Cuando prácticamente nadie esperaba el regreso de Disturbed, dada la ausencia de noticias y los proyectos paralelos de sus miembros, el 23 de junio sorprendían a propios y extraños anunciando que llevaban un tiempo trabajando en la sombra y que pronto publicarían nuevo material. Además nos ofrecía el primer adelanto, The Vengeful One.

 

Crítica de Alberto López de Metal Symphony

 

Dos meses después ya estaba en la calle este Inmortalizedque nos ocupa, el primer lanzamiento de la banda desde aquel The Lost Children, compuesto por caras B y rarezas, de 2011. El séptimo disco de Disturbed es una realidad y, como es costumbre, David Draiman, Dan Donegan y Mike Wengren se han encargado de toda la grabación, dejando la aportación de John Moyer a las cuatro cuerdas únicamente para el directo.

 

Una vez más The Guy es el absoluto protagonista de la portada, tras la cual se encuentran 13 canciones (16 en la edición especial) que son la evolución lógica de lo que venían haciendo antes de anunciar su separación temporal. El sonido sigue siendo tan claro y contundente como siempre, pero las composiciones han virado un poco más hacia su lado más melódico y menos rítmico, sobre todo en cuanto a las líneas vocales de David se refiere, algo que por otra parte ya se intuía en Asylumy temas como Warrioro The Infection. Han ido un poco más allá en este aspecto, ¿es esto mejor o peor? Pues como siempre va en gustos y habrá quien les critique por ello y habrá quien siga apreciando la calidad de su música, que sigue siendo incontestable.

 

El repertorio comienza con The Eye Of Storm, una intro poco típica en ellos, con un soleo de guitarra que da paso a Inmoralized, el tema que da título al álbum y que es quizá la perfecta continuación del mencionado Asylum. Pesado y contundente, sin perder del todo la manera de cantar rítmica de Draiman en la estrofa para llegar a un estribillo que va ganando con las escuchas hasta pasar por clásico.

 

The Vengeful Onecomienza con una batería efectada y un riff muy rockero para dar lugar a la consabida contundencia de la banda. La estructura es muy parecida a su predecesor, con la salvedad de un pre estribillo muy limpio que da lugar a un coro no tan brillante como el de Inmortalized. Como adelanto puso los dientes largos, pero escuchado en el conjunto de todo el disco quizá sea uno de los cortes más ramplones.

 

Open Your Eyesempieza a virar la dirección del disco hacia los terrenos más melódicos anteriormente comentados. Con un corte más rockero, y por momentos electrónico, es uno de los temas que más llama la atención en una primera escucha, sobre todo porque la voz de David afronta registros en los que pocas veces se ha adentrado con Disturbed. Los uohsdel pegadizo estribillo tampoco son muy habituales. Como poco habituales son temas como The Light, Con Mr. Draiman cantando totalmente limpio en la mayor parte y con un aire a rock industrial muy interesante. Un medio tiempo que solo puede tener comparación, y aun así no es de lo más acertada, con Overburdened.

 

What Are You Waiting Fory Youre Mineson, sin mayores rodeos, los mejores cortes de este Inmortalizedcon diferencia. La primera engancha desde el primer momento, con uno de los mejores estribillos que han fabricado los de Chicago. Tremendo, aun con ese aire más heavy que puede tirar para atrás a los fans de los Disturbed más primigenios. La segunda, sin embargo, es otro de los temas que destacan por su innovación dentro del sonido de la banda. Otra vez ese punto rockero/electrónico, con grandes melodías, que llevan a otro nivel el deje industrial que siempre han tenido. No es que Disturbed no haya tenido nunca temas más melódicos, pero si es cierto que David Draiman metía unas líneas vocales mucho más rítmicas, muy pegadas a la batería, casi como si fuese un miembro más de la base rítmica. Con el paso de los discos se ha ido acrecentando el cambio a unas líneas vocales menos cortantes y más armónicas.

 

Whoy Save Our Last Goodbyemantienen muy bien el tipo tras estos dos temazos. Seguramente no pasen a la historia como fundamentales en el repertorio de la banda, pero son buenos cortes, que quizá queden algo acomplejados por el lugar que ocupan en el disco.

 

Fire It Upmerece mención aparte por la polémica que desató antes incluso de salir el disco a la calle. Una apología del consumo de marihuana, que además musicalmente es de lo más extraño que ha parido la banda. No gustó desde un comienzo y ha sido duramente criticada en plataformas como YouTube por el mensaje que conlleva. Una pequeña ida de olla que merece un Next para llegar a la ya esperada versión que incluyen en cada álbum. En este caso le ha tocado a Simon & Garfunkel y su archiconocido The Sound Of Silence. Maravillosa, y desgarradora al final, versión. Sin duda uno de los grupos que mejor saben llevar a su terreno temas de otros artistas tan diferentes a ellos, como ya demostraron con el Land Of Confusionde Genesis o el Shoutde Tears For Fears.

 

Never Wrongy Who Taught You How To Hatecierran por lo alto, siendo otro par de tonadas de lo más destacado.

 

Estamos de enhorabuena, Disturbed han vuelto, y lo han hecho a su nivel, a lo grande. Gran disco, que esperamos, si el precio del carburante lo permite, podamos disfrutar en directo por España en algún momento. Para quién se extrañe por lo del carburante, simplemente aclarar que en su última gira cancelaron los conciertos de nuestro país alegando que no les salía a cuenta por el alto precio del combustible.

Tracklist:

 

1 The Eye Of The Storm
2 Immortalized
3 The Vengeful One
4 Open Your Eyes
5 The Light
6 What Are You Waiting For
7 Youre Mine
8 Who
9 Save Our Last Goodbye
10 Fire It Up
11 The Sound of Silence
12 Never Wrong
13 Who Taught You How To Hate
14 Tyrant (Edición Deluxe)
15 Legion of Monsters (Edición Deluxe)
16 The Brave And The Bold (Edición Deluxe)

Crítica de Alberto López de Metal Symphony

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.