Gracias a Warner ya tenemos en nuestras manos el disco debut de este nuevo proyecto llevado a cabo de la mano de Till Lindemann (cantante de RAMMSTEIN) y Peter Tägtgren (líder de PAIN, HYPOCRISY…). Este álbum ha sido llamado “Skills In Pills”, en él podremos ver a Peter encargándose de la instrumentación y de la inclusión de los sonidos tan modernos que encontraremos en el disco, mientras que Till nos sorprende cantando en inglés íntegramente unas letras únicas y muy reconocibles, y es que la temática principal del disco es el sexo y el humor, siempre unidos en sus composiciones. El disco está compuesto por 10 temas, aunque en nuestro formato encontramos una bonus track.

Crítca de Oscar Gil Escobar de RafaBasa.com

 

“Skills In Pills” arranca con su canción homónima, una guitarra sintetizada marcando una línea melódica que acompañará el resto del tema, a lo que pronto se sumará una base rítmica muy poderosa ‘made in RAMMSTEIN’ y un Till que comienza recitando para ir creciendo en intensidad vocal hasta encontrar su punto álgido en el puente que da paso a un estribillo muy pegadizo. “Ladyboy” es de nuevo un corte muy electrónico y muy industrial con un sonido un tanto oscuro, que cuenta con una estrofa bien trabajada que da paso a un estribillo facilón, sencillo pero efectivo.

Con “Fat” llega un corte más denso y contundente, acompañado por un órgano y una importante presencia orquestal, todo ello encuadrado dentro de un tempo lineal que no varía en ningún momento, en el que LINDEMANN habla de que le gustan las mujeres más entradas en carnes y es el mensaje que nos pretende transmitir en este tercer episodio de la obra. Llegamos a “Fish On”, de nuevo mucha presencia electrónica y guitarras distorsionadas agresivas contestando a Till durante toda la estrofa, llegando a un estribillo de lo menos lineal y más trabajado del disco, lo que no le resta potencia ni ese carácter pegadizo presente en cada composición. Es sin duda una de las canciones más variadas y menos lineales de este “Skills in Pills”. “Children Of The Sun” de nuevo nos devuelve a un tempo lineal, con una melodía un tanto oscura marcada por los sintetizadores y por las distorsionadas guitarras incluidas por Peter para que Till haga el resto, variando únicamente en una parte marcada por una línea coral de voz femenina acompañada de un piano, aun así, ningún tema desmerece dentro de este álbum.

“Home Sweet Home” es uno de los temas más bellos del disco sin ninguna duda, tanto melódicamente como por su mensaje. Esta balada potente arranca con una guitarra acústica secundada por la relajada voz de Till y unos violines y tambores acompañando suavemente en este inicio que rompe en un estribillo maravilloso, muy épico, en el que los coros y más instrumentos de la orquesta aparecen para hacerse notar y hacer más pomposo el corte y devolvernos de nuevo a la tranquilidad de la estrofa principal. Un caballo trotando introduce “Cowboy”, que empieza con una melodía sintetizada y un riff de guitarra que marcarán la dinámica de la estrofa, para meter un piñón más en un estribillo muy festivo y alegre rítmicamente, incluso hay tiempo para hacer alguna referencia más al lejano y salvaje oeste con la aparición de alguna pequeña melodía de banjo. “Golden Shower” arranca con coros y una línea melódica plana que parece dar pie a otro tema lento, pero todo lo contrario, da paso a una guitarra marcando las riendas con un riff agresivo y afilado que aparecerá también en el estribillo, que a su vez da paso a una estrofa en la que el gran peso rítmico e incluso melódico lo lleva el bajo y la voz de Till.

Un piano introduce “Yukon”, con un inicio un tanto siniestro y oscuro que rompe en un estribillo no excesivamente potente pero sí muy melódico, en el que LINDEMANN se mueve como pez en el agua como en el resto de la composición. Nos acercamos peligrosamente al final y es que “Praise Abort” marca el final del disco, y el principio del fin lo marca un Till que recita una bella poesía (sarcasmo, ya que es puro sexo y humor) durante la estrofa en la que más tarde se hace notar una línea melódica marcada por música electrónica propia de bandas como Backstreet Boys, para encumbrarnos a un estribillo de nuevo agresivo y melódico a la vez, sin duda un tema muy bien elegido para cerrar el disco. Sin embargo, el tema perfecto para cerrarlo es esa bonus track llamada “That’s My Heart”, otro precioso corte en el que vemos a Till moverse por los tonos más graves del álbum en los que se desenvuelve a las mil maravillas también, para romper en un estribillo marcado por los coros a los que contesta LINDEMANN. Estamos ante una despedida en toda regla, majestuosa y magnífica por cierto.

Así finaliza esta primera huella en el camino de este nuevo proyecto, convirtiéndose sin duda en uno de los grandes reclamos del mercado musical del género. Quizás en la primera escucha haya algún tema que te deje frío, pero con las escuchas se convierte en un disco muy importante, y es que es un LP que se acaba sin darte cuenta a partir de la segunda escucha. Incluso habrá gente para la que no sean santos de su devoción bandas como PAIN, HYPOCRISY o los propios RAMMSTEIN, pero analizando tema por tema y sin tener ningún prejuicio te darás cuenta que estás ante uno de los trabajos del año y un brillante debut para LINDEMANN.

Tracklist:

  1. Skills In Pills
  2. Ladyboy
  3. Fat
  4. Fish On
  5. Children Of The Sun
  6. Home Sweet Home
  7. Cowboy
  8. Golden Shower
  9. Yukon
  10. Praise Abort
  11. That’s My Heart

Crítca de Oscar Gil Escobar de RafaBasa.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.