El ex- guitarrista de JUDAS PRIEST KK Downing ha charlado con Rob Cavuoto de Guitar International.

A continuación reproducimos parte de lo más destacado…

 

Robert: Entiendo que tenías tus razones para dejarlo, pero ¿cómo han sido las cosas desde que el grupo iba a retirarse con una gira de despedida en el 2010 hasta que tú lo dejaste en el 2011 y luego el grupo siguió sin ti?

KK Downing: Me alegré de que JUDAS PRIEST siguieran. Estuve a punto de hacer la gira pero ya no era divertido. Eso simplemente fue uno de los motivos, había montones de razones para no seguir, como que no estaba contento como estaban las cosas.

No estaba contento con los conciertos que estaba dando el grupo, creo que podían ser mejores aunque los fans no se dieran cuenta.

Para mí PRIEST siempre fueron como un avión furtivo y eso era lo que me gustaba. Aunque te hagas viejo tienes que ser capaz de estar a la altura, la gente viaja y paga mucho dinero, así que tienes que asegurarte de dar el 110 %. Creo que eso debe ser inherente y siempre debería ser así.

Robert: ¿Considerarías tocar de nuevo con PRIEST en algún concierto especial o subirte al escenario para una o dos canciones?

KK Downing: (risas). No, no creo que eso pase nunca.

Estoy contento porque Richie Faulkner esté en el grupo, pero sinceramente no esperaba a nadie que tuviera tantas similitudes conmigo, las pintas y todo eso. A primera vista nada ha cambiado demasiado para los fans.

Robert: ¿Hay algún grupo famoso que te haya pedido tocar con ellos desde que te marchaste de PRIEST?

KK Downing: Ha habido gente haciendo giras y me han pedido unirme a ellos, como para la gira sudamericana de Rock n’ Roll All-star.

Paul Rodgers también me pidió hacer algunas fechas. No podía en aquel momento pero estaría muy bien tocar con ellos en algún momento.

Robert: ¿Hay algún disco de PRIEST que creas que representa todo lo que es la banda?

KK Downing: Creo que “British Steel” definió el término “Heavy Metal.”

También creo que todo se puso en su lugar para el grupo con ese trabajo. Fue la primera vez que todo el mundo en el grupo llevaba cuero y tachuelas. Cuando comenzamos aquella gira parecía que un nuevo barco había zarpado.

Sentíamos que teníamos mucho poder, incluso cuando éramos teloneros. Todavía me acuerdo de cuando estábamos en el camerino vistiéndonos con nuestro uniforme de metal, sentía que teníamos fuerza. Éramos una fuerza poderosa que había que tener en cuenta.

Robert: ¿Recuerdas con cariño aquellos momentos en los que estabais desarrollándoos y creciendo como banda?

KK Downing: Sí, supongo que cuando piensas en los 80 encuentras muchas bandas que estaban rompiendo. Parecía que todas las bandas eran buenas y valían.

Salieron muchos guitarristas como Eddie Van Halen o Yngwie Malmsteen. Sobrepasaron a guitarristas de los 70 como Jimi Hendrix, Rory Gallagher o Eric Clapton.

En los 90 eso simplemente paró. A pesar de que todavía había buenos músicos, también había que hacer buenas canciones. Creo que nuestro disco “Painkiller” sirvió para sacar buenas bandas, como PANTERA, EXODUS o por supuesto METALLICA. Esos grupos eran más rápidos y cañeros y todo el mundo pensó que ese era el camino a seguir.

Robert: Tu guitarra clásica siempre fue una Gibson Flying V, ¿qué te hizo elegirla?

KK Downing: Desde que vi a Jimi Hendrix tocar en directo en 1966 o 1967, vi algo que nadie más tenía. Me di cuenta de algo en su música que nadie más veía, el nacimiento del Heavy Metal.

Otras bandas como SABBATH o FREE empezaron a seguir esa senda en la composición, la imagen y la presentación, pero de verdad creo que “Purple Haze” fue el primer tema de Heavy Metal. Era distinto a cualquier cosa que hubiera escuchado antes, tanto en sonido como en estructura.

Es posible que no sea el caso para otros, pero para mí lo fue. No quería parecerme o sonar como él cuando empezaba, pero sí quería llevar lo que había iniciado a otro nivel. Cogí un poco de lo que Hendrix tenía que ofrecer.

Hay una lección para todos los músicos; no puedes ser nadie haciendo algo que ya está hecho. Puedes coger un poco de aquí e inspirarte, pero tienes que crear algo nuevo para tu banda y para ti. Ese embrión estuvo siempre ahí y lo fuimos desarrollando.

Mucha gente piensa que Rob Halford fue el que inició al grupo en el cuero y las tachas, pero en realidad yo fui el primero del grupo en llevar ese atuendo. Creo que era 1978, hay algunos vídeos en Japón en los que todo el mundo lleva seda y yo ya voy con cuero y tachuelas. Seguro que está en YouTube. Ese embrión estaba creciendo en mí, musical y visualmente.

Fue la originalidad de hacer algo diferente pero teniendo siempre en mente ser un buen músico, compositor e intérprete, de ahí la Flying V.

Estaba muy contento con mi Gibson SG Standard. Pero vi la Flying V en una tienda de Birmingham y tenía que tenerla. En aquel momento eran 500 libras y era un montón de dinero. Conseguí más o menos la mitad por mi SG y tristemente tuve que deshacerme de ella. Creo que la Flying V era la guitarra más Heavy Metal, y pienso que la prueba está en las bandas de ahora, tiene ataque.”

Podéis encontrar la entrevista completa en este enlace.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.