to Stay
  • Rotting In Vain
  • Somebody Someone
  • Word Up!
  • Coming Undone
  • Insane
  • Y´All Want a Single
  • Make Me Bad
  • Shoots and Ladders
  • Blind
  • Twist
  • Good God
  • Falling Away from Me
  • Freak on a Leash

Crónica de Yalinku Melero de RafaBasa.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.